Archivos Mensuales: julio 2015

#USAID siguen sus millonarias”inversiones” para desestabilizar gobiernos populares!!

Nuevo programa de USAID: 37,5 millones para transición y elecciones

usaid-logoLa Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) está buscando contratistas para llevar a cabo un programa de $ 37,5 millones destinado a impulsar el apoyo a las elecciones y las transiciones políticas.

Propuestas dirigidas a Cuba son elegibles para el programa. Ver la lista de países elegibles.
Las solicitudes deben presentarse antes del 8 de octubre. Un extracto de la convocatoria se encuentra por debajo.

Ver más en el blog de Tracey Eaton, Along the malecón:

#CUBA Juventud Comunista

Cuba: Qué significa ser dirigente socialista para la Primera Secretaria de la Juventud Comunista

Yuniasky Crespo Baquero (izq.), Primera Secretaria de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) (Foto: Juventud Rebelde)

En 2014, (número 78, abril-junio), la revista Temas conversó con una variada muestra de políticos y estudiosos de lo político cubanos y extranjeros sobre liderazgo, ingeniería del consenso, el significado del disentimiento, la supuesta tendencia a la despolitización, la dimensión de género en la gestión política, entre otros aspectos claves a tener en cuenta en función de concebir y materializar un modelo socialista avanzado. Entre los dirigentes entrevistados estaba Yuniasky Crespo Baquero, Primera Secretaria de la Unión de Jóvenes Comunistas. A propósito del X Congreso de la UJC, Temas retoma sus respuestas en su espacio digital y de allí la traemos a La pupila insomne

¿Qué distingue a un dirigente político socialista? ¿Su capacidad técnica, administrativa, de hacer que se cumpla lo establecido, su autoridad para decidir? ¿Qué lo define?

Yuniasky Crespo: El dirigente socialista es parte del propio pueblo; nace de él. Lo distingue su compromiso con el proceso de construcción social, su sensibilidad humana, su capacidad para captar e incidir en la transformación de los fenómenos sociales, sus habilidades para dialogar y persuadir, pero sobre todo —como un revolucionario verdadero y siguiendo el precepto guevariano— debe estar guiado por grandes sentimientos de amor, los cuales se hacen patentes en su apego al pueblo, sin descuidar por ello las habilidades técnico-profesionales necesarias para conducir y guiar las tareas organizativas y de la administración de los bienes del Estado.

En este empeño es preciso no obviar algo certeramente definido por Frei Betto: «los nacidos en una sociedad socialista no son necesariamente socialistas». De ahí que en el sistema que construimos, los que ocupemos algún cargo directivo debamos estar siempre ante el escrutinio del pueblo que es quien identifica y acepta el liderazgo de sus dirigentes cuando estos son auténticos y poseen la moral suficiente que emana del ejemplo y la modestia, cualidades con las que nuestro pueblo es muy exigente, por haberlas apreciado cotidianamente en sus líderes históricos.

¿Cuáles son los mecanismos que pueden asegurar la comunicación entre dirigentes y dirigidos?

Yuniasky Crespo: Antes que todo el contacto directo, el diálogo personal y la capacidad de escuchar. Muchas veces oímos a Fidel hablar de la labor hombre a hombre, de la necesidad de entender que en ocasiones es imposible persuadir o convencer a todo el mundo con un solo argumento, sin tomar en cuenta que dentro de los que escuchan existen formas de pensar, niveles intelectuales o culturales muy diversos. Sin conocer lo que ellos tienen que decir es muy probable que estemos gastando tiempo y energía en vano, y lo que es peor, que perdamos credibilidad; entonces aquellos a quienes queremos dirigir terminan por caer en la apatía. Lógicamente, a veces es imposible, desde los niveles superiores de dirección, conversar con todo el mundo, pero para ello existen los dirigentes de base, que son los más importantes. Sin embargo, no los preparamos lo suficiente para esa comunicación, y ese eslabón débil impide que la retroalimentación fluya y la gente se sienta escuchada.

En la práctica política real del dirigente socialista, ¿qué peso tiene y qué significa construir el consenso?

Yuniasky Crespo: Nuestra sociedad se encuentra en un proceso de construcción constante, en el que la conciencia individual y colectiva desempeña un gran papel. Por ello es tan necesaria una participación efectiva y sistemática de todos los ciudadanos, que permita desarrollar un consenso amplio e inclusivo. Ahora bien, ese concepto no es más que el acuerdo entre dos o más personas sobre un tema determinado, y ello no implica el consentimiento activo de cada parte, ni su negación. En nuestro país hay innumerables ejemplos de consenso en el ámbito político. Por otra parte, se ha dado en llamar disenso a las acciones contrarrevolucionarias de algunos individuos orientados y financiados desde el exterior. En mi criterio, no son parte del disenso, porque su agenda es impuesta desde un acuerdo mercenario. En la medida en que utilicemos con más efectividad los resortes participativos existentes, desarrollaremos una democracia más socialista, como expresó el presidente Raúl Castro en la clausura de la Primera Conferencia del PCC:

“Si hemos escogido soberanamente, con la participación y respaldo del pueblo, la opción martiana del partido único, lo que nos corresponde es promover la mayor democracia en nuestra sociedad, empezando por dar el ejemplo dentro de las filas del Partido, lo que presupone fomentar un clima de máxima confianza y la creación de las condiciones requeridas en todos los niveles para el más amplio y sincero intercambio de opiniones.”

Ello está en consonancia con las ideas que la UJC tiene en relación con propiciar un mayor diálogo con los jóvenes, sean o no militantes: escucharlos, tenerlos en cuenta, aun cuando puedan diferir con respeto a algunas de nuestras formas de organizar la labor juvenil.

¿En qué medida la expresión del disentimiento es necesaria para una política democrática? ¿Es deseable, por ejemplo, que un sistema socialista dé cabida a una «oposición leal» (definida por su propósito de mejorar el sistema, no de liquidarlo)?

Yuniasky Crespo: El disenso es lo opuesto al consenso. Un disenso entre revolucionarios es muy necesario pues se convierte en la base para el desarrollo. En Cuba pareciera que nunca lo hubo, lo cual no es real, y abundan los ejemplos. En relación con si existe «oposición leal» en el socialismo, es importante clarificar primero ciertos términos. En la actualidad, la palabra oposición es utilizada para definir a un grupo que, con un programa político, y estructura organizativa, bajo la legalidad de un país, se propone tomar el poder mediante un proceso eleccionario. Este grupo también comparte el poder mediante otras estructuras como parlamentos, asambleas, ministerios, etc. Entonces, ¿existe en algún lugar la «oposición leal»? No creo que el término encuentre ejemplos donde sustentarse. Es fácil apreciar que en Cuba todavía no conocemos esa oposición, porque, como mencionaba antes, las personas financiadas por un gobierno extranjero para derrocar la Revolución no pueden llamarse sino mercenarios. No creo tampoco que hayamos alcanzado la democracia ideal; aún faltan muchos recursos por explotar para desarrollar este complejo proceso. No descarto ninguna fórmula que se lleve a cabo para más socialismo; la dialéctica propia del proceso conducirá necesariamente al perfeccionamiento de nuestro sistema.

Se habla insistentemente de la despolitización, en particular, de la juventud. Si es así, ¿en qué consiste? ¿Y cómo asegurar la participación de los ciudadanos, sobre todo de los más jóvenes, en el proceso político?

Yuniasky Crespo: Sobre este tema, con motivo del reciente aniversario de la UJC, el 4 de abril, expresé en Juventud Rebelde que la apatía política y la falta de compromiso son tal vez las armas a las que más apuesta el enemigo y no me refiero solo al enemigo de la Revolución cubana, sino al de las fuerzas progresistas en el mundo. A este le conviene que los jóvenes no se comprometan con la amarga realidad de nuestro mundo, le interesa tenerlos al margen, sumergidos en sus asuntos personales, hipnotizados con la pseudocultura, presos del mercado o de las drogas. No creo que, en nuestro país, la despolitización sea un fenómeno afianzado en la juventud como sector social, porque los elevados niveles de instrucción que hoy tenemos han potenciado la existencia de una cultura política que es real, tangible, y que se aprecia en nuestras universidades, en los debates que se generan entre los más jóvenes, en diferentes niveles. Es nuestra responsabilidad que las nuevas generaciones se entusiasmen y formen parte, no como espectadores, sino como protagonistas del proyecto nacional. Para eso tienen que estar dotados de argumentos que no pueden ser formales ni aprendidos de memoria; conocer la realidad del mundo, y nuestra historia, no como sucesión cronológica de hechos, sino con todas sus aristas, logros y errores.

¿Existe una dimensión de género en el quehacer político de dirigentes y dirigidos? ¿Cuál es su importancia práctica en el ejercicio de una política socialista?

Yuniasky Crespo: En materia de género, creo que es una de las cosas en las que más se ha avanzado, sin que aún estemos satisfechos. Si se compara la situación actual con la existente hace solo unas décadas será posible constatar que el salto es significativo, que los tabúes van desapareciendo, que se va haciendo más común la presencia femenina, con sus rasgos y su estilo, en los diferentes niveles de dirección del país. Por solo citar dos ejemplos, de los miembros del Consejo de Estado, 41% son mujeres, y en la propia UJC, en más de noventa municipios del país son mujeres las primeras secretarias. A mi entender, esos son pasos consolidados y en ascenso.

#Congreso Juventud Comunista de CUBA

Raúl Castro: Ha sido el congreso que correspondía en los momentos que estamos viviendo

Obsequios a Fidel y Raúl en la jornada de clausura del X Congreso de la UJC. Foto: Ladyrene Pérez/ Cubadebate.

Un facsímil de un revolver Colt 45 y una pluma esculpida en bronce, así como una  imagen de Vilma fundida en este metal sobre un fragmento de piedra del Segundo Frente Oriental, fueron obsequiados a Fidel y Raúl respectivamente en la jornada de clausura del X Congreso de la Unión de Jóvenes Comunistas.

El presidente cubano al finalizar la cita expresó que este ha sido un congreso para la historia y que estaba satisfecho con lo apreciado.

“Ha sido el congreso que correspondía en los momentos que estamos viviendo, se plantearon temas muy profundos. Felicito al Comité Nacional por la calidad de esta cita. Me voy lleno de optimismo”, enfatizó emocionado el presidente cubano.

Entre tanto, las palabras de clausura estuvieron a cargo del Segundo Secretario del Partido Comunista de Cuba,  José Ramón Machado Ventura el cual destacó el papel que le corresponde a la juventud comunista en la actualidad.

“La UJC se va acercando cada vez más a representar los intereses de los jóvenes cubanos. Paso a paso se ha ido estableciendo las condiciones para que los jóvenes participen de manera real y efectiva en la construcción del presente y el futuro de la Patria. Aprecié durante los debates de las asambleas que existe un cambio en los planteamientos”, resaltó Machado Ventura.

Casi al finalizar la cita juvenil se dio a conocer que todos los compañeros propuestos fueron electos para el Comité Nacional de UJC al obtener el 97 % de los votos.

Luego de la primera reunión de este órgano fueron electos como miembros no profesionales los compañeros: Yuniel  Páez Pedrera, el capitán de corbeta Hugo Perdomo, el capitán Raúl  Suárez Valladares, Ayusleidis Rodríguez Calvo, Osmany Almiguel Moa, Mayra Rivera Gómez, Fidel Alberto La O García, y Dayana Alomá Perdomo.

Se ratificaron en su cargo Leira Sánchez Valdivia, quien atiende la esfera de  educación, salud y deporte; Julio Heriberto González Gómez Casanova, al frente de la esfera de jóvenes trabajadores de los combatientes; Joan Cabo Mijares, en la esfera ideológica; Susely Morfa González, fue ratificada como Segunda Secretaria de la UJC al igual que Yuniasky Crespo Vaquero como Secretaria General de la Unión de Jóvenes Comunista.

La Unión de Jóvenes Comunistas agrupa actualmente a 368 mil 368 militantes en 31787 organizaciones de bases.

#Cuba Siempre Solidaria con #Ecuador!!

Declaración de la Asamblea Nacional del Poder Popular en solidaridad con Ecuador

Ecuador, como otras naciones soberanas e independientes de América Latina, sufre en estos tiempos las consecuencias de la ofensiva global desatada por el imperialismo contra los gobiernos progresistas de la región; una estrategia elaborada para desestabilizar y derrocar procesos democráticos que tienen como objetivo central favorecer a sus pueblos de todas las formas posibles. Mucho se han beneficiado los hijos de la Patria de Eloy Alfaro con las transformaciones políticas, económicas y sociales implementadas en los últimos ocho años por la Revolución Ciudadana. Los grupos oligárquicos de ese país que tratan de llevar a cabo una vez más un golpe de estado, mienten, crean confusión, promueven la violencia en las calles y para ello utilizan los medios de comunicación que les hacen el juego.

La Asamblea Nacional del Poder Popular de la República de Cuba expresa la más firme solidaridad con la Asamblea Nacional del Ecuador y con su gobierno electo democráticamente, que encabeza el presidente Rafael Correa.

Como se expresara en la Declaración de nuestro Gobierno, instamos a respetar el ordenamiento jurídico del Ecuador y a rechazar enérgicamente cualquier injerencia en los asuntos internos de ese país.

Solicitamos a los legisladores del mundo pronunciarse en contra de cualquier manifestación que atente contra la soberanía del Ecuador y a cerrar filas junto a su valiente pueblo.

La Habana, 15 de julio de 2015

Asamblea Nacional del Poder Popular de la República de Cuba

#Relaciones CUBA-EEUU

Relaciones Cuba-EE.UU. : nuevas y diferentes

https://i0.wp.com/www.prensa-latina.cu/images/stories/Fotos/2015/julio/21/embajada-cubana-en-eeuu.jpg

Por: Waldo Mendiluza

El restablecimiento de las relaciones diplomáticas cubano-estadounidenses y la apertura de embajadas marcan el comienzo de un nuevo proceso de diálogo para avanzar hacia vínculos normales, un camino complejo que las partes manifiestan voluntad de recorrer. Después de una histórica jornada, las expectativas se centran en cómo La Habana y Washington emprenderán la siguiente fase, que permita superar más de medio siglo de desencuentros.

La víspera quedaron reanudados los vínculos, rotos por la Casa Blanca en 1961, y abiertas las sedes diplomáticas, que elevaron su estatus de secciones de intereses bajo representación suiza a embajadas. No menos trascendente resultó la reunión entre el ministro cubano de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez, y el secretario norteamericano de Estado, John Kerry, en la primera visita de un canciller de la isla al Departamento de Estado desde 1958.

Los altos funcionarios abordaron cuestiones de seguridad, medio ambiente, situación internacional, derechos humanos y tráfico de personas, entre otras, una clara señal de la disposición a colocar sobre la mesa inquietudes e identificar áreas de cooperación.

De acuerdo con Rodríguez, los recientes sucesos en el escenario bilateral refrendan la decisión de Cuba y Estados Unidos de progresar en sus nexos, pese a las diferencias existentes.

Podemos ampliar el diálogo y trabajar en la cooperación bilateral, vemos condiciones para ello, dijo en una rueda de prensa posterior a la histórica reunión, el segundo encuentro entre ambos después del celebrado en abril en Panamá, durante la VII Cumbre de las Américas.

El canciller cubano reiteró los aspectos que su país considera clave para la normalización, como el fin del bloqueo económico, comercial y financiero, la devolución del territorio ocupado de manera ilegal por la Base Naval de Guantánamo y el respeto a la soberanía de la mayor de las Antillas.

No se trata de condiciones para conversar, sino de hacerlo con respeto sobre los asuntos de interés, precisó.

También Kerry coincidió en que el restablecimiento de relaciones marca el comienzo de una nueva época, que busque dejar atrás décadas de hostilidad y de una política contra la isla que no ha funcionado en su empeño de aislarla y doblegarla, fracaso admitido por Washington.

Estamos decididos a vivir como buenos vecinos sobre la base del respeto mutuo, y queremos que todos los ciudadanos de las dos naciones miren hacia el futuro con esperanza, subrayó.

Kerry recordó las diferencias existentes, pero también la voluntad de trabajar de manera constructiva, “para lo cual Estados Unidos hará su parte“.

RESPALDO EN LOS DOS PAÍSES

En conversación con representantes de la sociedad cubana y la estadounidense que participaron aquí en la ceremonia para oficializar los vínculos diplomáticos, Prensa Latina constató el respaldo al acercamiento anunciado por los presidentes Raúl Castro y Barack Obama, el pasado 17 de diciembre.

Políticos, expertos, empresarios y activistas norteamericanos llamaron a no desaprovechar el favorable momento generado, en aras de estimular la normalización e impedir retrocesos al pasado.

Hay muchas cosas de qué hablar ahora entre ambos pueblos para avanzar juntos hacia tiempos mejores, esperar 54 años fue demasiado, advirtió el actor de Hollywood y activista Danny Glover.

También para el excongresista demócrata por Massachusetts William Delahunt (1997-2011) los dos países no tienen por delante otro camino “que llegar hasta el final”, las buenas relaciones.

Por su parte, el analista e investigador Philip Peters abogó por el impulso de lazos integrales entre las dos naciones, “una manera efectiva de evitar que regresemos al pasado”.

Del lado cubano, personalidades como el historiador de La Habana, Eusebio Leal, el cantautor Silvio Rodríguez, el artista de la plástica Kcho, los exdiplomáticos Ricardo Alarcón y Ramón Sánchez Parodi, la líder parlamentaria Ana María Mari Machado y el asaltante al Cuartel Moncada y otrora diputado Ramón Pez Ferro celebraron los pasos dados.

Para Leal, existe a nivel de los dos gobiernos voluntad de tratar cuestiones más complejas y profundas en el escenario bilateral, de cara a su normalización.

En ese sentido, Alarcón defendió la importancia de tratar los temas en igualdad de condiciones, postura necesaria para lidiar con el largo expediente que resta por resolver entre ambos gobiernos.

#EEUU Psicología para la tortura???

Tortura e impunidad en la Asociación Estadounidense de Psicología

141212_POL_APACIA.jpg.CROP.promo-mediumlarge

Por: Amy Googman y Denis Moynihan

Ha pasado más de un año desde que el Presidente Barack Obama reconoció queinmediatamente después de los atentados del 11 de septiembre hicimos cosas equivocadas. Hicimos muchas cosas bien, pero torturamos a algunas personas”.

El gobierno del predecesor de Obama, el Presidente George W. Bush, diseñó cuidadosamente los fundamentos jurídicos para permitir lo que denominó “técnicas mejoradas de interrogatorio”, que no es más que un eufemismo para referirse a la tortura. Del complejo carcelario de Estados Unidos en la Bahía de Guantánamo a los calabozos de Abu Ghraib en Irak y la base aérea de Bagram en Afganistán, cientos, quizá miles de personas fueron sometidas a tortura en nombre de la “Guerra contra el terrorismo”. A excepción de algunos soldados raso en Abu Ghraib, ninguna persona ha sido responsabilizada de esto. La única persona de jerarquía enviada a prisión por el programa de torturas fue John Kiriakou, no por haber practicado la tortura, sino por haberla denunciado como informante.

La apariencia legal con la que se cometieron estos actos atroces se fundó en gran medida en la cooperación de psicólogos profesionales que capacitaron y asesoraron a los interrogadores y supervisaron el proceso de “quebrar” de los prisioneros. Esta cooperación, a su vez, requirió la aprobación oficial de la Asociación Estadounidense de Psicología (APA, por sus siglas en inglés), la mayor organización de psicólogos profesionales del mundo. En 2006, la Asociación Estadounidense de Psiquiatría junto con la Asociación Estadounidense de Medicina prohibieron que sus miembros participaran en interrogatorios militares. No así la APA.

Este mes, la APA publicó un sorprendente informe independiente que confirma lo que denunciantes y psicólogos disidentes han sostenido durante casi diez años: que la APA conspiró con el Departamento de Defensa de Estados Unidos y la CIA para manipular las políticas, reuniones y a los miembros de la asociación para lograr que la APA aprobara el programa de tortura del Pentágono. La junta directiva de la asociación encargó el año pasado la realización de una investigación independiente al ex fiscal federal adjunto David Hoffman. El informe de 542 páginas, conocido como “El informe Hoffman”, desmiente lo que la APA había afirmado en varias oportunidades: que ninguno de sus 130.000 miembros había sido cómplice de tortura.

Uno de los psicólogos disidentes es Stephen Soldz, catedrático de la Facultad de Psicoanálisis de Boston y cofundador de la Coalición por una Psicología Ética. “Desde al menos 2005 ha habido un gran debate en la asociación y entre colegas de la profesión acerca de la participación de psicólogos en los interrogatorios de seguridad nacional y en la práctica de la tortura”, dijo Soldz en Democracy Now! tras la publicación del informe. Soldz añadió: “La asociación lo ha negado. El informe dice que la asociación se equivocó, los denominados disidentes, los críticos teníamos razón. El informe concluye fundamentalmente que hubo una conspiración que duró varios años entre los líderes de la asociación y representantes de agencias de inteligencia del Gobierno de Bush: el Departamento de Defensa y la CIA”.

El informe Hoffman investiga las prácticas de una un grupo de trabajo clave creado por la APA, el Grupo Presidencial de Trabajo sobre Ética Psicológica y Seguridad Nacional, también conocida como Grupo de Trabajo PENS. El grupo fue creado en 2005 y, en teoría, debía reunirse para establecer las normas éticas para los psicólogos que supervisaban los interrogatorios. Después de solo dos días y medio de deliberaciones, el grupo concluyó que los psicólogos estaban desempeñando un “papel valioso y ético” en su colaboración con las fuerzas armadas. El grupo PENS alentó a la APA “a garantizar que las actividades de los psicólogos relacionadas con la seguridad nacional son seguras, legales, éticas y eficaces”. Posteriormente se reveló que seis de los nueve miembros del grupo con derecho a voto eran funcionarios militares o de agencias de inteligencia con vínculos directos con los interrogatorios llevados a cabo en Guantánamo y otros lugares.

Jean María Arrigo, miembro del Grupo de Trabajo PENS afirmó en Democracy Now!: “Valoro que me diga que me invitaron para participar. En realidad, me nombraron para engañarme”. Arrigo fue la primera persona que denunció al grupo de trabajo como una legitimación de la tortura. Arrigo añadió: “La manipulación comenzó desde el principio. Por ejemplo, me sentaban, no aleatoriamente ni por elección propia, entre Morgan Banks, director del Equipo de Asesoramiento en Ciencias del Comportamiento (BSCT) y el ahora presidente de la APA, Barry Anton, que era entonces el vínculo entre la junta directiva de la APA y el grupo de trabajo”. Arrigo explicó que el grupo de trabajo era básicamente dirigido por psicólogos del Pentágono, algunos de ellos incluso vestidos de uniforme. A pesar de que se le pidió que no tomara notas, igualmente lo hizo y desde entonces creó los archivos del Grupo de Trabajo PENS en la Universidad de Colorado, Boulder. A Arrigo se le mintió sobre el proceso deliberativo del grupo PENS al sugerirle que en reuniones futuras abordarían sus preocupaciones acerca de la tortura.

El informe Hoffman está teniendo fuertes repercusiones en la APA. El director de la Oficina de Ética de la APA, Stephen Behnke, considerado el “jefe” de la conspiración entre la APA, el Pentágono y la CIA, ha sido destituido. Además, esta semana se jubilaron sorpresivamente el director ejecutivo de la APA, el Dr. Norman Anderson; el subdirector ejecutivo, el Dr. Michael Honaker; y la jefa de comunicaciones, Rhea Farberman.

Cuando le pregunté a Stephen Soldz si se deberían presentar acusaciones formales, respondió: “Se demostró que estas personas y las demás estuvieron muy involucradas en la conspiración. Trabajaban con Behnke, eran informadas de lo que Behnke hacía, lo ayudaron, ayudaron a seleccionar a los miembros del grupo de trabajo PENS, trabajaron en las políticas y socavaron sistemáticamente la voluntad de los miembros. Debería haber una investigación judicial”. Soldz está instando a que el FBI y el Departamento de Justicia inicien una investigación. Mientras tanto, Stephen Behnke, el director de ética de la APA que fue destituido esta semana, ha contratado como abogado al ex director del FBI Louis Freeh.

#CubaDignaYSoberana Reabren embajadas Cuba-EEUU

Discurso del Canciller cubano en la Ceremonia de Reapertura de la Embajada en EEUU

El Ministro de Relaciones Exteriores Bruno Rodríguez en la apertura de la Embajada de la Isla en Washington. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

“Hoy se abre la oportunidad de empezar a trabajar para fundar unas relaciones bilaterales nuevas y distintas a todo lo anterior”

Discurso del Ministro de Relaciones Exteriores de la República de Cuba, Bruno Rodríguez Parilla, en la Ceremonia de Reapertura de la Embajada de Cuba en los Estados Unidos.

Washington, 20 de julio de 2010

Excma. Sra. Roberta Jacobson, secretaria de Estado Adjunta y señores funcionarios del Gobierno de los Estados Unidos que la acompañan:

Honorables Miembros del Congreso:

Estimados Representantes de las Organizaciones, Movimientos e Instituciones estadounidenses que han realizado ingentes esfuerzos por el cambio de política hacia Cuba y el mejoramiento de las relaciones bilaterales:

Estimados Representantes de las Organizaciones y Movimientos de la emigración patriótica:

Excelentísimos Sres. Embajadores:

Compañeros de la Delegación Cubana:

Encargado de negocios José Ramón Cabañas, funcionarios y trabajadores de la Embajada de Cuba:

Estimadas amigas y amigos:

La bandera que honramos a la entrada de esta sala es la misma que aquí fue arriada hace 54 años, conservada celosamente en la Florida por una familia de libertadores y luego por el Museo de nuestra ciudad oriental de Las Tunas, como anticipación de que este día tendría que llegar.

Ondea nuevamente en este lugar la bandera de la estrella solitaria que encarna la generosa sangre derramada, el sacrificio y la lucha más que centenaria de nuestro pueblo por la independencia nacional y la plena autodeterminación, frente a los más graves desafíos y peligros.

Rendimos homenaje a todos los que cayeron en su defensa y renovamos el compromiso de las generaciones presentes y, con absoluta confianza en las que vendrán, de servirla con honor.

Invocamos la memoria de José Martí, quien vivió consagrado a la lucha por la libertad de Cuba y conoció profundamente los Estados Unidos. En sus “Escenas Norteamericanas”, nos dejó una nítida descripción de la gran nación del norte y el elogio de lo mejor de ella. También, nos legó la advertencia de su desmedida apetencia de dominación que toda una historia de desencuentros ha confirmado.

Hemos llegado aquí gracias a la conducción firme y sabia del líder histórico de la Revolución Cubana Fidel Castro Ruz, a cuyas ideas siempre guardaremos lealtad suprema. Recordamos su presencia en esta ciudad, en abril de 1959, para promover relaciones bilaterales justas y su sincero homenaje a Lincoln y Washington. Los propósitos que tempranamente lo hicieron venir, son los que hemos intentado en estas décadas y coinciden exactamente con los que nos proponemos hoy.

Muchos en esta sala, políticos, periodistas, personalidades de las letras o las ciencias, estudiantes, activistas sociales estadounidenses, atesoran infinitas horas de enriquecedora conversación con el Comandante que les permitieron comprender mejor nuestras razones, objetivos y decisiones.

Este acto ha sido posible por la libre e inquebrantable voluntad, la unidad, el sacrificio, la abnegación, la heroica resistencia y el trabajo de nuestro pueblo, y por la fuerza de la Nación y la cultura cubanas.

Varias generaciones de la diplomacia revolucionaria confluyeron en este esfuerzo y entregaron sus mártires. El ejemplo y el verbo trepidante de Raúl Roa, el Canciller de la Dignidad, continúan animando la política exterior cubana y estarán en el recuerdo de los más jóvenes y de los futuros diplomáticos.

Soy portador de un saludo del Presidente Raúl Castro, expresión de buena voluntad y de la sólida decisión política de avanzar, mediante el diálogo basado en el respeto mutuo y la igualdad soberana, hacia una convivencia civilizada, aun dentro de las diferencias entre ambos gobiernos, que favorezca la solución de los problemas bilaterales, promueva la cooperación y el desarrollo de vínculos mutuamente ventajosos como desean y merecen ambos pueblos.

Sabemos que ello sería una contribución a la paz, el desarrollo, la equidad y la estabilidad del continente, al ejercicio de los propósitos y principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas y en la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, firmada en la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, en La Habana.

Con el restablecimiento de las relaciones diplomáticas y la reapertura de Embajadas, culmina hoy una primera etapa del diálogo bilateral y se abre paso al complejo y seguramente largo proceso hacia la normalización de las relaciones bilaterales.

Es grande el desafío porque nunca ha habido relaciones normales entre los Estados Unidos de América y Cuba pese a un siglo y medio de intensos y enriquecedores vínculos entre los pueblos.

La Enmienda Platt, impuesta en 1902 bajo ocupación militar, cercenó un esfuerzo libertador que había contado con la participación o la simpatía de no pocos ciudadanos norteamericanos y dio origen a la usurpación de territorio cubano en Guantánamo. Sus nefastas consecuencias marcaron indeleblemente nuestra historia común.

En 1959, Estados Unidos no aceptó la existencia de una pequeña y vecina isla totalmente independiente y unos años después, aun menos, la de una Revolución socialista que tuvo que defenderse, y desde entonces, encarna la voluntad de nuestro pueblo.

Cito la historia para afirmar que hoy se abre la oportunidad de empezar a trabajar para fundar unas relaciones bilaterales nuevas y distintas a todo lo anterior. Para ello, el gobierno cubano compromete toda su voluntad.

Solo la eliminación del bloqueo económico, comercial y financiero que tanto daño y privaciones ocasiona a nuestro pueblo, la devolución del territorio ocupado en Guantánamo y el respeto a la soberanía de Cuba darán sentido al hecho histórico que estamos viviendo hoy.

Cada paso que se avance contará con el reconocimiento y la favorable disposición de nuestro pueblo y gobierno, y recibirá seguramente el aliento y el beneplácito de la América Latina y el Caribe y del mundo.

Ratificamos la voluntad de Cuba de avanzar hacia la normalización de las relaciones con los Estados Unidos, con ánimo constructivo, pero sin menoscabo alguno a nuestra independencia, ni injerencia en asuntos que pertenecen a la exclusiva soberanía de los cubanos.

Persistir en objetivos obsoletos e injustos y solo proponerse un mero cambio en los métodos para conseguirlos, no hará legítimos aquellos ni ayudará al interés nacional de los Estados Unidos ni al de sus ciudadanos. Sin embargo, si así ocurriera, estaríamos dispuestos a aceptar ese desafío.

Acudiremos a este proceso, como escribiera el presidente Raúl Castro en su carta del 1ro. de julio al Presidente Barack Obama, “animados por la intención recíproca de desarrollar relaciones respetuosas y de cooperación entre nuestros pueblos y gobiernos”.

Desde esta Embajada, continuaremos trabajando con empeño para fomentar las relaciones culturales, económicas, científicas, académicas y deportivas, y los vínculos amistosos entre nuestros pueblos.

Trasmitimos el respeto y reconocimiento del gobierno cubano al Presidente de los Estados Unidos por su llamado al Congreso a levantar el bloqueo y por el cambio de política que ha enunciado, en particular por la disposición que ha expresado de ejercer sus facultades ejecutivas con ese propósito.

Recordamos especialmente la decisión del Presidente Carter de abrir Secciones de Intereses respectivas en septiembre de 1977.

Me complace agradecer al gobierno de la Confederación Suiza por su representación de los intereses cubanos durante los últimos 24 años.

En nombre del Gobierno y del pueblo de Cuba, deseo expresar nuestra gratitud a los miembros del Congreso, académicos, líderes religiosos, activistas, grupos de solidaridad, empresarios y tantos ciudadanos estadounidenses que se esforzaron a lo largo de muchos años para hacer llegar este día.

A la mayoría de los cubanos residentes en los Estados Unidos, que han defendido y reclaman una relación diferente de este país con nuestra Nación, expresamos reconocimiento. Nos han dicho, conmovidos, que multiplicarán sus esfuerzos, leales a la tradición de la emigración patriótica que sirvió de sustento a los ideales de independencia.

Expresamos gratitud a nuestros hermanos latinoamericanos y caribeños, que han estado de manera decisiva junto a nuestro país y reclamaron un nuevo capítulo en las relaciones entre los Estados Unidos y Cuba, al igual que lo hicieron con extraordinaria constancia muchísimos amigos en todo el mundo.

Reitero nuestro reconocimiento a los gobiernos, aquí representados por el Cuerpo Diplomático, que con su voz y voto en la Asamblea General de las Naciones Unidas y en otros ámbitos dieron una contribución decisiva.

José Martí organizó desde aquí el Partido Revolucionario Cubano para conquistar la libertad, toda la justicia y la dignidad plena de los seres humanos. Sus ideas, reivindicadas heroicamente en el año de su Centenario, siguen siendo la esencial inspiración en este camino que nuestro pueblo, soberanamente, ha escogido.

Muchas gracias.

#Cuba CINE: El Brigadista

El Brigadista

19 julio 2015 | 8

brigadista 2

El Brigadista (1977), es una hermosa película dirigida por Octavio Cortázar que trata sobre la Campaña de Alfabetización en Cuba, y ha sido uno de los grandes éxitos del cine cubano de todos los tiempos.

La trama transcurre durante la campaña de alfabetización realizada en Cuba en 1961 por miles de jóvenes y adolescentes. Un joven alfabetizador, de procedencia urbana, llega a un pequeño pueblo cercano a la famosa Bahía de Cochinos (Playa Girón). Deberá vencer la resistencia de algunos de sus pobladores, debido a su juventud y habituarse a un medio natural totalmente desconocido.

Mientras redactaba el artículo sobre el documental Por Primera vez, que fue una crónica del testimonio de la alfabetización cinematográfica, me vino a la mente el filme El Brigadista. Si por Primera vez fue prácticamente la opera prima de Cortázar en su plena juventud, cuando acometió el brigadista ya era un cineasta maduro.

Cortázar había filmado y se había adentrado en la naturaleza de la Ciénaga de Zapata. El hombre de ciudad se fascinaba con la flora y la fauna a exuberante de la Ciénaga. Esta locación determino en gran medida el encanto de esta película.

El equipo de actores era excelente. Salvador Wood en su mejor forma, interpreta un campesino analfabeto, algo rudo por sus modales, un hombre de campo, el mismo Salvador definió al personaje como un hombre honorable.

El también actor cubano Patricio Wood, hijo de Salvador, con sus 15 años un debut por todo lo alto bajo la mirada vigilante del padre.
René de la Cruz también en un gran momento de su carrera formas parte del pelotón de campesinos que están talando en la Ciénaga.
El filme narra la llegada del joven al campamento rústico El Brigadista, casi un niño de ciudad buscando la manera de adaptarse al entorno. Da clase por la noche y durante el día trabaja con los campesinos.

Mientras se desarrollaba la alfabetización en el país, la contrarrevolución infiltraba agentes y utilizaba todos los recursos para destruir el joven proceso (recordemos que estamos en el año 1961, a solo dos años de 1959).

En el rol de jefe contrarrevolucionario estuvo Mario Balmaseda, que interpreta con convencimiento un personaje que quizás por ser del desagrado del director y del coguionista, Luis Rogelio Nogueras, no logra un actuación destacada. Sin embargo, saca adelante este personaje un poco esquemático.

El filme transcurre entre las jornadas de trabajo en los campos y las sesiones nocturnas que imparte el joven maestro. Estas actividades paralelas agotan a los campesinos quienes a veces se quedaban dormidos en las clases.
El brigadista, casi un muchacho, llama la atención a sus alumnos, alguien trata de burlarse de las clases, pero el personaje interpretado por Salvador Wood interviene con seriedad y algo de humor, de esta escena sale una frase célebre del filme: “El que quiera relajo y guateque, va a tener un guateque particular conmigo”.

Cuando el trabajo del maestro está bien avanzado, y ha logrado establecer óptimas relaciones con los campesinos, una noticia tremenda llega al pueblo: ha sido torturado y asesinado un brigadista.

A partir de ese momento, la hermandad entre el joven y los campesinos es cada vez mayor, hacen guardias juntos, trabajan juntos, se divierte y todo transcurre sin mayores incidentes hasta que termina el curso. La despedida del maestro, quien se ha convertido en un hijo más para aquellos guajiros, fue tremendamente conmovedora.

El filme tiene un final muy emotivo, inolvidable para los que fuimos jóvenes en aquella época. Se alza la band era de la Alfabetización en el árbol en que fuera ultimado un brigadista. La imagen del maestro asesinado Conrado Benítez, está presente en la bandera y en el corazón de todos los asistentes. Es este un filme que todos debemos ver al menos una vez, y que debe ser transmitido de padre a hijo para que se vea cómo nuestra juventud contribuyó desde sus primeros años con la Revolución.

#La urgencia de pensar la comunicación política

La urgencia de pensar la comunicación política

14 julio 2015

La comunicación política, prefiero llamarla de contenido político, tiene hoy el mayor de los desafíos: preservar y enriquecer los valores cultivados por la revolución socialista en condiciones de un cuádruple conjunto de factores que conspiran en contra.

Naturalmente, la comunicación política no puede echar sobre sus hombros toda la responsabilidad. Sin el predominio de la propiedad social, sin un Estado, sin voluntad política y leyes que respalden la orientación socialista de la sociedad cubana poco o nada significarán las acciones en el terreno de la comunicación social. Pero de igual manera, sin la acción consciente desde la ideología y la política revolucionarias, estos factores pueden debilitar y hacer desaparecer el rumbo socialista y con ello la independencia, la soberanía nacional y la identidad cultural.

Pero el tema que nos ocupa concretamente es el de la comunicación de contenido político y, por tanto, lo primero es explicar la naturaleza de ese cuádruple desafío y hacerlo pensando en la posible acción que pueden tener en lo inmediato y en el mediano plazo.

El enfocar los desafíos ideológicos de la comunicación política hay que ir a la raíz de la realidad social, tener en cuenta los datos que esta aporta.

El primer desafío es el que presentan las transformaciones económicas en curso hoy y en los años siguientes en la sociedad cubana, impulsadas por el Estado revolucionario y por la voluntad política de la nación expresada en los Lineamientos y que amplían la acción del mercado y de la propiedad privada.   Ambos elementos contienen el germen del individualismo y junto con su ampliación recrean y amplían la base económica alrededor de la cual puede y de hecho ya ha comenzado a recomponerse subrepticiamente la ideología liberal derrotada por la revolución socialista.

Todos los cubanos, sin importar el lugar que ocupamos en la estructura socioclasista, recibimos iguales beneficios de las políticas sociales del Estado, pero las relaciones económicas que se van abriendo paso, estimuladas por la acción del mercado y la propiedad privada, van tejiendo también relaciones personales de entendimiento mutuo de quienes se encuentran ligados a una cotidianidad específica, diferente de quienes participan en la parte de la economía vinculada a la propiedad social, relaciones que pueden conducir a una autoidentificación como grupo social, con intereses diferentes a los de la sociedad en su conjunto, aun compartiendo los beneficios de las políticas sociales consideradas por muchos “naturales”. Una cadena de favores mutuos, tiende a apartarlos de la proyección colectiva, de la visión de futuro compartido. La ausencia o debilidad en el examen de las consecuencias para todos de ese alejamiento solo servirá a la rearticulación del liberalismo.

No significa lo anterior que estos cambios traigan automáticamente cambios en la mentalidad de las personas, pero tampoco significa negar que a la larga, la cotidianidad de su espacio económico traerá inevitablemente una influencia en la conciencia de los protagonistas, que puede terminar dándose la mano con la ideología liberal si no hay acciones conscientes para evitarlo.

El repunte de la ideología liberal arriba aludido se observa, por ejemplo, en una relectura exageradamente entusiasta de la vieja república que esconde una negación de las transformaciones materiales y culturales desarrolladas por la revolución socialista, o en las propuestas de fórmulas jurídicas y políticas que miran más al pasado que al presente y al futuro, o en la negación a ultranza de fórmulas de orientación socialista para el desarrollo social y económico del país.

Tenemos además presentes los hechos de corrupción que ya han provocado importantes acciones legales en contra de funcionarios que han privatizado los cargos para operar en ellos en función de intereses personales espurios, a lo que se suma el oportunismo que tanto daño espiritual y material hace a la sociedad.

Corruptos y oportunistas no tendrán escrúpulo alguno en servir a la ideología liberal y a una ampliación ilimitada del papel del mercado y de la propiedad privada, puesto que sus intereses individuales hace rato que ya no están en clave social, si es que en algún momento lo estuvieron. A los corruptos y a los oportunistas les viene bien el capitalismo.

Un tercer factor en contra se presenta con el proceso de normalización de las relaciones con los Estados Unidos, ya que junto con la ampliación de los contactos, las inversiones y el comercio, vendrá la propaganda sociológica implícita en la sociedad norteamericana y en su modo de vida. Una sociedad solo exporta lo que porta. La política y las leyes deberán hacer lo suyo en materia de poner límites claros a estas relaciones, pero el efecto simbólico de su presencia -en lo adelante creciente en la sociedad cubana- no se podrá conjurar si no hay un correlato ideológico y político pensando sistémicamente y expresado en la comunicación de contenido político.

Y un cuarto elemento ya lo tenemos también presente en nuestra realidad: me refiero a los medios principalmente digitales y de otra índole a través de los cuales fluye producción informativa y cultural, no siempre veraz y no siempre de buen gusto, conformándose un panorama simbólico diferente en el cual se mira hoy cada vez más la sociedad cubana.

Es imprescindible que nuestros medios nacionales, propiedad social y al servicio del pueblo trabajador, presenten un espejo analítico, crítico, comprometido, convincente de nuestra vida, en el que se vea y reflexione la sociedad cubana. Naturalmente no solo la radio y la televisión nacionales, y la prensa nacional, sino los medios digitales que crecen y se desarrollan en una batalla contra el tiempo.

La necesidad de un enfoque integral de la comunicación de contenido político que recupere todo el talento nacional imbuido de la necesidad de proteger el proyecto de nación que solo sobrevivirá si mantiene su esencia socialista, es hoy el principal objetivo político para echar a andar la ofensiva ideológica en toda la línea de la batalla por la preservación, afianzamiento y enriquecimiento de los logros culturales de la revolución socialista.

En este contexto, se observa en ocasiones una distonía entre el abordaje de los asuntos sensibles del país en la producción periodística que comunican los medios nacionales y en la producción habitualmente llamada cultural: novelas, programas humorísticos, etc.

Mientras en la producción informativa y periodística en general los temas que se aprueban por los medios solo pueden ser tratados parcial e insuficientemente para el nivel cultural del público y las realidades de la sociedad cubana, en la producción cultural se observan licencias que pasan en ocasiones de la crítica necesaria, profunda y constructiva a zaherir sensibilidades en la audiencia y, al exceder los límites, hacen reprobables esos mensajes. Hay que encontrar el justo medio, el equilibrio que de rienda suelta a la creatividad y la diversidad y a la vez evite la confusión y el desencanto.

El correlato ideológico de la aplicación de los cambios necesarios en la economía del país, imprescindibles para garantizar la orientación socialista y con ello preservar la independencia nacional y el proyecto de nación, tiene que tener expresión en los medios nacionales que sirven a la sociedad cubana con más confianza en nuestro público, en nuestros periodistas y en los colectivos de los medios de comunicación, quienes deberán enfocar su trabajo con la necesaria autonomía y no solo otorgarles el derecho a equivocarse como cualquier otra actividad humana, sino también reconocerles el derecho a tener la razón.

Solo ventajas en la actual batalla de ideas nos traerá el tratamiento de la comunicación de contenido político desde la autoestima de los periodistas, los medios y el público,  para un accionar responsable, comprometido y sin secretismos de la realidad nacional. Un público mejor informado y escuchado confiará más en los medios y en la institucionalidad revolucionaria, estará cada vez mejor preparado para ejercer su derecho a participar en los asuntos del país y para controlar su funcionamiento, en particular previniendo la corrupción y la ilegalidad, a la vez que contribuirá a alcanzar como nos pidió nuestro Presidente, toda la democracia posible.

La ofensiva en la comunicación política, como toda operación compleja, deberá tener una estrategia clara, que abarque integralmente todos los escenarios en los cuales tiene y tendrá lugar la batalla de ideas y deberá también mantener y acrecentar sus reservas, lo cual pone la mirada en los más jóvenes.

Estoy convencido que en esta pelea la población adulta cubana formada por la revolución socialista está más preparada para vérselas con la mentira sobre Cuba que los adultos de los países del norte para aceptar la verdad, pero es de importancia estratégica contribuir a la mejor preparación de los jóvenes.

Cabe preguntarnos por qué, si hoy por hoy, cuando el escenario más dinámico de la batalla de ideas está en la comunicación social, nuestros medios de comunicación no producen programas que expliquen la naturaleza de esta confrontación y en especial por qué en nuestro sistema educacional esta materia no tiene el tratamiento que corresponde al desafío que representa. Circula en todo el país información y programación de ninguna o cuando menos escasa o dudosa calidad en el orden ético y cultural (que tiene su principal símbolo en el famoso “paquete”), sin que haya una acción consciente de cara a este verdadero reto de nuestra época.

Creo que debe pensarse seriamente por parte de quienes integran el sistema nacional de educación en cómo instruir y educar a nuestros niños, adolescentes y jóvenes acerca del funcionamiento de estos medios, en formar una conciencia contrahegemónica en ellos, enseñarles la importancia que tiene para nosotros la veracidad en la producción informativa y también las artimañas de los medios al servicio de los intereses imperialistas para ocultar la verdad. Desarrollar en ellos una conciencia crítica que les permita comprender las intenciones de la producción desinformativa y anticultural de estos medios. No solo pienso en el sistema nacional de educación si lo destaco es porque resulta por su solidez y sistematicidad el más importante, sino en general en todos los espacios formativos del país.

En resumen, junto con el imprescindible crecimiento y desarrollo económico, una organización a tono con los nuevos tiempos, un entramado jurídico normativo eficiente, deben marchar indisolublemente articuladas las políticas sociales que ha defendido el ideal socialista en Cuba, y un correlato ideológico y político que reproduzca y defienda creativa y audazmente los valores de la revolución cubana.

#RAULCASTRO COMANDANTE DE EJERCITOS!!

Una biografía apasionante, como una novela o como una película…

14 julio 2015

Presentan este martes el libro “Raúl Castro, un hombre en Revolución”. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Es una biografía, pero es más, es como una novela, la novela más apasionante que hayas leído.” Así me describió Juan Carlos Rodríguez el libro que por fin tengo en las manos: “Raúl Castro: un hombre en Revolución”, de Nicolai S. Leonov.

Fue hace un par de meses, cuando el director de la editorial Capitán San Luis visitó nuestra oficina para una colaboración periodística y me comentó algunos detalles del trabajo que estaban haciendo. Venía de la imprenta, con la que compartimos sede y donde se trabajaba ya en el proceso de impresión.

A retazos, bajo una emoción inusual, Juan Carlos me contó entonces pasajes del libro con anécdotas del joven Raúl que jamás había escuchado. Unas semanas después, otro apasionado de la historia, el cineasta cubano Manuel Pérez, quien conoció y entrevistó largamente a Leonov en Moscú, me dijo más o menos lo mismo, aunque desde su perspectiva audiovisual: “No conozco el libro lamentó pero si Leonov escribe como habla, debe ser una maravilla. He vuelto a revisar su testimonio y es una película de la historia, pero una película extraordinariamente apasionante…

Esta mañana, en el Palacio de Convenciones, mientras un Eusebio Leal contenido, trataba de resumir las esencias de 400 páginas, ante un auditorio evidentemente ansioso por leer sus ejemplares ya en mano, miré más de una vez hacia la butaca vacía donde habitualmente se sienta el protagonista. Tampoco el autor asistió a la presentación que, no por discreta, dejó de ser emotiva.

El historiador de La Habana, sin más apuntes que su memoria y el privilegio del que conoce bien lo que ya ha leído, puso en el aire palabras que acaso completarán las ediciones futuras del libro, cálido aviso de lo que esas páginas encierran y que hasta ahora solo formaban parte del imaginario colectivo, como la legendaria lealtad a los amigos, a la familia, al país, a la humanidad en definitiva, de un hombre que también es parte de nosotros mismos.

Presentan este martes el libro “Raúl Castro, un hombre en Revolución”. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Presentan este martes el libro “Raúl Castro, un hombre en Revolución”. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Presentan este martes el libro “Raúl Castro, un hombre en Revolución”. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Mariela Castro firmó algunos de los libros durante la presentación en el Palacio de las Convenciones de “Raúl Castro, un hombre en Revolución”. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Jóvenes en el Palacio de las Convenciones durante la presentación de “Raúl Castro, un hombre en Revolución”. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Presentan este martes el libro “Raúl Castro, un hombre en Revolución”. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Presentan este martes el libro “Raúl Castro, un hombre en Revolución”. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Presentan este martes el libro “Raúl Castro, un hombre en Revolución”. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Presentan este martes el libro “Raúl Castro, un hombre en Revolución”. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Presentan este martes el libro “Raúl Castro, un hombre en Revolución”. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Presentan este martes el libro “Raúl Castro, un hombre en Revolución”. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate