Archivos Mensuales: noviembre 2015

#NoMásBloqueoContraCUBA

Mr. Vance: Un “ganador” del bloqueo contra Cuba

Cyrus Vance Jr. Foto: epmghispanic.

El pueblo cubano lo ha sufrido y condena. La comunidad internacional lo rechaza casi absolutamente. El Presidente Barack Obama lo ha calificado como una política fallida. Pero para Cyrus Vance Jr., el fiscal del distrito de Manhattan, el bloqueo contra Cuba se ha convertido en jugosa fuente para financiar el sistema judicial neoyorkino y varias instituciones afiliadas.

Según el diario The New York Times, mientras la mayoría de las agencias estatales y de la ciudad enfrentan restricciones presupuestarias, el distrito judicial de Mr. Vance navega en un mar de felicidad: ha recibido 808 millones de dólares derivados de los procesos emprendidos contra tres grandes bancos internacionales, acusados de violar las sanciones estadounidenses: BNP Paribas, HSBC y Standar Chartered. Es diez veces el presupuesto corriente que tiene aprobada su oficina para el año.

Como Nueva York es la capital financiera del país, los bancos acusados por violar las sanciones y leyes norteamericanas son encauzados allí y las multas o las sumas que pagan por arreglos judiciales, van a parar a las arcas de los gobiernos de la ciudad y el estado y a las oficinas del Fiscal.

Más de la mitad de los 808 millones que ha recibido Mr. Vance (unos 449 millones de dólares) provienen de la multa récord impuesta al banco francés BNP Paribas en junio de 2014, que ascendía a 8 mil 900 millones de dólares.

Los otros 355 millones con que cuenta el Fiscal de Manhattan provienen de los arreglos judiciales logrados con el HSBC y el Standar Chartered, para evitar ser declarados culpables en un proceso penal.

Con tal enorme suma de dinero disponible, Cyrus Vance Jr. parece un gran benefactor repartiendo obsequios entre el estamento judicial y policial y posicionando su figura a nivel nacional.

En los últimos meses el hijo del otrora Secretario de Estado en el gobierno de Carter (Cyrus Vance), ha entregado grandes montos financieros para equipamiento y facilidades con el propósito declarado de enfrentar la criminalidad en la Ciudad de Nueva York. En manos del Departamento de Policía puso 90 millones de dólares para comprar teléfonos inteligentes y tabletas para sus oficiales. A proyectos citadinos de construcción de viviendas le aportó 101 millones para mejorar la iluminación, las cerraduras y las cámaras de seguridad. También benefició la compra de 38 millones de dólares en kits para certificar casos de violación sexual.

Mr. Vance además se ha proyectado más allá de las fronteras neoyorkinas al financiar un nuevo instituto en el John Jay Collage of Criminal Justice para capacitar a 2 700 fiscales del país, y crear una organización llamada Global Cybes Alliena con 25 millones de dólares de fondo inicial y oficinas en Nueva York y Londres, para recopilar y diseminar información sobre ataque cibernético en los grandes centros financieros.

“Cy ha sido siempre un gran pez, pero ahora es un pez aún mayor”, le dijo al New York Times un integrante de un grupo no lucrativo sobre justicia criminal, que está compitiendo por recibir algunos de los fondos que reparte el Fiscal demócrata, quien, por cierto, ha decidido también gastar unos 100 millones de los dólares que le proporcionó el bloqueo en las operaciones de su propia oficina: incluyendo la renovación de las facilidades de sus asistentes.

Tal jugosa fuente de ganancia para algunos sectores, puede explicar en parte como, pese a la oposición declarada de la Casa Blanca al bloqueo, siguen apareciendo casos judiciales contra instituciones bancarias por violar el bloqueo, como el recientemente abierto contra el banco alemán Deutsche Bank y el francés Crédit Agricole.

La ciudad y el estado de Nueva York también sacan tajadas del bloqueo. Sólo la sanción de BNP Paribas le proporcionó a la Oficina del Alcalde neoyorkino unos 447 millones de dólares adicionales este año para proyectos del área de la justicia. Mientras el presupuesto del Estado de Nueva York recibió 3 mil 600 millones de dólares que el Gobernador y la legislatura estatal decidieron invertir en proyectos de infraestructura.

Ganadores indirectos sigue teniendo el bloqueo; por más que nos duela a millones de cubanos y le parezca absurda a cientos de gobiernos y cientos de millones de personas en el mundo.

No tengo nada en contra de que el sistema judicial neoyorkino esté mejor equipado y financiado; pero no a costa de la persecución implacable de las finanzas cubanas y de las carencias de los mios.

Foto: Tomada de www.radiorebelde.cu

ES LA HORA DE LA SOLIDARIDAD CON VENEZUELA!!

Alicia Bárcena: es hora de la solidaridad con Venezuela

Quito, 18 de noviembre de 2015 (Prensa Embajada de Venezuela en Ecuador).- La Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Alicia Bárcena, evaluó los avances de Venezuela en materia social y recordó que la Patria de Bolívar ha desarrollado un modelo de cooperación regional exitoso, que debe ahora permitirle enfrentar las dificultades que atraviesa, con el apoyo de las naciones vecinas.

“Creo que la misma solidaridad que Venezuela ha tenido con países del Caribe, con sus vecinos y demás, ahora nos toca (devolverla), hay que solidarizarse con el pueblo bolivariano”, expresó a la prensa la máxima representante del organismo, luego de su participación en el “Seminario Internacional sobre Prospectiva Regional” organizado por la CEPAL y la Secretaría Nacional de Planificación (Senplades) en Ecuador.

Reiteró su afecto al carácter dignificador de la Revolución Bolivariana, “creo que en Venezuela han habido cambios muy importantes, una reducción de la pobreza que ha sido clara y manifiesta, una reducción de la desigualdad y un incremento del salario (…) Yo fui a Venezuela hace poco y vi, la sociedad ha cambiado mucho, el programa de viviendas sociales ha sido exitosísimo desde mi punto de vista”, agregó.

Recordó además que los problemas que enfrenta el país tienen fuerte relación con situaciones externas, que afectan a todo el planeta y obliga a las naciones a buscar medidas para superarla.

“El problema en el caso venezolano tiene mucho que ver, nuevamente, con la caída de los precios del petróleo. Es el tema central y no es posible adjudicarlo al proceso interno. Es un shock que viene de afuera” señaló, a la vez que reiteró la importancia desde su perspectiva, de superar la dependencia en la renta petrolera. “Para Venezuela será fundamental poder diversificar su productividad para poder resolver el problema de cómo abastecerse hacia lo interno”.

Durante su conferencia en el evento que reúne a los representantes de planificación de todos los países de la CEPAL, Bárcena señaló la importancia de que la actual crisis mundial se enfrente con una nueva ecuación entre Estado, mercado y sociedad, que tome en cuenta que sus gobiernos son tal vez la última generación capaz de revertir el cambio climático.

Al cierre, defendió además el rol del Estado como el planificador del desarrollo nacional. “La inversión privada y extranjera debe concurrir al Plan Nacional de Desarrollo de cada país”, no aceptemos inversión sin condiciones, expresó.

 

#OtraVezYoaniLaMercenaria

Uruguay: Llega “la bloguera” Yoani Sánchez.

Yoani Sánchez

Carlos Medina Viglielm/Nueva Trinchera

Una visita para nada decorosa se espera por estos días en Montevideo: Llega “la bloguera disidente” cubana a participar en el “Ciclo de conferencias de Búsqueda”, el principal semanario de la derecha uruguaya.

El ciclo de “conferencias” se inició con el periodista argentino Jorge Lanata (del grupo Clarín), en agosto y continuó con el ex presidente de Brasil, Fernando Enrique Cardoso, el 26 de septiembre pasado. Por esos días, según testigos presenciales, la famosa “bloguera disidente” fue vista por la mañana, cuando entraba a comprar pasteles en una cafetería de la calle 25 en La Habana, a un par de cuadras del Habana Libre.

Búsqueda trajo luego al “empresario devenido en periodista” y golpista venezolano Marcelo Granier (dueño de canales de televisión y radios con sede en Miami), el día 22 de octubre pasado, continúa con la “bloguera disidente” el próximo día 19 y culmina con una conferencia del ex presidente Ricardo Lagos el 17 de diciembre.

La selección de los invitados según Búsqueda-, tuvo como hilo conductor “su compromiso con los valores básicos de la libertad, de la democracia y de la república”.

Habría que aclarar que, con excepción de “la bloguera”, todos tienen conocidos antecedentes de haber participado directamente, con opiniones propias, o de su creación, en los ámbitos en los que se han desenvuelto o se desenvuelven.

La “bloguera disidente” en cambio, no es escritora ni periodista sino un descomunal bluf, montado por la llamada “inteligencia” norteamericana, o más concretamente la CIA, con el apoyo de “aliados incondicionales”, como el Partido –franquista- Popular español y diversos políticos anticubanos de la derecha latinoamericana y europea.

Con la “bloguera disidente”, la CIA ha tratado (estúpidamente) de montar, utilizando las actuales tecnologías y las llamadas “redes sociales”, un supuesto sin fin de “seguidores” y “adherentes” a su “causa” cosa que, ha resultado fácilmente puesto en claro.

La CIA ha otorgado a la “bloguera” tal vez la dedicación más grande que haya tenido un agente de la contra revolución en Cuba, tanto en tiempo de “trabajo” de sus operarios en Langley, como en dinero en efectivo. A eso hay que agregarle el aporte de los “aliados”, una cantidad de invitaciones a conferencias, muy bien pagas por supuesto e incluso, algunos premios a nivel internacional, como el Premio Ortega y Gasset de periodismo en 2008.
Según ha anunciado El Observador, su blog “Generación Y” es el que tiene más seguidores en Cuba “es traducido a 17 idiomas por voluntarios en todo el mundo” y llegó a tener 14 millones de visitas al mes.

Yoani con el ex presidente español y criminal de guerra José María Aznar

Según ha publicado el semanario Caras y Caretas de Montevideo esta semana, “Jamás ningún disidente en Cuba –quizás en el mundo– ha conseguido tantas distinciones internacionales en tan poco tiempo, con una característica particular: han suministrado a Yoani Sánchez suficiente dinero para vivir tranquilamente en Cuba el resto de su vida. En efecto, la bloguera ha sido retribuida a la altura de 250 mil euros en total, es decir un importe equivalente a más de 20 años de salario mínimo en un país como Francia, quinta potencia mundial.”

Yoani Sánchez fue “presentada como activista social pero es en realidad golden girl de la contrarrevolución de Miami, homenajeada en esa ciudad por los más feroces enemigos de la revolución cubana como los veteranos de la invasión a Cuba por Bahía de Cochinos, el Consejo por la Libertad de Cuba (varios de cuyos miembros son terroristas) y legisladores cubano estadunidenses como la cavernícola y sionista Ileana Ros-Lehtinen. Corresponsal de El País en Cuba con un salario de 2000 euros mensuales y vicepresidenta de la patronal Sociedad Interamericana de Prensa, brazo mediático del Pentágono y la CIA, donde recibe otro salariazo, su trayectoria no registra actividad a favor de causa social alguna. ”

“Está en estrecha relación con la diplomacia estadunidense en Cuba, como señala un cable, clasificado secreto por su contenido sensible, que emana de la Sección de Intereses Norteamericanos (SINA). Michael Parmly, antiguo jefe de la SINA en La Habana, que se reunía regularmente con Yoani Sánchez en su residencia diplomática personal como lo indican los documentos confidenciales de la SINA, hizo partícipe de su preocupación respecto a la publicación de los cables diplomáticos estadunidenses por Wikileaks: Me molestaría mucho si las numerosas conversaciones que tuve con Yoani Sánchez fueran publicadas. Ella podría pagar las consecuencias toda la vida. La pregunta que viene inmediatamente en mente es la siguiente: ¿por cuáles razones Yoani Sánchez estaría en peligro si su actuación, como lo afirma, respeta el marco de la legalidad?”

Habría muchísimo más para agregar. El “prontuario” de la “bloguera disidente” es a esta altura bastante considerable. Búsqueda decía que el hilo conductor en la elección de las “personalidades” invitadas era “su compromiso con los valores básicos de la libertad, de la democracia y de la república”.

Pero queda meridianamente claro que de toda esa frase, gracias a la conocidísima historia de los invitados, pueden obviarse “la libertad, la democracia y la república”, para dejar lo esencial: “su compromiso con los valores” (del dólar).

Entre Garnier y ella habrán cumplido con los mandatos que han recibido de atacar a Cuba y Venezuela o viceversa, cuando arrecia la campaña contra la República Bolivariana previo a las elecciones.

La “superbloguera” vendrá a Uruguay, en ancas de una gran mentira, será homenajeada por los conocidos “militantes” anticubanos de la derecha uruguaya (del partido Nacional, el partido Colorado y el partido Independiente) y casi seguro que por otros no tan obvios, y se irá (siempre vestida de seda), dejando, como hacía por La Habana en septiembre, un rastro de perfume de flores muertas.

#Argentina

El imperio necesita que gane Macri.

Macri

Atilio Borón/Blog Personal

“Yo pregunto a los presentes” -como dice Daniel Viglietti en “A desalambrar”- si son tan difíciles de entender las razones por las cuales es perentorio impedir la victoria de Mauricio Macri el 22-N. Veamos.

Macri es, sin dudas, “el candidato de la embajada”. A los gringos no les disgusta Scioli, pero su vinculación con el kirchnerismo, por contradictoria que sea, lo torna sospechoso y lo hace aparecer como poco confiable. Washington no se olvida que Néstor Kirchner, en calidad de anfitrión de la Cumbre de Presidentes de las Américas (Mar del Plata, Noviembre 2005) hizo posible que Hugo Chávez arremetiera contra el ALCA y derrotara el proyecto más importante que Estados Unidos tenía para América Latina en el siglo veintiuno. Sobre Scioli pesa la sospecha de una tambaleante lealtad para con el imperio o de una incurable debilidad a la hora de resistir las presiones de su base social que podrían empujarlo hacia posturas confrontativas. Macri, en cambio, ya declaró que propiciará una política exterior coherente con las orientaciones emadas desde Washington: “flexibilizará” el Mercosur, de consuno con la derecha brasileña, para hacer del mismo un área económica congruente con el neoliberalismo recargado que campea en Europa de la mano de la Troika (FMI, Banco Central Europeo y Comisión Europea); reducirá el involucramiento argentino con la UNASUR y la CELAC, atenuando considerablemente la gravitación de estas dos iniciativas que Estados Unidos ha combatido sin cesar desde sus orígenes; incorporará nuestro país a la Alianza del Pacífico, invento norteamericano para mediatizar la influencia de China en América Latina y para lograr, paso a paso, lo que no pudo con el ALCA; adherirá al Tratado TransPacífico que terminará por liberalizar por completo los flujos comerciales; por último, reducirá a un mínimo, o cortará, las relaciones con Cuba, Venezuela, Bolivia y Ecuador, en línea con los planes imperiales de aislar y luego liquidar esas experiencias promoviendo un “cambio de régimen” en todas ellas. El programa de Cambiemos comenzará a ejecutarse avanzando por el área de menor resistencia: la política exterior. En materia doméstica la oposición con que tropezará será mucho más firme y resuelta, pero no imagino muchos cortes de ruta o bloqueos de puertos cuando se pongan  en marcha los cambios mencionados más arriba.

Macri además cuenta con el apoyo de las fracciones hegemónicas de la clase dominante, cuya organización cupular es la AEA, la Asociación Empresaria Argentina. Los sectores más concentrados del capital extranjero también lo apoyan, si bien estos, al igual que los anteriores, hicieron muy buenos negocios durante los años del kirchnerismo. Las capas medias más conservadoras de la ciudad y del campo también respaldan su candidatura, al igual que los sectores más retrógrados de la Iglesia Católica. Los “fondos buitres” no han ocultado su predisposición a colaborar con el macrismo en caso de que triunfe en el balotaje. Apenas unos días atrás uno de sus voceros manifestó en París que con Macri en la Casa Rosada la actitud que seguirían esos tahúres del sistema financiero internacional sería la de facilitar el ingreso irrestricto de capitales para la “reconstrucción” de la Argentina. Macri cuenta también con el apoyo incondicional de la oligarquía mediática: los grandes medios hegemónicos han jugado escandalosamente a su favor, manipulando información para favorecer a su candidato preferido. La desprestigiada y corrupta burocracia sindical también lo apoya y, fuera de nuestras fronteras, cuenta con el respaldo político, diplomático y financiero de dos personajes tan siniestros como el ex presidente colombiano Álvaro Uribe Vélez y el ex presidente del gobierno español, heredero directo del franquismo, José María Aznar, dos impresentables bañados en sangre y corruptos hasta la médula. Los partidos y movimientos populares de toda América Latina y el Caribe han manifestado su profunda preocupación ante la posibilidad de que con la victoria del candidato de Cambiemos se cierre el círculo en torno no sólo a los gobiernos progresistas y de izquierda de la región sino también que ayude a endurecer la represión de los movimientos sociales en países dominados por gobiernos neoliberales como Chile, Perú, Colombia y México, entre otros.

Ante ese escenario, ¿cómo hacer para detener el triunfo del candidato del imperio? Imaginemos cuáles podrían ser las alternativas. Una: victoria electoral de una gran coalición de izquierda (tipo Frente Amplio uruguayo). Probabilidad igual a cero porque ninguna fuerza de izquierda llegó al balotaje. Lo que hay, desgraciadamente, es un “neoliberalismo duro” enfrentado a un kirchnerismo “light”. Segunda alternativa: una insurrección popular exitosa que derroque al gobierno de CFK, destruya los aparatos represivos del estado e instale en el poder político a una coalición revolucionaria una de cuyas primeras medidas sería la suspensión de las elecciones del 22-N. Probabilidad también igual a cero, imposible en la coyuntura actual. Como diría Lenin, no hay ni condiciones objetivas ni subjetivas para una insurrección. Por lo tanto, está descartada. Tercera: golpe militar nacionalista y ”progre” (modelo Perú 1968) para impedir el triunfo de Macri, pero no hay ninguna posibilidad de que tal acontecimiento tenga lugar. Ese tipo de militares no existe en la Argentina, salvo marginalmente, y el entramado institucional y político no toleraría esa irrupción. Cuarta: el magnicidio, la aniquilación física de alguno de los candidatos, lo que precipitaría una tremenda crisis política y la suspensión del balotaje. Afortunadamente esto no se divisa en el horizonte, aparte de que es moral y políticamente inaceptable y nadie en su sano juicio apostaría a esa alternativa. Quinto: derrotar a Macri con el único “instrumento político” disponible que, aquí y ahora, es Scioli. Cuando digo “instrumento político” me refiero precisamente a eso, al carácter meramente instrumental del voto por el candidato del FPV. No es un cheque en blanco ni significa creer que el gobernador de Buenos Aires se ha mágicamente convertido en el Che Guevara; no es tampoco una promesa de apoyo, o un compromiso con un proyecto que es todavía más ajeno a la izquierda que el kirchnerismo pero que, en principio, nos permitiría librarnos del mal mayor. Es una opción instrumental impuesta por las circunstancias y por una correlación de fuerzas que, al día de hoy, no nos permite ir más lejos. Luego de ello, si logramos desbaratar el plan maestro del imperio que es llenar América Latina de líderes como Macri -con gentes como Álvaro Uribe (Colombia), Henrique Capriles y Leopoldo López (Venezuela), Aécio Neves (Brasil), Guillermo Lasso (Ecuador), y Samuel Doria Medina (Bolivia)- nos ocuparíamos de Scioli y del rumbo que tomaría su eventual gobierno, para lo cual será menester realizar un inmenso esfuerzo de movilización y organización del campo popular, tarea en la cual el retraso de la Argentina es alarmante. Pero, insisto, primero hay que detener a Macri. Si alguien tiene alguna otra alternativa concreta –no vistosas vaguedades que se desentienden alegremente de las exigencias de la coyuntura, de las responsabilidades del internacionalismo socialista, o que denuncian, ¡vaya descubrimiento!, las limitaciones del sciolismo- agradeceré me la hagan saber porque la suscribiré de inmediato. Pero, hoy por hoy, aquí y ahora, votar en blanco es facilitar el proyecto del imperialismo para toda América Latina. Es lo que quiere Washington y la alianza social que sostiene al macrismo.

¿Es tan difícil entender algo tan simple y concreto como esto? ¿No basta la sola enumeración de los apoyos de Macri, dentro y fuera de la Argentina, para concluir que nuestra misión debe ser impedir que llegue a la Casa Rosada? Lo que está en juego es mucho, para la Argentina y para toda la región. Ojalá tuviéramos una alternativa mejor, pero en la coyuntura actual no la hay. Una alternativa que ni la construyó el kirchnerismo en doce años, ni tampoco lo hizo la izquierda, en cualquiera de sus variantes. Debemos construirla, pero si Macri prevalece en las urnas la tarea será muchísimo más difícil porque el entorno internacional se endurecería significativamente y las fuerzas de la reacción ganarían nuevos bríos para avanzar en su cruzada restauradora. Una alianza abiertamente conservadora como Cambiemos, controlando el gobierno nacional, la provincia y la ciudad de Buenos Aires (¡más el Banco Nación, el Provincia y el Ciudad!) y contando con el apoyo de las provincias de Córdoba, Santa Fé y Mendoza, aparte de otras, y la solidaridad del capitalismo internacional es de un poderío formidable que pocas veces tuvo la derecha en la historia argentina. Scioli, con las contradicciones que representa su heterogénea fuerza social, abre una pequeña ventana de oportunidades para el accionar de la izquierda. Con Macri esa ventana estará herméticamente sellada.

#Venezuela

Datanálisis, la encargada de justificar el canto de fraude de la oposición el 6DIC.

elecciones VenezuelaJuan Carlos Díaz Osorio

Como parte de la manipulación mediática y las campañas sucias contra Venezuela, rumbo a las elecciones parlamentarias del 6DIC, se hace evidente para las encuestadoras “oficialistas” del país la posibilidad de obtener buenos dividendos, máxime cuando se conoce, como ha demostrado la Golinguer , que hay mucho dinero corriendo, entregado por las agencias subversivas estadounidenses como la USAID y la NED, para ¨dibujar¨ un escenario donde se vean como absolutas ganadoras a las fuerzas opositoras de la Mesa de Unidad (MUD).

De un lado, la situación económica que vive el país, el desabastecimiento y los bajos precios del petróleo en el mercado mundial, factores propiciados precisamente por las potencias extranjeras para ahogar a Venezuela.

De otro lado, una oposición cada vez más desprestigiada, dividida, sin liderazgo alguno, harta de perder elección tras elección, pero que sigue recibiendo instrucciones y dinero, mucho dinero, procedente del exterior.

Ante este escenario y en conteo regresivo para el 6DIC, no le queda otra opción a la derecha venezolana que aprovechar la situación económica que vive el pueblo, para hacer fuego y balacera contra Maduro, el legado de Chávez y todo lo que huela a bienestar y progreso.

Para ello, se han visto obligados a salir en rescate de sus únicos líderes (por ejemplo, Rosales y su afán de ser presidente interino) y/o pagarles dinero a las encuestadoras para que hagan -valga la redundancia- lo que mejor saben hacer: inflar pronósticos .

No resulta extraño entonces que la encuestadora Datanálisis esté desplegando una fuerte campaña en los medios de comunicación y en las redes sociales, ¨revelando¨ que según el cuestionario realizado en octubre, los candidatos de la MUD sobrepasan en intención de votos a los del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) entre 26-30 puntos como promedio.

Algunas preguntas lógicas para tratar de entender los resultados de Datanálisis: ¿Acaso seleccionar a 300 personas de cada circuito es una cifra representativa, para asegurar que es la opinión de todo un pueblo? ¿Preguntar por cuál tarjeta votarán, es una interrogante profunda que incita al elector a reflexionar sobre sus aspiraciones?

Me atrevo a responder por Datanálisis. Ni lo uno ni lo otro. Ni la voz de 300 personas es considerable para decir que en tal circuito ganará la MUD, ni contestar por qué tarjeta votar, es una pregunta seria para hacerle a un elector, que ha participado en otros procesos y el del 6DIC no es la excepción. Cabe preguntarse con que rigor profesional se seleccionaron las muestras.

En ocasiones los números suelen ser fríos y dicen poco. En este caso, las cifras de Datanálisis también lo son. La derecha venezolana necesita hacer creer que está a la cabeza, que el pueblo la quiere y la votará. Les urge sembrar expectativas del triunfo anhelado (y que no llega) en la opinión pública y en el elector opositor.

En la derecha capitalista el que paga manda, las encuestadoras como Datanalisis obedecen y eso las hace cada vez menos confiables. Sus objetivos están claros: generar falsas esperanzas y con ello garantizar que cualquier otro resultado, sea cantado como fraude.

Y ahí no queda todo: la ocurrencia de hechos violentos, nuevamente las guarimbas, el caos y la desestabilización, serían las presuntas respuestas de la derecha opositora a un resultado que es previsible y que respalda la izquierda latinoamericana: una nueva victoria del Gran Polo Patriótico el 6DIC.

Las Cumbres de Presidentes y Jefes de Gobiernos de Iberoamérica y los planes magnicidas (II)

¿Cuál puede ser el fin de Castro?

“Una bala en su cerebro…”

Jorge Mas Canosa, Universidad Internacional de la Florida,

Junio de 1990.

El fracaso rotundo del nuevo intento para asesinar a Fidel Castro Ruz durante la VI Cumbre Iberoamericana en Chile, no hizo desistir a los directivos de la Fundación Nacional Cubano Americana de otros proyectos homicidas, aspiración de su jefe máximo expresada en junio de 1990 ante un grupo de estudiantes de una universidad en la Florida.

Mas Canosa, para alcanzar su propósito,  se encomendó a sus antiguos condiscípulos en la CIA, no quería otra decepción, su vida estaba llegando a su fin como consecuencia de una enfermedad terminal y quería pasar a la posteridad como un magnicida. Se conformó una tripulación de terroristas veteranos, todo con una amplia hoja de servicios en agresiones contra Cuba. Se les dotó de todo lo necesario en equipos, armas, explosivos, logística y dinero en abundancia con un objetivo definido: matar al Presidente de Cuba en Isla Margarita, Venezuela en ocasión de la VII Cumbre de Iberoamérica.

El grupo ejecutivo lo integraron Ángel Moisés Hernández Rojo, capitán de buque madre de la CIA y miembro de sus grupos de contrainsurgencia en América Latina; Juan Bautista Márquez Hernández, capitán de buque madre también y secuestrador de pescadores cubanos en Bahamas; José Antonio Rodríguez Sosa, capitán de barco de esa agencia, quien le dio apoyo a la operación en tierra, junto a su hermano Alexis Rodríguez Sosa, ambos miembros de los grupos de misiones especiales en operaciones marítimas contra Cuba. Otros dos tripulantes que estaban a bordo con los fusiles de alta precisión de la FNCA, completaron el equipo criminal.

En octubre de 1997 el comando en el  barco La Esperanza zarpó de Miami con destino a Venezuela, días después averías en la embarcación lo obligaron a buscar auxilio en Puerto Rico donde fueron detenidos al ocupárseles ocultos el material bélico y haber reconocido Ángel Manuel Alfonso Alemán, uno de los tripulantes, que el objetivo era matar el Presidente cubano durante la Cumbre.

Fueron procesados, juzgados y liberados en Puerto Rico dos años después como prueba de la complicidad y tolerancia habituales de las autoridades norteamericanas cuando los delincuentes que son terroristas de origen cubano.

En 1998 durante la IX Cumbre en Oporto, Portugal, los terroristas estudiaron las posibilidades de atentar nuevamente contra el líder cubano, pero las legítimas y sostenidas denuncias de Cuba ante tales intentos, hicieron postergar los planes para otra ocasión en esos eventos. Fraguaban ya para ese año un plan similar en República Dominicana.

El 9 de agosto de 1998 se conoció que un comando terrorista a la orden de Luis Posada Carriles e integrado por otros tres criminales se conjuraban para ultimar al Presidente cubano durante su asistencia a la Reunión  Especial de Jefes de Estado y de Gobierno de Cariforum, un organismo regional que integra a los catorce  países de la Comunidad del Caribe (CARICOM), Haití y República Dominicana. Cuba como miembro observador, asistiría a la reunión que se celebraría del 20 al 22 de agosto.

La IX Cumbre se efectuó en La Habana en 1999 y los terroristas conocían que la X jornada presidencial se efectuaría al año siguiente en Panamá y hacia esa oportunidad encausaron sus preparativos. Un comando de profesionales del crimen se dio cita para realizar un acto de terror concebido para asesinar a cientos de personas incluido el Presidente de Cuba durante el discurso que pronunciaría el Mandatario el Paraninfo de la Universidad Autónoma de Panamá, que se proyectaba volar mediante el empleo de decenas de kilogramos de explosivos de alto poder.

Esta intención fue denunciada por el propio Presidente el 17 de noviembre a su arribo a Panamá lo cual permitió la detención de Luis Posada Carriles, Gaspar Jiménez Escobedo, Pedro Remón Rodríguez y Guillermo Novo Sampoll, todos experimentados criminales conocidos de las autoridades norteamericanas, con todos los medios para la acción y el testimonio de varias otras personas involucradas en el plan. Durante casi cuatro años se investigó, proceso, juzgó y condenó a benignas penas a los terroristas por las autoridades panameñas.

Finalmente la injusticia prevaleció y la entonces presidenta panameña Mireya Moscoso indultó al comando terrorista el 25 de agosto de 2004 y en la madrugada de ese día salieron en libertad. Posada se refugió en Honduras hasta marzo de 2005 cuando se trasladó ilegalmente a Estados Unidos, donde podía estar mejor protegido y los otros criminales viajaron directamente a territorio norteamericano donde viven hoy sin ser molestados.

En gesto genuflexo y dadivoso Mireya Moscoso informó de inmediato su decisión al embajador de Estados Unidos en Panamá, Simón Ferro, de origen cubano y dijo haber cumplido el pedido recibido para la liberación de los matones. Esta no fue solo una desnuda postura de entreguismo en el ocaso de su mandato, por ello recibió el botín que los terroristas de Miami ofrecieron como recompensa por el rescate.

El proceso legal contra los terroristas no estaba terminado, la representación de los abogados querellantes había solicitado la revisión de la condena para elevarla. Se consideró inconstitucional el indulto otorgado. Las autoridades de Cuba presentaron la denuncia ante el Presidente del Consejo de Seguridad de la ONU, por medio de la carta del  21 de septiembre de 2004, que entre otros aspectos señalaba: La historia de la impunidad que disfrutan hoy estos terroristas se venía gestando desde el 10 de abril del año 2001, cuando la propia Presidenta de Panamá en ese momento, mediante las Resoluciones Ejecutivas 58, 59, 60 y 61, rechazó la justa y bien fundamentada solicitud de extradición contra los cuatro terroristas presentada por el Gobierno cubano el 12 de enero de ese mismo año, cumpliendo todos los requisitos exigidos para tales actos tanto por la legislación panameña como por los instrumentos internacionales en vigor”

El gesto más hipócrita lo protagonizó el Ministro de Relaciones Exteriores panameño el 15 de julio de 2004, quien según el comunicado No. 100 había reiterado que: “Posada Carriles y sus cómplices fueron juzgados, sentenciados y deberán cumplir la condena impuesta”. Luis Posada Carriles y Gaspar Jiménez Escobedo fueron condenados a ocho años de privación de libertad, y Pedro Remón y Guillermo Novo Sampoll a siete años, sentencias que en su momento fueron apeladas por los abogados querellantes que representan a las organizaciones sindicales, estudiantiles e indígenas panameñas, debido a irregularidades en el proceso y a que las penas impuestas no se correspondían con la gravedad de los delitos que les habían sido probados en el juicio.

Después de haber entrado ilegalmente a Estados Unidos, Luis Posada Carriles fue encausado en el 2005 por faltas leves del reglamento migratorio y no por su extensa hoja de vida como terrorista,  en uno de los procesos judiciales más dilatados de la historia de ese país. Por más de seis años de amañadas y dilatadas medidas judiciales se le juzgó y finalmente en abril de 2011 fue declarado inocente.

Los intentos magnicidas no cesaron en estas cinco décadas. La Revolución cubana victoriosa siguió adelante enfrentando y venciendo  a otros cientos de planes agresivos en su contra, que urdieron y urden las agencias norteamericanas como la CIA, pero la aspiración de intentar revertir el camino tomado por millones de cubanos continúa en las quimeras del Imperio.

Se cumplen once años del intento magnicida en Panamá, aún las estructuras terroristas de los anticubanos siguen intactas en Estados Unidos en la época del Premio Nobel de la Paz el demócrata  Barack Obama, que ha mantenido la impunidad y la protección de estos enemigos comunes para ambos países, ha honrado al terror que dice combatir.


Julio Ferreiro-Mora “Un día en la vida de Jorge Mas Canosa”, Miami Mensual, junio 1990,  Miami, Florida, pp. 54-60. Murió el 23 de noviembre de 1997

Las Cumbres de Presidentes y Jefes de Gobiernos de Iberoamérica y los planes magnicidas (I)

A finales de 1959, desde antes de constituirse en la estructura de la CIA el Grupo WH-4[1] creado para instrumentar el programa presidencial norteamericano de agresiones contra Cuba, ya la orden ejecutiva de asesinar a los principales dirigentes de la Revolución cubana en primer orden a su líder histórico Fidel Castro Ruz, estaba dada.

En la reunión de ese grupo el 9 de marzo de 1960, su jefe el coronel de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos Joseph Caldwell King, mejor conocido dentro de la Agencia con el mítico nombre J.C. King, ofreció su visión de cómo resolver lo que ya desde entonces se calificaría como: “caso cubano”. Observó a todos los presentes y lapidariamente dijo: “A menos que Fidel y Raúl Castro y el Che Guevara puedan ser eliminados en un “solo paquete” lo cual es altamente imposible, esta operación será larga… el presente gobierno sólo puede ser derrocado por el uso de la fuerza.”[2]

El 11 de diciembre de 1959, ya este funcionario había elaborado un documento, que alertaba, que la Revolución cubana era dirigida por líderes de tendencias comunistas y apremiaba tomar decisiones antes de que la misma se fuera del control norteamericano. Ahora había hecho una propuesta concreta para según su dictamen eliminar la amenaza.

Se efectuaba una de las reuniones previas, que la Rama No. 4 de la División Hemisferio Occidental de la CIA (WH/4) había convocado para sucesivamente aproximarse a las propuestas que debían ser elevadas a la decisión ejecutiva en relación con el derrocamiento de la Revolución cubana. Esta rama se había creado el 18 de enero de ese mismo año, como un equipo especial que podía ampliarse para dirigir la propuesta operación cubana y que sería aprobada por el Presidente norteamericano el 17 de marzo y pasaría a la historia como Un Programa de Acción Encubierta contra el régimen de Castro, que este año cumplió cincuenta y un año.

Una verdadera cacería se desató desde entonces para asesinar al gobernante cubano. Más de seiscientas conspiraciones se han registrado por más de medio siglo

El origen y la historia

El 26 de julio de 1953, un grupo de  mujeres y hombres decididos a producir el cambio transformador en la realidad cubana se lanzaron al asalto contra la dictadura imperante. El intento fracasó, pero sería el inicio de una etapa que traería como consecuencia la caída de Fulgencio Batista. En septiembre del mismo año comenzó el juicio en contra de los participantes, que no habían caído en el combate o habían sido asesinados posteriormente. El día 26, Fidel Castro no fue presentado ante la Corte para exponer su alegato de denuncia y defensa, se pretextó que el acusado estaba aquejado de una “una enfermedad nerviosa.” La reacción fue inmediata, sus compañeros denunciaron los intentos de envenenar al líder revolucionario, quien desde hacía algunos días se negaba a comer alimentos preparados en la prisión y sólo probaba aquellos que le traían sus familiares o sus amigos.

Sucederían otros intentos, así el 25 de diciembre de 1958 cerca del campamento donde se encontraba la Comandancia del Ejército Rebelde, fue capturado un norteamericano, quien portaba un fusil con el propósito de asesinar a Fidel Castro, había sido contratado por militares de la dictadura batistiana, que ya en varias ocasiones había enviado también a sicarios a la Sierra para eliminarlo.
Este sería el inicio de la larga lista de planes fallidos con este objetivo,  perpetrados por grupos contrarrevolucionarios dirigidos por la CIA y con el empleo de miembros de la mafia norteamericana.

Los laboratorios de la agencia norteamericana concibieron diversos métodos para lograr el objetivo magnicida, sus ejecutores urdieron variados planes para ese fin. Entre estos utilizar plumas venenosas, píldoras de cianuro, trajes de buceo  impregnados con hongos, tabacos tóxicos, armas colocadas en filmadoras de seudo periodistas, artefactos explosivos disfrazados de moluscos, fusiles de alta precisión, cohetes teledirigidos, aviones cargados de explosivos y comandos terroristas, entre otras variantes asesinas.

Los escenarios para consumar el crimen han sido diversos dentro y fuera de Cuba. En cada viaje al exterior del dirigente existió una conjura homicida con participación de terroristas. En los  requerimientos informativos de los analistas de la CIA para sus agentes, esta información tenía permanente prioridad. Desde 1991 con el inicio de las reuniones cumbres de los Presidentes y Jefes de Gobierno de Iberoamérica, estos eventos se constituyeron en un contexto recurrente para ejecutarlo.

Organizaciones terroristas radicadas en Estados Unidos como la Fundación Nacional Cubano Americana, FNCA, se especializaron para alcanzar este resultado. En la Primera Cumbre celebrada en Guadalajara, México, su intento se frustró, entonces la FNCA creó un grupo denominado Comisión Nacional de Seguridad que sería el encargado de seleccionar, armar y dirigir  a  profesionales para nuevas tentativas.

En la II Cumbre efectuada en Madrid, España en 1992, el terrorista Gaspar Jiménez Escobedo planeó derribar el avión civil cubano que llevó al Presidente de Cuba por medio de un cohete adquirido en Centroamérica. Ya este criminal había participado en otra intentona en ocasión de de la primera visita  del Mandatario a Jamaica en octubre de 1977. En 1993, nuevamente participó en los preparativos de otro plan similar  durante la probable asistencia de éste a la toma de  posesión del presidente hondureño Carlos Roberto Reina.

En ese mismo año se fraguó otro plan terrorista que sería ejecutado en el marco de la III Cumbre celebrada en Salvador de Bahía, Brasil.

Otro ensayo que alcanzó un desarrollo peligroso fue el preparado para ejecutarse con el empleo de fusiles de alta precisión proporcionados por la FNCA en la IV Cumbre convocada en Cartagena de Indias, Colombia. El terrorista internacional Luis Posada Carriles tuvo una participación decisiva en los preparativos, que continuaron para intentar la agresión durante la visita de Fidel Castro a Sudáfrica en ese mismo año. El presidente de la FNCA, Francisco José Hernández Calvo era el dueño de uno de las armas destinadas al asesinato.

En ese mismo año, terroristas viajan a Sudáfrica para estudiar la posibilidad de atentar contra Fidel Castro, durante la toma de posesión de Nelson Mandela a la cual asistiría.

Ante este revés la FNCA cambió de equipo, esta vez envió a Bariloche, Argentina donde se efectuó la V Cumbre en 1995 a un grupo de terroristas con su Director Roberto Martín Pérez Rodríguez, torturador de la policía de Batista al frente, quien después de estudiar y preparar durante meses  la acción, desistió por los peligros que incluía la ejecución para quienes participaran.

El cabecilla principal de esta organización terrorista Jorge Mas Canosa estaba harto de la falta de profesionalidad y entrega de sus terroristas por los reiterados fiascos sufridos en varios intentos para asesinar a Fidel. Era una cuestión que afectaba su liderazgo y apeló a su carta de triunfo. Convocó al agente de la CIA y criminal probo Félix Ismael Rodríguez Mendigutía, quien en ese momento era directivo de la vencida Brigada 2506, integrada por mercenarios de origen cubano derrotados hace medio siglo en Playa Girón.

El terrorista seleccionó a un grupo de experimentados criminales y viajaron a Viña del Mar, Chile donde se celebraría la VI Cumbre Iberoamericana. Como una treta, parte del plan magnicida, fue enviada una delegación de contrarrevolucionarios cubanos  de la llamada Junta Patriótica Cubana de Venezuela con Nelly Rojas, una cercana colaboradora de Posada Carriles y Salvador Romaní al frente, para realizar disturbios y protestas con el apoyo de grupos fascistas chilenos y hacer creer que esta sería sólo la reacción ante la visita.

En 1971 en ocasión de la visita de Fidel Castro a ese país,  un comando terrorista con el apoyo de los agentes de la CIA, Antonio Veciana Blanch y Luis Posada Carriles, había planeado asesinarlo en varias oportunidades durante sus recorridos. La caza continuaría…


[1] Grupo de tarea creado en la estructura del Hemisferio Occidental de la CIA para operar contra Cuba.[2] Reunión del grupo WH-4 de la CIA el 9 de marzo de 1960.

#EI Frankestein desatado

La extraña conducta de EI, un monstruo de Frankestein desatado

Existe un aforismo, que se adjudica a la sabiduría de los chinos, según el cual una piedra arrojada al mar en un país tiene efecto en otro ubicado en sus antípodas: es una forma de explicar lo que hoy llamaríamos interacción y se aplica a la reciente ola de atentados y ataques armados de Estado Islámico (EI) en París y otras latitudes.

Tras la efectiva ofensiva de la aviación rusa contra las posiciones EI en Siria, es evidente que esa franquicia se encuentra en una posición que recomienda hacer demostraciones de fuerza espectaculares so pena de verse liquidada como factor político sobre todo en Levante.

La ola de análisis, despachos, opiniones y reuniones de mandatarios y altos funcionarios desatadas por esas acciones violentas en general pasan por alto que esas operaciones con visos de desesperación eran de esperar pues, tras su implantación en la ciudad libia de Derna, voceros de la agrupación armada islamista advirtieron que sus próximos blancos serían los países europeos.

Avisos en ese sentido fueron los ataques, a principios de este año al museo de El Bardo, en Túnez, país de lazos muy estrechos y de dependencia económica con Europa, donde acababa de perder las elecciones el partido An Nahda, de tendencia islamista, y, en enero anterior, el asesinato en la capital francesa de 12 colaboradores del semanario satírico francés Charlie Hebdo.

Sin pasar por alto el ataque contra el maratón de Boston, a fines de 2013 y, por supuesto, a principios de este siglo la destrucción de las Torres Gemelas, en Nueva York, reivindicada por la red extremista Al Qaeda, de Osama Bin Laden, de cuyo nacimiento fue partera la Agencia Central de Inteligencia estadounidense.

Los antecedentes de Daesh (siglas en árabe de EI) se remontan al norte de Iraq y a los días posteriores a la derrota de las fuerzas de ese país en la operación Tormenta del Desierto, a principios de la década de los años 90 del siglo pasado, escalón en la estrategia de Washington para derrocar al presidente Saddam Hussein con el pretexto de la posesión de armas de destrucción masiva.

Vale recordar que después de la retirada de Kuwait de las tropas iraquíes Estados Unidos y Gran Bretaña decretaron una zona de exclusión aérea sobre el norte iraquí argumentada en la necesidad de proteger a la minoría kurda residente en esa zona en la cual, no por casualidad, están los más importantes yacimientos de petróleo del país.

Fue en el norte iraquí donde primero se mencionó la idea de crear un califato que abarcara a todo el mundo árabe el cual sería regido por una interpretación sesgada del Islam elaborada con una mezcla de interpretaciones que han sido desmentidas por académicos tanto sunitas como chiitas, las dos principales escuelas de pensamiento de esa confesión.

En ningún momento la naciente fuerza de EI fue objeto de críticas y, mucho menos, de ataques de las fuerzas de la coalición internacional que participaron en la invasión y ocupación de Iraq, las cuales guardaron un silencio cómplice con las acciones violentas de ese embrión.

Por ironías de la historia, años después se repetiría la secuencia de la creación de la red Al Qaeda en Afganistán y sus ulteriores ataques a las fuerzas aliadas en Iraq y a las torres gemelas.

Podría pensarse que la tolerancia de Washington y sus aliados atlánticos estuvo basada en la premisa según la cual el enemigo de mi enemigo es mi amigo: de ser el caso, el análisis resultó equivocado y las consecuencias desastrosas.

Concluir que existe una coordinación explícita entre EI y las potencias occidentales sería festinado y carente de seriedad dada la falta de elementos responsables, al menos de conocimiento público, aunque algún sustento debe haber dadas las recientes declaraciones del presidente ruso, Vladimir Putin, según las cuales existen 40 países que financian y apoyan con medios a EI.

Junto a esas afirmaciones del mandatario resulta innegable que existen hechos que llevan a preguntarse hasta dónde existió una permisividad interesada que permitió a los islamistas devenir un monstruo del doctor Frankestein cuya manifestación más tangible son los recientes atentados en la Ciudad Luz y semanas atrás contra un avión comercial ruso en la península de Sinaí, Egipto.

Sinj embargo, hay hechos que llaman la atención, entre ellos que a principios de febrero de este año fuerzas de EI quemaron vivo al piloto militar jordano Maaz al Kasasbeh, cuyo caza había sido derribado días antes cuando cumplía una misión en Siria y la respuesta del Reino Hachemita no se hizo esperar en la forma de bombardeos masivos contra posiciones de EI en Siria, que por razones sin explicar ni habían ocurrido antes, ni se repitieron.

Una situación similar ocurre ahora con los bombardeos masivos de la aviación francesa contra la ciudad de Ar Raqqa, tenida desde hace tiempo por la capital de Daesh en Siria.

Resulta difícil creer que los servicios de inteligencia de las fuerzas armadas francesas, integradas en la coalición multinacional creada por Estados Unidos para erradicar a EI no estuvieran al tanto de la importancia de esa localidad, donde fueron bombardeados decenas de camiones cisterna cargados de petróleo.

La venta de crudo extraído de los campos sirios, libios e iraquíes es uno de los medios de financiamiento de esa agrupación armada, junto a la venta de armas en el mercado negro y la organización de viajes de indocumentados hacia Europa, entre otros, aun por conocer.

Esas travesías de ilegales asimismo sirven para enviar a Europa elementos que son los detonantes de acciones violentas como las ocurridas en París y, no debe descartarse, otras en preparación que pueden ocurrir en la misma medida que disminuya la influencia territorial sobre todo en Iraq y Siria, como es de esperar.

Una pregunta inmediata es ¿Por qué nunca antes los cazas galos atacaron esa ciudad si se supone que participan en una campaña para erradicar a esa agrupación islamista?

Otra interrogante ¿Se repetirán las incursiones de la aviación de combate francesa contra ese centro neurálgico de los islamistas o los ataques de esta semana son un gesto para el auditorio interno, estremecido por los atentados en París que dejaron más de 150 muertos y casi el triple de heridos?

En el plano de las conjeturas llama la atención que nunca antes EI, cuya acometividad, disposición y capacidad para atentados suicidas son notorios, haya organizado siquiera una acción desesperada contra las tropas de Israel que ocupan Gaza, Cisjordania y, en especial, Jerusalén, Al Quds para los musulmanes.

Por el contrario el verano de 2014, cuando Israel lanzó su agresión contra Gaza que costó la vida a casi dos mil 200 civiles y heridas a una cifra superior a los 11 mil 500, Daesh organizó una campaña de atentados dinamiteros en Iraq que costó la vida a cientos de personas.

A esa convergencia, por llamarla de alguna forma, se suma que el resultado más visible de la cadena de explosiones en Iraq fue desviar la atención de los casi dos meses de agresión de Tel Aviv contra la franja palestina.

Y, en política, no existen las casualidades, ni siquiera cuando se trate de un monstruo sub humano cuyos órganos vitales tienen demasiados vaso comunicantes.

Sobre #ISIS

Siete preguntas incómodas sobre ISIS y las guerras contra el terrorismo.

Por Iñigo Sáenz de Ugarte

el yihadista John. Foto tomada de The Huffington Post

 ¿Es el terrorismo yihadista el más peligroso?

Sí, para los musulmanes. Hace unos días, ISIS asesinó a 37 civiles en Beirut en una zona habitada en su mayoría por chiíes. En nuestros países, nadie puso en circulación hashtagso campañas de homenaje. Incluso muchos medios titularon que el atentado se había producido en una “zona controlada por Hizbolá”. No se hacen hashtags por Hizbolá.

En las guerras de Iraq y Siria decenas o centenares de miles de musulmanes han muerto en esas guerras civiles cuyo punto de arranque fue la invasión norteamericana de Iraq. No lo olvidemos. El derrocamiento de Sadam Hussein tenía como objetivo no ya acabar con una dictadura, sino rediseñar las fronteras políticas de Oriente Medio e iniciar una nueva era. “Seremos recibidos como libertadores”, dijo Cheney en marzo de 2003.

Fue uno de los grandes errores históricos de siempre, a la altura de la invasión soviética de Afganistán o la decisión de Hitler de lanzarse sobre la URSS. Reforzó a Irán al llevar a sus aliados al poder en Bagdad y alentó una paranoia creciente en los regímenes suníes sobre el creciente poder de los chiíes. La campaña de bombardeos saudíes en Yemen debe mucho, casi todo, a esa confrontación que se repite con distintas formas en varios puntos de Oriente Medio y ha creado suficientes monstruos como para que nos atormenten durante años. Siempre estamos a tiempo de crear más.

¿Es ISIS, como antes Al Qaeda, un amenaza real e inminente para los habitantes de Europa y EEUU?

La horrible carnicería de París nos lleva a pensar que el terror tiene en este planeta la forma de un joven musulmán fanático que hará lo que sea para matar a un europeo o norteamericano. La realidad indica que eso no es cierto. En EEUU, es más fácil acabar tiroteado por un compatriota.

Pero hay muertes que no exigen lanzar una guerra universal.

Evidentemente, si el que comete una matanza es un ultra cristiano, no hay que profundizar demasiado. Es sólo un loco. Su odio no representa a nadie y aquí no hay nada más que ver.

¿Nos enfrentamos a una guerra que hay que afrontar como tal y sin contemplaciones?

Ese es el punto de vista de los halcones y de los que piensan que no hay problema estratégico que no se pueda solucionar matando gente. Son los que creen que cada año nos enfrentamos al dilema de Neville Chamberlain y que ignoramos que siempre hay que luchar contra el mal absoluto con las armas en la mano.

Desde 2001, los países occidentales han invadido Afganistán e Iraq. Han lanzando sus drones sobre Pakistán, Yemen y Somalia en una campaña permanente que nunca tendrá fin. Han impuesto en Libia una zona de exclusión aérea que propició el derrocamiento de Gadafi. Han tolerado la invasión saudí de Yemen. Han reconstruido ejércitos como el iraquí que se han revelado como una banda mediocre y corrompida. Han anunciado que el régimen sirio debía desaparecer, ayudado a algunos grupos insurgentes y tolerado que saudíes y turcos armen a los más peligrosos de los enemigos de Asad. Han lanzado una campaña de bombardeos contra ISIS que lleva ya 8.125 ataques aéreos hasta el 12 de noviembre (con un coste de 5.000 millones de dólares, una media de 11 millones diarios), a la que ahora se ha sumado Rusia.

No parece que en catorce años la ideología oficial de Occidente haya sido el pacifismo. Sarkozy ha dicho que “nada puede ser como antes, debe ser una guerra total”. Entonces, ¿cómo definiría lo que ya ha ocurrido desde 2001?

¿Es una guerra contra el Islam en la que todos los musulmanes son sospechosos?

Nada gustaría más a los yihadistas que se extendiera esa idea en Europa. No hay que negar que muchos europeos piensan así, de lo contrario Marine Le Pen no insistiría tanto en ello. Para ISIS, sí es una guerra de civilizaciones frente al Occidente de los “cruzados” en la que pretenden reclutar a los musulmanes para convencerles de que la “yihad” que les exige su religión no consiste en esforzarse en vivir bajo sus preceptos, sino embarcarse en una guerra permanente contra los infieles.

Precisamente, eso es lo que sostenía una y otra vez Al Qaeda. Pensemos en todos los artículos tras el 11S que nos alertaban de que la organización de Bin Laden pretendía llevar el Islam al corazón de Europa, recuperar “Al Andalus” y sus glorias del pasado. Era la guerra definitiva en la que la típica pusilanimidad europea hacía prever un futuro oscuro.

Nada de eso ocurrió. No hubo ningún Al Andalus yihadista. Los musulmanes de Francia, Reino Unido y España no se rebelaron contra sus amos paganos. Bin Laden acabó escondido en un chalé viendo cintas de vídeo, fue eliminado a sangre fría y su cuerpo, tirado al mar. Su organización en Iraq fue aniquilada (aunque resucitaría con otro nombre, el de ISIS, gracias a ese Estado fallido que es Iraq y a la guerra siria).

Hay otra forma de ver lo que Bin Laden consiguió por si nos da alguna pista sobre lo que pasará con ISIS. En una época en la que a los líderes europeos les cuesta dejar su huella, podríamos preguntar si no es cierto que Bin Laden tendría razones, si siguiera vivo, para presumir de sus logros.

En cierto modo, esa guerra permanente ha tenido en Occidente un precio terrible en términos políticos, económicos y morales. Nuestros inmaculados valores se defendieron en la prisión de Abú Ghraib desnudando a los presos y colocándoles una correa en el cuello; en Haditha, Iraq, asesinando a sangre fría a hombres, mujeres y niños; y en las prisiones ocultas de la CIA aplicando el ‘waterboarding’ a los sospechosos de terrorismo.

Me pregunto de dónde sacarán algunos que la prosperidad de Occidente nos ha vuelto blandos.

¿Cómo se alimenta la base ideológica del yihadismo?

La superioridad racista y xenófoba que sienten los yihadistas tiene uno de sus principales orígenes contemporáneos en el wahabismo saudí. A partir de aquí, no es necesario escribir más. En estos momentos tan dolorosos sería de mal gusto destacar que los valores republicanos franceses tienen un precio, eso sí, muy alto. Francia venderá a Riad todas las armas que necesite, por ejemplo para sostener futuras guerras como la actual de Yemen. Quizá esas armas vuelvan para despertarnos de nuestros sueños dentro de unos años, aunque habrá quien diga que somos inocentes. Lo nuestro sólo eran negocios.

¿Existe una amenaza interior en Occidente, una quinta columna yihadista?

Si fuera así, hace tiempo que atentados como los de Madrid, Londres y París se habrían repetido con una frecuencia insoportable. Pero es cierto que Francia tiene un grave problema. Cualquiera que conozca Londres y París conoce las diferencias entre ambas ciudades, sabe que en la capital francesa una generación de jóvenes, hijos y nietos de inmigrantes, ha crecido en su rechazo al Estado y el odio al único organismo público con el que tienen relación, la Policía. No conocen nada de la égalité y fraternité que aparecen en las grandes declaraciones de los políticos.

Los poderes públicos sí hacen promesas, muchas, sobre la necesidad de que el Estado no abandone a las banlieues. Diez años después de los disturbios de 2005, “nada ha cambiado”.

Muchos de esos jóvenes se conforman con una cierta violencia de baja intensidad con la que responder a las injusticias, sean reales o exageradas. Algunos pueden ir más lejos y el Estado empieza a temer que sean demasiados como para controlarlos.

¿Significan los atentados de París que ISIS está más fuerte que nunca?

En los últimos días, los yihadistas han sufrido claras derrotas en la guerra siria. Una, ante los kurdos de las milicias del YPG, con el apoyo norteamericano, en la localidad de Sinjar, y la segunda en la provincia de Alepo, donde el Ejército ha levantado el sitio de la base de Kuweiris.

No está más fuerte que hace seis meses. No tiene ninguna posibilidad de avanzar hacia Damasco, mucho menos con el apoyo aéreo ruso a Asad. EEUU está aumentando sus suministros a los kurdos, su única manera de debilitar a ISIS sin fortalecer al mismo tiempo a Al Qaeda o Asad.

Pero hay que aceptar que mientras haya una guerra en Siria y el Estado iraquí sea incapaz de controlar su territorio, ISIS seguirá existiendo.

Cabe una posibilidad muy preocupante, que los yihadistas decidan que su “califato” no verá aumentar el territorio que controlan en Siria, y que su próximo campo de batalla está en Europa. Que quieran emular a la Al Qaeda de Bin Laden y su proyecto de atacar al “enemigo lejano”. Causarán mucho dolor, pero correrán el mismo destino.

#FreiBeto A proósito de lo sucedido en Paris

El silencio de Dios

Por: Frei Betto

Nos incomoda el silencio de Dios, tema recurrente en la magnífica obra de Carlos Heitor Cony. Hasta el papa Benedicto 16, al visitar Auschwitz, en abril del 2010, exclamó “¿Por qué, Señor, permaneciste en silencio? ¿Cómo has podido tolerar esto? ¿Dónde estabas en esos días, Señor?”

Albert Camus dedujo que o Dios es omnipotente, pero malo, o es bueno, pero impotente. De hecho se plantea la pregunta de si Dios abandonó a la humanidad cuando se constatan tamañas atrocidades: de Auschwitz a Hiroshima; del genocidio indígena en América Latina al uso de drones made in USA que en Oriente Medio provocan destrucción y muertes, incluso en hospitales de campaña de los Médicos sin Fronteras. Hordas de inmigrantes constituyen un nuevo éxodo rumbo a los países llamados cristianos y éstos, horrorizados, cierran sus fronteras y sus corazones.

Dios permanece en silencio en la vida de muchos adultos que, en su infancia, creyeron en él  y ahora, tras las huellas de Nietzsche, lo descartan como una ilusión destinada a tratar de compensar en la vida más allá de la muerte el sufrimiento inexplicable en esta existencia.

¿Cómo puede existir Dios si hay tantos niños condenados a pasar hambre, enfermedades incurables, y crueldad en los adultos?, preguntaba Betinho, compañero mío en la Acción Católica. ¿Y acaso los que creen en Dios son más éticos y justos que los ateos? Las mayores atrocidades de la historia -como la Inquisición, el colonialismo, la esclavitud, el nazismo y las dos guerras mundiales-. fueron cometidas por naciones que se consideran predominantemente cristianas.

¡Cuántos cristianos se llenan la boca -y a veces también el bolsillo- con el nombre de Dios, Y tienen el corazón repleto de ira, de odio, de venganza y de prejuicios!  ¡Cuántos explotan la buena fe del rebaño de fieles para extorsionar, corromper y multiplicar sus negocios, y llegan incluso a prometer el infierno a quien los denuncie!

Hasta Jesús experimentó el silencio de Dios: “Padre mío, ¿por qué me abandonaste?” (Marcos 15,34).

En dos o tres períodos de mi vida, como en la cárcel durante la dictadura civil y militar, también yo pregunté dónde se escondía Dios.

No era la fe en Dios lo que a Jesús le importaba. La fe es un don, y muchos no lo han recibido. Lo importante para él era si la persona vivía, aunque fuera sin fe, los valores humanos (que coinciden con los valores evangélicos): amor al prójimo, justicia para los oprimidos, solidaridad, tolerancia y compasión. Quien obra así hace lo que Dios espera de cada uno de nosotros.

Jesús recalcó que muchos que no creen pero abrazan tales valores van a preguntar cuando lleguen al otro lado de la vida: “¿Cuándo te vimos con hambre y te dimos de comer?” Y el Señor les dirá: “Cada vez que hicieron eso al menor de mis hermanos, a mí me lo hicieron” (Mateo 25, 27-40).

Jesús no vino a fundar una religión  u otra iglesia. Vino a proponernos un nuevo proyecto civilizatorio, basado en el amor y en la justicia: la globalización de la solidaridad, como lo definió el papa Juan Pablo 2°. En el reino de César pagó con su vida el hecho de anunciar otro reino, “otro mundo posible”, el de Dios. No, como piensan muchos, situado al otro lado de la vida, sino aquí y ahora, y cuyo prototipo encarnó él mismo. Por eso nos enseñó a orar así: “Venga a nosotros tu reino”.

El modo de entender la presencia de Dios en nuestras vidas depende de la idea que tengamos de Dios, como lo demuestra la emblemática historia de Job, cuyos amigos, inconformes ante aquella fe inconmovible, lo instigaban a repudiar a Dios que lo hacía sufrir.

En cierta ocasión, indignado con el silencio ominoso de Dios ante tanta injusticia, un hombre entró en una iglesia vacía y ante el altar se puso a gritar: “Hay tanta maldad en el mundo ¿y el Señor no hace nada? ¿No reacciona ante la violencia, la miseria, tanto sufrimiento de sus criaturas?”  Dios rompió el silencio y respondió: “Ya lo hice”  “¡Cómo que ya lo hiciste! ¿Qué hiciste?”, preguntó el hombre, indignado. “Te hice a ti”, dijo Dios.