Archivos Mensuales: mayo 2015

#RelacionesCuba-Estados Unidos

Siete claves para entender lo que está pasando entre Cuba y Estados Unidos

21 mayo 2015

La delegación oficial cubana a la Tercera ronda de Conversaciones Cuba-EEUU. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

WASHINGTON.—Han transcurrido cinco meses desde que los presidentes Barack Obama y Raúl Castro anunciaran el pasado 17 de diciembre su intención de abrir un nuevo capítulo en las relaciones entre Es­tados Unidos y Cuba.

Tras un encuentro histórico de los dos mandatarios en la VII Cumbre de las Américas, hoy inicia en Wa­shing­ton la tercera ronda de conversaciones a nivel de funcionarios para avanzar en el restablecimiento de relaciones diplomáticas y la reapertura de embajadas.

Izar las banderas de las misiones de Washington y La Habana sería ya de por sí un hito entre dos naciones vecinas que han carecido de nexos formales durante más de medio si­glo. Sin embargo, constituiría solo el inicio de una etapa mucho más larga y compleja.

Los malos entendidos y también las manipulaciones intencionadas han acompañado este proceso desde un inicio. Granma comparte con sus lec­­tores siete claves para ayudar a entender las dimensiones de lo que está pasando entre La Habana y Wa­shington y la etapa que se avecina.

1. Los presidentes tomaron una decisión, lo que falta es llevarla a la práctica

El 17 de diciembre, entre otras noticias de importancia para ambos pueblos, Raúl Castro y Barack Obama anunciaron simultáneamente que han decidido restablecer las relaciones diplomáticas entre Cuba y EE.UU, rotas hace más de medio siglo.

Ahora, la voluntad de los presidentes debe pasar por los canales oficiales de cada país para materializar ese paso.

Las delegaciones que se han reunido en La Habana y Washington en varias rondas de conversaciones y encuentros técnicos, están llevando adelante ese proceso.

La importancia de estas reuniones es que establecen las bases sobre las cuales van a funcionar los nexos di­plomáticos, para no incurrir en los errores del pasado.

2. Ninguna de las partes ha condicionado el restablecimiento de relaciones

Una de las principales líneas de ataque mediático contra las conversaciones ha sido hablar de “condicionamientos” entre las partes.

Tanto los diplomáticos cubanos co­mo estadounidenses han sido claros en que el ambiente de trabajo lo ha marcado el respeto y la profesionalidad, en un clima de reciprocidad y sin injerencias.

Cuba lo que sí hizo desde un inicio fue señalar aspectos que resultaría necesario solucionar antes de dar un paso: el fin de su injusta inclusión en la lista de países terroristas y la situación de su misión en Washington, que ha carecido de servicios bancarios por más de un año.

Ambos aspectos ya están en camino de su solución definitiva, según ha trascendido.

Entretanto, los funcionarios estadounidenses han hablado sobre la movilidad de sus representantes en la futura embajada en La Habana (la de los diplomáticos cubanos también está limitada en Washington), así como el acceso de los cubanos a sus instalaciones.

Al respecto, Cuba ha insistido en la importancia de cumplir con las Con­venciones de Viena sobre Relaciones Diplomáticas y Consulares, que establecen la importancia de cumplir las leyes del país anfitrión y no inmiscuirse en sus asuntos internos.

Una misión debe poder relacionarse con las personas del país anfitrión, pero respetando preceptos y normas, explicó recientemente un di­plo­má­tico cubano.

3. El restablecimiento de relaciones no es lo mismo que la normalización de relaciones

Confundir el proceso de restablecimiento de los nexos diplomáticos  con el de normalización de las relaciones, que es mucho más largo y complejo, es otro error común.

Después de contar con embajadas en ambas capitales, se abriría la eta­pa de la compleja búsqueda de la “normalidad” entre dos países que comparten una convulsa historia bilateral.

Las autoridades cubanas han se­ñalado varios puntos que se consideran indispensables para hablar de una normalización: el levantamiento del bloqueo, la devolución del te­rritorio de la Base Naval de Guan­tánamo, el fin de las transmisiones ilegales de radio y televisión, la cancelación de los planes de cambio de régimen y la compensación por los daños causados al pueblo cubano durante más de medio siglo de agresiones, entre otros.

Nunca se ha dicho que esos puntos necesitan solución para abrir las embajadas, como algunos medios han intentado manipular.

Incluso las autoridades estadounidenses han reconocido la posición cubana.

“Unas relaciones completamente normales no incluyen un embargo económico, no incluyen sanciones económicas”, dijo recientemente una funcionaria del Departamento de Estado de EE.UU. que pidió su anonimato.

Sin duda esta nueva etapa incluye la discusión de otros asuntos de interés para ambas naciones. Pero Cuba ha sido clara que no se le puede pedir que “dé algo a cambio”. Nuestro país no aplica esas medidas a Estados Unidos, ni tiene bases militares en territorio norteamericano, ni promue­ve un cambio de régimen.

Asimismo, Cuba ha dicho que no se le puede exigir que tenga que renunciar a sus ideales de independencia y justicia social, ni claudicar en uno solo de sus principios, ni ceder un milímetro en la defensa de la soberanía nacional.

4. El cambio de política de Washington es un triunfo del pueblo cubano y de la integración latinoamericana

No pecaríamos de chovinistas al reconocer, co­mo lo ha hecho la ma­yoría de la comunidad internacional, que el hecho de que Cuba haya llegado a este punto es resultado de casi siglo y medio de heroica lucha y fidelidad a sus principios.

Asimismo, no se podría pensar en cambios de política de este calado sin entender la nueva época que vive nuestra región, y al sólido y valiente reclamo de los gobiernos y pueblos de la Comunidad de Estados Lati­noa­mericanos y Caribeños (Celac).

En la II Cumbre de la Celac en La Habana se firmó un documento que no tiene referente en la historia he­misférica: la declaración de la región como Zona de Paz, la misma que reconoce “el derecho inalienable de to­do Estado a elegir su sistema político, económico, social y cultural, como con­dición esencial para asegurar la convivencia pacífica entre las naciones”.

5. Estados Unidos cambia los métodos, pero no los objetivos

Una de las grandes preguntas que ha seguido este proceso es en qué consiste y cuál es el alcance del cambio de política de Estados Unidos. El asunto no tiene una respuesta fácil y quizá sea muy pronto para poder hacer un análisis cabal.

Cuando el Presidente Obama hizo su anuncio, dijo que después de 50 años de una política fracasada, era hora de probar algo nuevo.

“Estamos en el camino hacia el fu­turo, dejaremos en la espalda las co­sas que hicieron el pasado complicado”, dijo Obama en Panamá respecto a Cuba.
Sin embargo, en varios momentos, las autoridades estadounidenses han dicho que cambian los métodos, pero no los objetivos. En esos objetivos está desde el 1ro. de Enero de 1959 el derrocamiento de la Re­volución.

“En Cuba, no estamos en el negocio del cambio de régimen”, precisó Obama durante la VII Cumbre de las Américas, en una declaración que llenó a muchos de esperanza.

Sin embargo, aún millones de dó­lares se destinan públicamente a pa­gar la subversión en Cuba, a lo que se suman otros fondos que no son de­clarados.
Por su parte, las autoridades cu­banas nunca han mostrado ingenuidad. “Nadie podría soñar que la nue­va política que se anuncia acepte la existencia de una Revolución socialista a 90 millas de la Florida”, dijo Raúl en su discurso durante la III Cumbre de la Celac.

6. Obama puede hacer mucho más

Obama acompañó los anuncios del 17 de diciembre con un grupo de medidas que modifican una pequeña parte de la aplicación del bloqueo, pero esa medida de agresión se mantiene en pie.

Cuba ha reconocido la valiente po­sición de Obama de involucrarse en un debate con el Congreso para po­nerle fin, algo que no había he­cho ningún otro presidente estadounidense.

Sin embargo, es falsa la matriz me­diática de que el presidente “ha he­cho todo lo que puede”.

Obama podría utilizar con determinación sus amplias facultades ejecutivas para modificar sustancialmente la aplicación del bloqueo, lo que está en sus manos hacer, aun sin la decisión del Congreso.

Pudiera permitir, por ejemplo, en otros sectores de la economía todo lo que ha autorizado en el ámbito de las telecomunicaciones con evidentes ob­jetivos de influencia política en Cuba.

7. Con respeto a la soberanía, no hay temas tabúes

Una de las lecciones de los últimos  cinco meses  —y quizá también del año y medio de conversaciones se­cretas que los antecedieron— es que Cuba y Estados Unidos pueden abor­dar cualquier asunto siempre que sea en un marco de respeto.

Cuba ha mostrado su voluntad a abordar incluso aquellos temas que más se han utilizado y manipulado para atacar a nuestro país, como de­mo­­cracia, libertad de expresión y de­rechos humanos, asuntos sobre los cuales tiene mucho que mostrar y opinar.

Quizá la clave más importante de todas, y la que resume este trabajo, es que el reto mayor entre Cuba y Es­tados Unidos es construir una con­vivencia civilizada basada en el respeto a sus profundas diferencias.

Anuncios

#PensandoAméricas

La gesta emancipadora hacia la integración de América Latina (2/2)

Una mirada a “Nuestra América”, la “Segunda Declaración de La Habana” y la  “Declaración del ALBA”  (2/2)

Salim Lamrani

América Latina

Ver parte 1

En ocasión del décimo aniversario de la fundación de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América en 2004 y a 120 años de la caída en combate de José Martí, conviene echar una mirada a tres textos fundadores de la integración latinoamericana.

2.      La unión necesaria

En “Nuestra América”, vibrante alegato a favor de la unión de los pueblos de América Latina, José Martí, con el tono persuasivoy pedagógico que lo caracteriza, llama a las conciencias iluminadas del continente a “despertar”. El Sur no puede ignorar la gravedad de la situación. Debe hacer uso de “las armas del juicio, que vencen a las otras” y apretar filas pues el momento es grave y múltiples peligros acechan a los pueblos del continente, particularmente “los gigantes que llevan siete leguas en las botas”. Para llevar a cabo esta lucha por la supervivencia y la preservación de la identidad y la soberanía latinoamericanas, son necesarias “las armas del juicio” pues “trincheras de ideas valen más que trincheras de piedra”. La federación de las fuerzas patrióticas es imprescindible pues la batalla se hará a escala continental y los pueblos “van a pelear juntos”. La unidad es la palabra clave del mensaje de Martí, que llama a dejar de lado los localismos, las divisiones y los conflictos fratricidas que pueden tener consecuencias funestas. Al revés, Martí llama al internacionalismo solidario, a la amistad entre los pueblos: “¡Los árboles se han de poner en fila, para que no pase el gigante de las siete leguas! Es la hora del recuento y de la marcha unida”. Frente a un poder dominador tan temible, no hay otra alternativa que “andar en cuadro apretado, como la plata en las raíces de los Andes”. Martí dedicaba entonces todos sus esfuerzos a la unión de todos los patriotas cubanos para librar contra el colonialismo español la “guerra necesaria” que comenzaría en 1895 y entendía que la gran batalla decisiva tras conquistar la independencia se libraría contra el imperialismo estadounidense. Y la unión de todos era la única posibilidad de conseguir la victoria.

Ningún pueblo de América Latina es débil, porque forma parte de una familia de 200 millones de hermanos”. Quizás ésta sea la frase esencial de la Segunda Declaración de La Habana y podría haber sido escrita por José Martí. A la vergonzosa sumisión a los dictados de Washington en 1962 de todos los gobiernos del continente americano, que aceptaron dócilmente expulsar a Cuba de la Organización de los Estados Americanos –con las notables excepciones de México y Canadá- La Habana replicó con esta proclama llamando a las fuerzas patrióticas de América Latina a la unión y a la resistencia. Dado que las miserias, los sentimientos, el enemigo y el destino son comunes, la lucha sólo puede ser común. El texto se dirige “a la generación de latinoamericanos de hoy” que debe seguir el ejemplo de Bolívar y Martí, tomar las riendas de su propio destino y librar la batalla decisiva contra “la metrópoli imperial más poderosa del mundo”. Washington nunca renunciará a sus objetivos de someter el continente, como lo ilustra el estado de sitio que ha impuesto a la isla de Cuba. Los actores de esta gesta libertadora serán “las masas”, “los pueblos”, los de abajo, los humildes, tanto de la ciudad como del campo, quienes en un movimiento colectivo de insurrección librarán el combate por la emancipación. Fiel a la tradición martiana, la Segunda Declaración de La Habana enfatiza el hecho de que será también una batalla de ideas contra el imperialismo, y más precisamente contra “el capital monopolista yanqui” y sus lacayos, las elites políticas locales. El movimiento de “esta América de color”, que comparte “la misma tristeza y desengaño”, logrará edificar la sociedad de mañana.

La Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América también se propone construir un porvenir más luminoso para todos y sienta las bases de la unión necesaria para ello. El establecimiento de relaciones estrechas, simbióticas entre Venezuela y Cuba, entre las patrias de Bolívar y Martí, entre quienes se reivindican hijos espirituales de ambos próceres, desde la llegada de Hugo Chávez al poder en 1999, más allá del aspecto simbólico, echó los fundamentos del proceso integrador latinoamericano. Dado que el proyecto del ALCA sólo llevará a “la desunión aún mayor de los países latinoamericanos”, la propuesta del ALBA abre una puerta de salvación. La palabra clave es la integración de las naciones de América Latina y el Caribe y conviene “luchar juntos” para alcanzar dicho objetivo. El ALBA considera como “principio cardinal” la solidaridad cabal entre los pueblos y reivindica los idearios y las aspiraciones de las grandes figuras de la emancipación de América Latina, empezando por Bolívar y Martí, rechazando los “nacionalismos egoístas” que pueden perjudicar el proyecto de la realización de la Patria Grande. El ALBA se basa en “una visión latinoamericanista” y en la cooperación que abarca a todas las categorías de las sociedades del Sur, lo que le permitirá resistir al expansionismo y a “los apetitos imperiales” de la otra América, y sobre todo edificar la Patria de todos, con la implicación de “todas las naciones”.

La unión de las fuerzas vivas y progresistas del continente permitirá edificar la Patria Grande de todos y ubicar al ser humano en el centro de sociedad, realizando así los anhelos de Bolívar y Martí.

3.      La Patria Grande de todos

El anhelo de José Martí se refleja en el título de su obra más transcendente: “Nuestra América”, que sintetiza sus aspiraciones unificadoras. Gran admirador del Libertador Simón Bolívar, el Maestro intentó continuar su misión de edificar la Patria Grande, o sea una unión de las naciones latinoamericanas que basarían sus relaciones en el respeto mutuo, la solidaridad y la reciprocidad, tomando en cuenta las especificidades, tradiciones y costumbres de cada pueblo. Para eso hay que proscribir los conflictos fratricidas que desangran al continente y son fuente de desgracia, muertes y miseria y juntarse como hermanos que comparten un destino común. “Devuélvanle sus tierras al hermano”, exhorta el revolucionario cubano, aludiendo quizás a la guerra entre Chile y Bolivia. América Latina, a pesar de su historia y procesos distintos, “es, una en alma e intento” y es el deber de todos construir esa unión y establecer una sociedad mejor en la que la primera ley de la República sea “el culto a la plena dignidad del hombre”. Martí tiene fe en las virtudes del ser humano y en la generosidad de las mujeres honradas y los hombres decorosos de América Latina. La Patria Grande de todos debe ubicar en el centro de su proyecto futuro a los sectores más frágiles de la familia latinoamericana, al huérfano, a la viuda, al anciano. Sólo así se podrá alcanzar la libertad plena, la igualdad soberana y la justicia social entre los pueblos del Nuevo Mundo.

La Segunda Declaración de La Habana tiene la vocación de construir “un mismo mejor destino” para todos los pueblos de América Latina. La Revolución Cubana, “de los humildes, por los humildes y para los humildes”, ha engendrado la transformación social más radical de la historia del continente, con resultados excepcionales en los campos de la salud, la educación y la lucha contra la extrema pobreza. El texto afirma que los pueblos no se encuentran condenados al hambre, a la miseria, a la sumisión, ni a la humillación perpetua. Otro mundo es posible en el cual todos tendrán pan, salud, educación y cultura. Todo el continente se librará del “imperialismo yanqui”, conquistará sus derechos “casi 500 años burlados por unos y por otros”, y escribirá su propia historia. La Revolución Cubana se presenta como la vanguardia de los movimientos progresistas del continente e indica con su ejemplo la vía a seguir para conquistar la independencia total, la soberanía plena y la emancipación definitiva. No hay ninguna fatalidad y es factible el sueño de Bolívar y Martí de construir una sociedad distinta de la del Norte que oprime a los más vulnerables, explota a los más necesitados y saquea los recursos de las naciones más pequeñas para satisfacer sus intereses personales y egoístas. La resignación no puede ser una opción para los descendientes de quienes lucharon contra el colonialismo español y existe una alternativa bolivariana y martiana para los pueblos del Sur.

La Alternativa Bolivariana para las Américas –ahora Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América– se presenta como el inicio de la consagración de los sueños de Bolívar y Martí. Ambiciona realizar una “integración basada en la cooperación, la solidaridad y la voluntad común” para “satisfacer las necesidades y los anhelos de los países latinoamericanos y caribeños y, a la par, preservar su independencia, soberanía e identidad”. La edificación de la Patria Grande es la única puerta de salvación para América Latina. La justicia social y la solidaridad deben cimentar esta alianza entre los pueblos del Sur y las leyes del mercado no pueden prevalecer sobre el bienestar de las poblaciones. La visión deber ser latinoamericanista y no nacionalista. Basándose en la filosofía de Rousseau, el ALBA enfatiza que para alcanzar la democracia plena conviene eliminar las desigualdades sociales que afectan de modo dramático la vida de los sectores más frágiles. Sin igualdad no hay libertad posible. Los doce principios rectores del ALBA echan las bases del modelo integrador. El Estado tiene un papel participativo y planifica la economía y se toman en cuenta las especificidades de cada país para que el progreso sea provechoso para todos los pueblos. El modelo integrador rechaza la competencia para privilegiar la cooperación y la reciprocidad con el objetivo de reducir la pobreza sin atentar contra la identidad peculiar de cada nación. Reivindicando el adagio martiano “ser culto para ser libre”, el ALBA preconiza una campaña continental de alfabetización que se ha llevado a cabo desde 2004 gracias el programa cubano de vocación internacionalista “Yo, sí puedo”, que ha permitido alfabetizar a ocho millones de personas en el mundo. La salud también resulta es una prioridad y la Operación Milagro lanzada el 2005, que consiste en operar a las poblaciones del continente víctimas de cataratas y otras enfermedades oculares, se enmarca en este proceso integrador y los resultados son espectaculares, con 5 millones de personas que han recobrado la vista sin pagar un centavo. El Fondo de Emergencia social permitirá hacer frente a las necesidades en caso de catástrofe natural o humanitaria. También se prevé desarrollar las tecnologías de comunicación para permitir a los ciudadanos salir del subdesarrollo y el cable de fibra óptica construido entre Venezuela y Cuba es un ejemplo de esta voluntad. La Patria Grande sólo puede existir con la protección de la Madre Tierra y el ALBA propicia el desarrollo sostenible que preserva la naturaleza. La creación de Petrocaribe en 2005, que permite a 13 países de la región recibir suministros energéticos subvencionados, es ilustrativa de ese nuevo modelo solidario. Del mismo modo, la creación del Banco del Sur reduce la dependencia financiera de América Latina respecto a las grandes instituciones bancarias del Primer Mundo. Telesur, el canal hispanoamericano más importante, que se presenta como alternativa al poder informativo hegemónico de CNN, el canal del vecino del Norte, es también revelador de la nueva época que vive América Latina que ya no acepta la sombra tutelar de Estados Unidos.

A lo largo de los siglos, desde la publicación de “Nuestra América”, se ha ido edificando el sueño de un continente unido e integrado. La Segunda Declaración de La Habana demostró que era posible crear una sociedad distinta al modelo neoliberal “ante las propias narices de Estados Unidos”. La creación del ALBA se reivindica como la consagración del sueño emancipador de Bolívar y Martí.

Conclusión

Estos tres textos, “Nuestra América”, la “Segunda Declaración de La Habana” y la “Declaración del ALBA” sintetizan la evolución del proyecto emancipador elaborado por Simón Bolívar y José Martí en el siglo XIX. Para resistir a los apetitos imperiales del poder hegemónico estadounidense, decidido a apoderarse del continente, los pueblos latinoamericanos han de cimentar su unión en torno a valores e intereses comunes para poder preservar la independencia, la soberanía y la identidad de América Latina. Sólo la federación de todas las fuerzas progresistas permitirá establecer un plan de integración regional basado en la solidaridad, la reciprocidad, la justicia social y la preservación de la cultura.

Desde finales del siglo XIX hasta principios del siglo XXI, el anhelo bolivariano y martiano ha sobrevivido, a pesar de las vicisitudes de la historia, de los sueños frustrados por el intervencionismo de Washington en los asuntos internos de los pueblos de Nuestra América, de las derrotas momentáneas del progresismo durante la Guerra Fría. La emergencia de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América en 2004 ilustra la vigencia del pensamiento martiano y bolivariano y la resistencia de los pueblos del Sur a la invasión y la subyugación.

No obstante, la lucha por la independencia, la soberanía, la justicia social y la diversidad cultural sigue vigente ya que el “Coloso del Norte”, para decirlo con palabras del revolucionario Martí, nunca se resignará a su decadencia y persistirá en socavar los procesos progresistas latinoamericanos como lo ilustran las maniobras que orquesta Washington en el continente. Desde el intento de golpe de Estado contra Hugo Chávez en 2002, pilar fundamental de la gesta integradora del siglo XXI, hasta el golpe consumado en Honduras en 2009 contra el Presidente democrático Manuel Zelaya, por haberse integrado en el ALBA, Washington ha demostrado que no renunciaría fácilmente a perder lo que algún día fue su patio trasero.

#PensandoAmericas

La gesta emancipadora hacia la integración de América Latina (1/2)

Una mirada a “Nuestra América”, la “Segunda Declaración de La Habana” y la “Declaración del ALBA” (1/2)

Salim Lamrani

Memorial de América Latina Niemeyer

En ocasión del décimo aniversario de la fundación de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América en 2004 y a 120 años de la caída en combate de José Martí, conviene echar una mirada a tres textos fundadores de la integración latinoamericana.

Introducción

Los tres documentos, “Nuestra América”, la “Segunda Declaración de La Habana” y la “Declaración del ALBA”, simbolizan los desafíos de la integración latinoamericana en un contexto geopolítico dominado por la sombra tutelar hegemónica de Estados Unidos y esbozan un panorama histórico de esta epopeya emancipadora de los países del Nuevo Mundo desde el siglo XIX hasta el siglo XXI. “Nuestra América”, texto escrito en 1891 por José Martí, Apóstol y Héroe nacional de Cuba, creador del proyecto integrador, constituye el pilar fundacional del edificio unificador de las naciones latinoamericanas y echa las bases teóricas de esta aspiración histórica. “La Segunda Declaración de La Habana”, proclama publicada en 1962 tras el triunfo de la Revolución Cubana y la decisión de la Organización de Estados Americanos –supeditada al poder estadounidense– de romper las relaciones diplomáticas con La Habana, reivindica el legado martiano y señala al principal enemigo de la independencia y de la soberanía del continente: el poder imperialista de Washington. Con la Alternativa Bolivariana para las Américas de 2004, se consagra finalmente el sueño bolivariano y martiano de una integración continental con el establecimiento entre Venezuela y Cuba de un acuerdo de cooperación multifacético que se extendería a otras naciones de la Patria Grande, y queda sepultado el proyecto del ALCA defendido por el “Norte revuelto y brutal”.

“Nuestra América”, texto inaugural que ocupa un espacio privilegiado en la historia del pensamiento latinoamericano, cimienta el anhelo emancipador. En esta exhortación a la unión necesaria, José Martí, precursor de la lucha antiimperialista, recuerda que la federación de los pueblos latinoamericanos en torno a valores e intereses comunes es la única puerta de salvación contra el “gigante de las siete leguas” que aspira a dominar el continente. Este fragmento, revelador del pensamiento martiano, constituye una exhortación a cerrar filas para impedir que Estados Unidos se apodere de las riquezas de América Latina y prosiga su política expansionista tan devastadora para los pueblos hispanos. En este llamado a la toma de conciencia y al combate, el Maestro privilegia la fuerza de las ideas justas y generosas, las “armas del juicio” pues “trincheras de ideas valen más que trincheras de piedra”.

El extracto de la Segunda Declaración de La Habana es sin duda el texto más transcendente de la historia política del continente desde la publicación de “Nuestra América”. Inspirado directamente en el ideario martiano, de ideología socialista, ambiciona tejer lazos indisolubles entre les distintos miembros de la familia latinoamericana que aspira a conseguir su segunda independencia y emanciparse de la sombra imperial de Estados Unidos. La marcha unida, de todos los segmentos sociales, es una necesidad imperiosa y vital para poder librar esta segunda batalla común contra el opresor del Norte que representa el principal obstáculo a la edificación de la Patria de Bolívar. Este escrito constituye un llamado a la insumisión y a la rebeldía de todas las naciones contra un poder hegemónico que quiere aplastar las aspiraciones de libertad, igualdad y justicia social de los humildes y de los “pobres de la tierra” americana.

La Declaración Conjunta, texto político firmado por los presidentes Hugo Chávez de Venezuela y Fidel Castro de Cuba en 2004, echa las bases de la actual Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América. Esta coalición integradora nace del rechazo a las ambiciones de Washington (dirigido entonces por el presidente George. W. Bush) que quiere imponer al continente una zona de libre cambio neoliberal que hundiría a las naciones latinoamericanas en la sumisión y la dependencia. El capital transnacional domina las economías regionales y las relaciones entre el Norte y el Sur se basan en la ley del más fuerte. Elaborada primero como alternativa, el ALBA es la respuesta de los dos países más progresistas del tablero político e ideológico latinoamericano a los impulsos hegemónicos del Norte. Preconiza basar las relaciones en la reciprocidad, la solidaridad, la no injerencia en los asuntos internos y el respeto mutuo y ubicar al ser humano en el centro del proyecto de sociedad, retomando así el ideario bolivariano y martiano.

¿En qué medida estos tres textos fundadores, escritos en tres siglos distintos, reivindican la preservación de la independencia y la identidad latinoamericanas y constituyen el fundamento de la resistencia histórica al poder hegemónico de Estados Unidos en el continente?

Tres ejes estructuran estos textos, pilares de los distintos procesos de integración y resistencia a los apetitos imperiales de los Estados Unidos de América. Primero, aunque esos escritos se redactaron en tres siglos distintos, todos señalan a un mismo enemigo común, a ese “vecino formidable” que desdeña e ignora a los pueblos del Sur, para decirlo con palabras de Martí, “al capital monopolista yanqui” que denuncia la Segunda Declaración de La Habana, o a ese Norte y “sus apetitos de dominación sobre la región” señalado en la Declaración del ALBA. Luego, la unión de todas las fuerzas patrióticas del continente es la premisa para la edificación de una política de resistencia al mastodonte hegemónico que quiere hundir a los pueblos latinos en la subordinación y la esclavitud. Resulta imprescindible alcanzar la federación continental, “la solidaridad más amplia entre los pueblos de la América Latina y el Caribe”, pues “es la hora del recuento y de la marcha unida” de esa “familia de 200 millones de hermanos”. Finalmente, el objetivo común es edificar la Patria Grande de todos, donde “lo mejor del hombre” prevalecería en el camino hacia “un mismo mejor destino” basado en la “en la cooperación, la solidaridad y la voluntad común de avanzar todos de consuno hacia niveles más altos de desarrollo”.

1.      Un enemigo común: el poder imperial y hegemónico yanqui

Desde la fundación de las trece colonias y el inicio del proceso expansionista, Estados Unidos siempre ha constituido la principal amenaza para las jóvenes naciones latinoamericanas. La doctrina del Destino Manifiesto, que estipulaba que la conquista de todo el continente era la misión divina del “pueblo emprendedor y pujante”, tuvo consecuencias devastadoras para México, que perdió más de la mitad de su territorio en la guerra de 1846-1848. Martí, visionario y hombre de su tiempo, vio con lucidez el peligro “de los gigantes que llevan siete leguas en las botas” y dedicó su vida a alertar a sus compatriotas latinoamericanos sobre los designios hegemónicos del poder imperial del Norte. Ardiente defensor de la soberanía y la identidad de América Latina, el cubano, dotado de una fortaleza espiritual a toda prueba, multiplicó los esfuerzos para conseguir la independencia total de su tierra natal, codiciada por Washington desde principios del siglo XIX, por su posición geoestratégica y sus recursos naturales. En “Nuestra América”,texto de combate y estímulo a la resistencia, el Apóstol recuerda que la lucha por la independencia y la soberanía es un combate de todos los instantes, con el fin de evitar caer en la servidumbre de un poder opresor. “El pulpo” sólo espera el momento adecuado para caer “con esa fuerza más” sobre las jóvenes republicas hispanoamericanas. Martí denuncia también a quienes le abren “la puerta al extranjero”, aludiendo a las elites corruptas y apátridas que pululan en el continente y no vacilan en firmar un pacto con el diablo del Norte, en entregar la economía nacional y los recursos naturales, anteponiendo su egoísmo al interés superior de la patria. “La independencia” de América Latina resulta amenazada por el desdén del vecino del Norte que no la conoce y su “tradición de conquista” que suscita su “codicia”.

La Segunda Declaración de La Habana se enmarca en la continuidad de “Nuestra América” y denuncia “al mismo enemigo” que señaló Martí. Tras conseguir la independencia después de una larga lucha contra el imperio español que duró casi un siglo y le costó enormes sacrificios, América Latina se encuentra en la obligación de librar otra batalla mayor contra el poder estadounidense, que no ha renunciado a dominar el continente. El lugar elegido para hacer pública la proclama es la capital de Cuba y esto tiene un alcance simbólico pues la Isla de Cuba ejemplifica la lucha de los pueblos del Sur contra todos los demonios. En efecto, tras treinta años de lucha entre 1868 y 1898, en la guerra de independencia que fue la más larga y la más sangrienta de todo el continente, Cuba vio sus sueños emancipadores frustrados por la intervención imperial de Estados Unidos, que transformó la patria de Martí en un vulgar protectorado y en una república neocolonial. Tras sesenta años de dominación estadounidense de 1898 a 1958, el pueblo cubano realizó por fin su anhelo de una patria libre y soberana con el triunfo de la Revolución liderada por Fidel Castro el primero de enero de 1959. Pero inmediatamente tuvo que enfrentarse a la hostilidad del vecino imperial que no aceptaba la realidad de una Cuba soberana y la pérdida de su “fruta madura” tan codiciada. La Segunda Declaración de La Habana proclama que la lucha contra el imperialismo yanqui es un combate de toda la humanidad y de todos los pueblos, sobre todo de los más humildes, “los indios”, “los campesinos sin tierra”, “los obreros explotados”, pero también “las masas progresistas”, “los intelectuales honestos y brillantes”. América Latina debe dar el ejemplo en la resistencia a ese “Norte revuelto y brutal” que la desprecia.

La fundación del ALBA es una respuesta al ALCA, proyecto de dominación económica elaborado por Washington para penetrar en las economías latinoamericanas y supeditarlas a los intereses de las transnacionales estadounidenses. El ALCA es una ampliación de ALENA, zona de libre cambio que incluye los territorios de Canadá, Estados Unidos y México, creada en 1994, que destruyó la industria y la agricultura mexicanas, las cuales no podían competir contra los productos subvencionados procedentes del vecino del Norte. Para evitar “una profundización del neoliberalismo” promovido por el presidente Bush, lo que hundiría a América Latina en una “dependencia y subordinación sin precedentes”, nació una alternativa elaborada por Fidel Castro y Hugo Chávez. Ambos líderes, que reivindican el legado político de Bolívar y de Martí, ven el ALCA como una maniobra más de Washington para tomar posesión de las riquezas del continente pues saben, como dijera el Apóstol cubano, que “quien dice unión económica dice unión política”, y las dos Américas no tienen los mismos intereses. El ALCA tiene como objetivo impedir la independencia económica de los países del Sur y fortalecer la dependencia de los productos y financiamientos del Norte, como lo ilustra el caso de la deuda externa. Antes de proponer un modelo distinto para la Patria Grande, el ALBA se edifica primero como un baluarte de resistencia a los apetitos del coloso del Norte, que quiere seguir saqueando el continente y mantenerlo en la servidumbre, y por consiguiente rechaza “con firmeza el contenido y los propósitos del ALCA”. Para acabar con la “pobreza”, la “desesperación de los sectores mayoritarios” de América Latina, “la desnacionalización de las economías de la región” y la “subordinación absoluta a los dictados desde el exterior” nació el ALBA.

Pero para poder resistir al “Norte revuelto y brutal” y a su poder hegemónico, que quiere apoderarse de continente, es imprescindible fortalecer la unión de la familia americana que comparte las mismas aspiraciones a un mismo mejor destino y es lo que señalan los tres documentos históricos.

Sigue: “La gesta emancipadora hacia la integración de América Latina” (2/2)

#EEUU pagá bastante a sus mercenarios!

26 000 dólares paga gobierno de EE.UU. al pateador de Panamá

Orlando Gutiérrez Boronat tira patadas frente a la embajada de Cuba en Panamá.

Revela el blog Along the Malecón, del periodista estadounidense Tracey Eaton, que Orlando Gutiérrez Boronat, el hombre que inició el enfrentamiento en el parque Porras durante la Cumbre de las Américas en Panamá  y que hoy se sabe fue enviado allí por la Congresista Ileana Ros-Lehtinen para provocar una situación que impidiera el encuentro del presidente Barack Obama con el líder cubano Raúl Castro, cobra 26 000 dólares subvencionados por el gobierno de Estados Unidos.La esposa de Gutiérrez Boronat -Janisset Rivero- recibe $53 538. 

Marido y mujer se llevan a la casa de la familia más de 73 000 dólares de los contribuyentes norteamericanos por sabotear la relación de EE.UU. con Cuba. Ambos trabajan para el “Directorio  Democrático Cubano” con sede en Miami.

Dice Eaton: 

Contribuyentes estadounidenses proporcionan la mayor parte de los fondos para el Directorio, que recibió $ 6,272,110 en subvenciones del gobierno 2009-2013, registros de impuestos lo muestran.

La misión de la organización es tratar de lograr la democracia en Cuba a través de una “la lucha ciudadana, no violenta”, que incluye el apoyo a los disidentes “el intercambio de información con el pueblo cubano”, y “la solidaridad internacional con el movimiento pro-democracia en Cuba”, dice la página web del Directorio.

Proyectos de Directorio incluyen Radio República, que ofrece noticias, debates y entretenimiento, y el periódico La República.

En 2008, el Directorio emitió un comunicado en defensa de la forma en que gasta su dinero después de la Fundación Nacional Cubano Americana publicó un informe criticando la organización.

De acuerdo con un formulario del IRS 990 presentada el 24 de noviembre de 2014, el grupo pasó $ 951.862 en 2013. Eso incluye 382,305 dólares en salarios y otras remuneraciones y $ 569,557 en otros gastos.

Los salarios incluyen:

Janisset Rivero Gutiérrez, 40 horas por semana: $ 53,538.
Eddy R. Cento, director de finanzas, 40 horas por semana: $ 52,154.
Orlando Gutiérrez Boronat, 20 horas por semana: $ 26,154.

No había ningún desglose de los salarios restantes.
Otros gastos que figuran en el informe incluyen:

Otros beneficios de los empleados: $ 15509
Impuestos sobre la nómina: $ 28.634
Contabilidad: $ 18.5 mil
Otras tasas por servicios: $ 15.017
Gastos de oficina: 2,298 dólares
Alquiler de oficina: $ 77.827
Viajes: $ 50,687
Conferencias, congresos y reuniones: $ 6033
Depreciación, agotamiento y amortización: $ 30,326
Seguro: $ 3.487
Ayuda humanitaria: $ 3.189
Los gastos bancarios: $ 1.343
Los cargos por financiamiento: $ 424
Gastos de Auto: $ 72
Cargos por pago tardío: $ 154
Administración de la red: $ 219
Otras tasas de presentación de impuestos: $ 70
Oficina de servicios de nómina: $ 2.390
Franqueo y envío: $ 1618
La programación de radio: $ 104.517
Apoyo a las actividades cívicas: $ 59.860
Teléfono: $ 75.429
Vídeo de producción / copia: $ 330

“>”Pérdida por deterioro de la torre de radio”: $ 115,767 (Ninguna explicación se da para este gasto ¿Era una torre de radio que fue incautada o desactivado por las autoridades cubanas O arruinado por un huracán?).

Los pagos a las personas fuera de los EE.UU. incluyen:

3.189 dólares en ayuda humanitaria para 32 personas.
59.860 dólares en apoyo a las actividades cívicas para 4400 personas.
$ 15.500 catalogado como “reporteros en la Isla” para 1.500 personas

Para saber de la actividad terrorista de Gutiérrez Boronat leer La lista de terroristas que le queda a Obama.

#YoaniSanchez y sus patrocinadores

Yoanismo sin Yoani: “Los programas democráticos seguirán”

mujer-marioneta-1Iroel Sánchez/La Pupila Insomne

Cuando los patrocinadores de Yoani Sánchez decidieron lanzar el “periódico” 14 y medio -que ya cumple un año- no es el algoritmo lo que falló: sacar a alguien de Cuba, prepararlo, asignarle un financiamiento no proveniente directamente de gobierno de EE.UU., declarar transparencia en el origen y uso del dinero y proclamar preocupación por asuntos ciudadanos como el derecho a la información y los problemas de la comunidad insuficientemente atendidos por instituciones gubernamentales, organizaciones de masas y la prensa cubana.

Tampoco se equivocaron en utilizar internet como plataforma del nuevo espacio. Previeron el incremento del acceso de los cubanos al red de redes, objetivo recientemente declarado por el gobierno cubano y apoyado por Washington, que ha anunciado dejará de ser un obstáculo para la conectividad de la Isla.

El error fue la persona escogida, con un pasado de vínculos con la desacreditada contrarrevolución tradicional, y la Sección de Intereses de EE.UU. en La Habana, documentados por Wikileaks, y desconectada de la academia y los periodistas cubanos. Otros proyectos como “El Barrio en vivo”,  -revelado por el periodista Tracey Eaton en su blog Along the malecon– resolvían lo primero pero carecían de lo segundo.

Un cable de la agencia Reuters, anuncia la forma de las cosas que vendrán, o mejor dicho, ya vienen, para hacer florecer -con los necesarios ajustes- el yoanismo sin Yoani ante el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos y el reclamo del gobierno cubano de que la actividad diplomática de Washington en la Isla se atenga a lo establecido por el Convenio de Viena:

EEUU señala que podría modificar sus programas pro democracia en Cuba

Por Lesley WroughtonWASHINGTON, 19 mayo (Reuters) – Un alto funcionario estadounidense dijo el martes que su Gobierno podría modificar programas pro democracia en Cuba que ese país desaprueba, lo que removería uno de los mayores obstáculos para el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambas naciones.

El alto funcionario del Departamento de Estado dijo a periodistas, antes de conversaciones con representantes de Cuba el jueves, que ambas partes han acercado posiciones para la reapertura de embajadas tras el anuncio en diciembre de un proceso para restablecer lazos cortados durante la Guerra Fría.

“Los programas democráticos (…) han cambiado con el tiempo y seguirán haciéndolo para reflejar una realidad, ya sea una realidad en el terreno en Cuba o en Estados Unidos”, dijo el funcionario en una conferencia telefónica, a condición de anonimato según reglas del Departamento de Estado.

Cuba se ha opuesto desde hace mucho tiempo a los programas pro democracia, que incluyen cursos básicos de periodismo y de tecnologías de la información en la misión diplomática de Estados Unidos en La Habana.

Estados Unidos considera que los cursos son parte normal de sus funciones diplomáticas, pero el presidente de Cuba, Raúl Castro, dijo la semana pasada que son entrenamiento “ilegal” para opositores a su Gobierno.

El funcionario dijo, sin embargo, que Estados Unidos no detendrá los programas porque es la manera más directa de apoyar al ciudadano cubano común.

“Tenemos que ser cuidadosos y no pensar que esos programas son estáticos y separados de los cambios de ambiente en los que se desarrollan”, dijo el funcionario.

Las conversaciones del jueves en Washington son las cuartas desde que los presidentes Barack Obama y Castro acordaron restaurar las relaciones diplomáticas el 17 de diciembre, y se enfocarán en convertir las llamadas secciones de intereses en Washington y La Habana en embajadas. Cuba dijo el lunes que estaba lista para avanzar y que no ve obstáculos.

El funcionario del Departamento de Estado estuvo de acuerdo.

“Soy bastante optimista de que podemos llegar a un acuerdo que satisfaga nuestros requerimientos”, dijo el funcionario.

El Departamento de Estado de Estados Unidos anunció el 24 de diciembre de 2014 -exactamente una semana después de los acuerdos del 17D entre los gobiernos de Cuba y EE.UU.- que estaba buscando organizaciones estadounidenses o basadas en el extranjero interesadas en programas que “promuevan los derechos civiles, políticos y laborales en Cuba” para adjudicarles hasta $ 11 millones en subvenciones que van desde $ 500.000 a $ 2 millones cada una, declarando que daría prioridad a las propuestas que “hagan hincapié en el papel de los interlocutores cubanos en el desarrollo y el logro de los objetivos programáticos.” Las actividades a financiar abarcan “capacitaciones, becas de corta duración, o de compromiso”, no en la misión diplomática de EE.UU. en La Habana sino en otros países, incluyendo EE.UU.

El 18 de noviembre, un mes antes del 17D, escribí:

¿Qué puede pasar ahora? 

“Dos cosas. Incluso si el presidente Barack Obama no utilizara en el corto plazo sus prerrogativas -que las tiene- para comenzar a avanzar en la normalización con Cuba -amplia licencia para viajes de ciudadanos estadounideses, canje de prisioneros, retirar a la Isla de la lista de países terroristas, por ejemplo- los sectores que se oponen al cambio -especialmente la llamada extrema derecha cubanoamericana- empleará todas sus artes para provocar un incidente que atore el proceso. Ya lo hicieron en el pasado cada vez que se vio en el horizonte cualquier posibilidad de acercamiento y ahora mismo deben andar desesperados buscando una provocación.

“En paralelo, veremos el incremento de las acciones para lo que The [New York Times] llama  “influir de manera positiva en la evolución de Cuba” con el consiguiente florecimiento -ya en parte apreciable y financiado desde terceros países aliados a EE.UU-. de proyectos para lo que el quinto editorial del periódico neoyorquino describe como  “mecanismos para empoderar al cubano común y corriente, expandiendo oportunidades de estudios en el exterior, organizando más enlaces profesionales, e invirtiendo en las nuevas microempresas en la isla”. Un desafío que es parte de ese acercamiento que Cuba jamás rechazará pero cuyo objetivo tampoco se debe desconocer.”

Parece ser que por ahí vamos. Provocaciones no han faltado (“Performance” en la Plaza de la Revolución, sucesos del parque Porras en Panamá) y “mecanismos” parece ser que tampoco.

#ObamaDevuelveGuantánamo !!

Tom Wilner: Obama tiene autoridad presidencial para devolver Guantánamo a Cuba

Tom Wilner

Rosa Miriam Elizalde/Cubadebate

Es uno de los abogados más conocidos de Washington y probablemente el único que ha ganado un par de veces un caso en la Corte Suprema de los Estados Unidos, y el sistema ha vuelto a cambiar las leyes para regresar al  punto de partida. Thomas B. Wilner representó a los detenidos de Guantánamo en el juicio que estableció su derecho a ser asistidos por un abogado, y en dos decisiones la Suprema Corte confirmó el derecho de estos presos al habeas corpus, pero la justicia todavía está por hacerse.

Como él reconoce, esa prisión sigue siendo un símbolo de un país, Estados Unidos, que desdeña el estado de derecho. “Hay que cerrar Guantánamo, porque es cara, es ineficiente, lesiona nuestra posición internacional”, afirma Wilner, consultor de la firma de abogados Shearman & Sterling, en Washington, y hombre del establishment norteamericano. Antes de convertirse en un jurista de primera línea, estudió en la Universidad de Yale y en la Escuela de Leyes de Pennsylvania, las dos mejores y más caras academias de los Estados Unidos. En Yale fue condiscípulo, entre otros, del republicano George W. Bush y del demócrata John Kerry.

Wilner fue el vocero de un grupo de abogados norteamericanos que han representando a prisioneros de diversas nacionalidades, ilegalmente retenidos en la Base Militar de Guantánamo. Entre los presos había 12 kuwaitíes, clientes de Wilner, que fueron torturados por soldados estadounidenses en Afganistán y Pakistán antes de enviarlos a la base en Cuba.

Hemos hablado en otras ocasiones de la prisión de Guantánamo, pero es la primera vez en que nuestra conversación transcurre en Washington y se enfoca en un territorio más amplio que la cárcel, la franja ocupada en Cuba por el gobierno de Estados Unidos. Este es hoy uno de los temas que la Isla ha planteado como obstáculo para superar en el camino hacia la normalización de relaciones con el gigante del Norte.

El Presidente puede, pero debe encarar al Senado

-¿Tiene el presidente Obama autoridad presidencial para devolver a Cuba el territorio que ocupa la Base Naval de Guantánamo a Cuba, sin procurar la aprobación del Congreso?

-Creo que el Presidente la tiene. Tendría que hacer más investigación para estar completamente seguro, pero creo que él tiene autoridad unilateral para hacer esto. Lo que se ha planteado como un impedimento para él hacerlo – la Ley Helms-Burton – en realidad no lo es. El Presidente no requiere de la aprobación del Congreso. El tratado de Guantánamo en sí es claro sobre cómo podría concluir. Sin duda alguna el Congreso pediría que no se devuelva la Base sin al menos la aprobación del Senado estadounidense. Se necesita la aprobación del Senado para firmar los tratados, y muchos probablemente argumentarían que es necesaria la aprobación del Senado para poner fin a un tratado.

En la práctica, incluso si el Presidente tiene autoridad unilateral, es muy poco probable que cualquier mandatario, demócrata o republicano, terminaría un tratado como este sin al menos tener la aprobación tácita del Congreso.

-Desde el punto de vista jurídico, ¿cuáles son las diferencias esenciales entre la devolución del territorio a Cuba y simplemente cerrar la prisión? ¿Por qué los Estados Unidos construyeron esta prisión en Guantánamo, y no en otra de sus muchas bases en todo el mundo?

-Bueno, son dos preguntas totalmente diferentes. Estados Unidos podría cerrar la prisión y no devolver el territorio a Cuba. En efecto, si los Estados Unidos dejan de usar Guantánamo como prisión y utiliza ese territorio sólo como una base naval, probablemente estaría dando cumplimiento al tratado original. Si cumple el tratado original, nada obliga a devolver la base a Cuba, aparte de mejorar las relaciones con Cuba.

La segunda pregunta es muy interesante. El tratado de Estados Unidos con Cuba para el arrendamiento de Guantánamo a EE.UU., dice que Cuba tiene la soberanía sobre la base, pero EEUU tiene jurisdicción y el control total. En otras palabras, aunque técnicamente es territorio soberano de Cuba, EEUU ha ejercido todo el poder y autoridad sobre ese lugar. Guantánamo es único en ese sentido. EEUU no tiene otra base en el mundo en la que posea tal autoridad plena y sin restricciones, y a la vez, careciendo de soberanía. Esta distinción le dio a EE.UU. el argumento de que los tribunales estadounidenses no tenían jurisdicción sobre las acciones del ejecutivo en Guantánamo. La administración Bush defendió el argumento legal de que podía operar en Guantánamo de la forma que quería y hacer lo que quería a los prisioneros allí sin ninguna revisión legal. En otras palabras, la administración Bush afirmó que podía operar en Guantánamo fuera del ley porque la soberanía era cubana, no estadounidense. Este fue, de hecho, el concepto que desafiamos en los tribunales estadounidenses. Y la Corte Suprema finalmente estuvo de acuerdo con nosotros y sostuvo que el gobierno de Estados Unidos no pudo detener a la gente allí sin acceso a algún tipo de revisión judicial.

Me explico un poco más. Los EE.UU. no puede ejercer el mismo control completo y la jurisdicción sobre un lugar en Francia, Inglaterra o México, por ejemplo. En esos lugares EE.UU. no puede funcionar de la manera que desee porque el gobierno del país tiene el control… pero Guantánamo es diferente; es un lugar único en el que EE.UU. pueden hacer lo que quiere, porque ningún país puede intervenir y detenerlo. El gobierno de Bush puede detener a la gente allí sin pasar por los tribunales o negociar con el gobierno de otro país que tiene la autoridad para revisar la pertinencia de sus acciones o detenerlo. Al mismo tiempo, porque Guantánamo está en otro país y no en territorio de Estados Unidos, y aún así, argumentando que ese otro país tiene “soberanía” sobre el territorio, la administración Bush usó ese argumento legal ante los tribunales de Estados Unidos, que tampoco podían revisar sus acciones emprendidas. Ese es el argumento que teníamos que derrotar.

-¿Es la prisión en la base naval de Guantánamo, una violación del “arrendamiento” que aparece en el tratado original de EEUU y Cuba? Si es así, ¿qué pasaría si Cuba interpone un recurso legal donde argumente que EE.UU. está violando su contrato de arrendamiento? ¿Qué foro jurídico estaría disponible para Cuba?

-Creo que el uso por parte de Estados Unidos de la Base de Guantánamo como prisión viola claramente los términos del Tratado. El tratado o contrato de arrendamiento que EE.UU. firmó con Cuba para el territorio de Guantánamo dice que sería utilizado como una base carbonera; realmente como una estación de servicio para la Marina. Al no utilizarse para ese fin, sino como una prisión, viola el contrato de arrendamiento.

¿Qué hacer al respecto? Bueno, si Cuba fuera una potencia militar potencialmente podría enfrentar militarmente a EE.UU., pero es una propuesta poco probable.

La verdadera pregunta es dónde Cuba puede ir para obtener apoyo. Veo algunas posibilidades, aunque se necesita más investigación. Creo que ir a un foro jurídico internacional y conseguir un dictamen que reconozca que EE.UU. está violando el contrato de arrendamiento, no podría obligar a EE.UU. a salir de Guantánamo, pero proporcionaría fuerza moral a los argumentos de Cuba. Cuba podría tratar de ir a la Corte Penal Internacional, de La Haya.

En virtud del artículo 36 de los Estatutos de la Corte Penal Internacional, la organización puede interpretar los tratados entre los Estados miembros de la ONU. En ocasiones la Corte Penal Internacional necesita el acuerdo de los dos países para litigar el desacuerdo. Alguien tiene que investigar si Cuba podría presentar su caso sin el consentimiento de los Estados Unidos. Cuba también podría pedir a la Asamblea General de la ONU que solicite a la Corte Penal Internacional una opinión consultiva sobre la cuestión. Por eso Cuba debería llevar el caso a la Asamblea General de la ONU.

Ningún organismo internacional puede obligar a EE.UU. a hacer algo que no quiere hacer. Pero advertir que los EE.UU. no está actuando de conformidad con el Tratado, puede ayudar a generar un consenso para que EE.UU. ponga fin a ese asunto.

-¿Cuál es la situación legal ahora de los presos que quedan en la base? ¿Por qué la Administración Obama no cerró la prisión, que era una de sus grandes promesas electorales?

-Es muy difícil responder en pocas palabras. La situación legal actual es que el Presidente tiene prohibido ofrecerle a cualquier prisionero de Guantánamo ser transferido a la parte continental de Estados Unidos. Se le permite transferirlos a otros países, si el secretario de Defensa certifica que el país al que va destinado está tomando medidas para mitigar sustancialmente el riesgo de que el prisionero emprenderá acciones terroristas en el futuro. La ley, en este momento, se está debatiendo en el Congreso, para decidir si esto va a cambiar. A causa de la mayoría republicana en el Congreso, existe la posibilidad de que el Congreso hará que sea aún más difícil transferir detenidos a otros países. Por otro lado, John McCain, Presidente del Comité de Servicios Armados del Senado, quiere cerrar Guantánamo y quiere facilitarle a Obama la transferencia de prisioneros, al menos, a una prisión en Estados Unidos.

Con respecto a la segunda pregunta, en mi opinión, Obama es responsable de que Guantánamo siga en la situación actual. Dijo que iba a cerrar Guantánamo cuando asumió el cargo y él tenía plena autoridad para hacerlo sin ninguna restricción del Congreso. Él podía haber transferido detenidos a EE.UU. o a otros países sin restricciones. Él no lo hizo porque no quería despertar la oposición entre los republicanos. Puso a Guantánamo en un segundo plano y dio prioridad a otras cosas.

También se involucró en un plan para trasladar a algunas personas claramente inocentes de Guantánamo a los Estados Unidos, y se paró cuando un congresista lo criticó por tratar de hacerlo. El Congreso percibió su debilidad y encontró que era políticamente útil jugar con los temores de la opinión pública estadounidense, haciendo hincapié en que era un peligro alimentar la esperanza de la liberación de los detenidos. Ellos falsamente enfatizaron el peligro de liberar a cualquier preso de Guantánamo, diciendo que todos eran terroristas. La administración Obama no refutó esas acusaciones. El Congreso impuso restricciones a los presos que iban a ser transferidos y el gobierno dejó que eso sucediera. Mi opinión es que todo esto ha sido la demostración de una impresionante incompetencia de la administración Obama.

-Cuba ha dicho que la plena normalización de las relaciones con los Estados Unidos es un proceso largo y complicado que tendría que resolver varios obstáculos, entre los que incluye la devolución del territorio de Guantánamo. ¿Le parece justo?

-Honestamente, es la posición de Cuba. No es mi papel hacer comentarios sobre la posición de Cuba. Desde luego, puedo entender por qué Cuba ha tomando la decisión de sostener que la devolución de Guantánamo sería es una condición previa a la plena normalización de relaciones. Al tratarse de su posición, la respeto.

El Convenio para las Estaciones Carboneras y Navales

La Estación Naval en la Bahía de Guantánamo se estableció en 1898, cuando Estados Unidos ocupó militarmente la isla. El gobierno estadounidense obtuvo un arrendamiento perpetuo que comenzó el 23 de febrero de 1903, con la firma por parte de Tomás Estrada Palma, primer presidente de la República de Cuba, del Tratado cubano-estadounidense:

Artículo I. La República de Cuba arrienda por el presente a los Estados Unidos por el tiempo que las necesitare para el objeto de establecer en ellas estaciones carboneras o navales, las extensiones de tierra y agua situadas en la isla de Cuba que a continuación se describen: (…)

Artículo III: Si bien los Estados Unidos reconocen por su parte la continuación de la soberanía definitiva de La República de Cuba sobre las extensiones de tierra y agua arriba descritas, la república de Cuba consiente, por su parte, en que, durante el período en que los Estados Unidos ocupen dichas áreas a tenor de las estipulaciones de este convenio, los Estados Unidos ejerzan jurisdicción y señoríos completos sobre dichas áreas (…)

Ley Helms Burton

La Ley Helms Burton en su Título II, sección 201, apartado 12 establece: “Estar listos para iniciar negociaciones con un gobierno electo democráticamente en Cuba a fin de devolver a ese país la Base Naval de los Estados Unidos en Guantánamo o de renegociar el acuerdo actual en condiciones mutuamente aceptables”. Esta declaratoria, la única que aparece en la Ley sobre el territorio ocupado por EEUU en Cuba, no dice que el Presidente esté obligado a pedir la aprobación del Congreso para devolver la Base, afirma Wilner.

#YoaniLaMercenaria OTRA VEZ!!

Yoani Sánchez y sus misteriosos inversionistas…

14ymedio

Ricardo Estévez*

Otra vez Yoani Sánchez quiere ser noticia, y para esto no duda en utilizar su arma favorita “la mentira”. En esta ocasión no dudó en publicar un artículo resumiendo la gestión anual de su mal llamado “periódico independiente” dando la imagen de que todo fue un éxito y así borrar la sensación de fracaso latente en sus patrocinadores o titiriteros.

Sin ánimo de profundizar, el artículo sobre su gestión no parece genuino ni producto de un análisis serio de la persona que la escribe sino un guión enviado listo para publicar, si deseo comentar algunas ideas que a mi juicio deben quedar bien claras.

Según Yoani “su mayor satisfacción ha sido informar cada día y hacerlo con voz propia, con independencia de criterio y sin compromisos con terceros…”

Primeramente debo aclarar que a pesar de ser graduada de Filología, Yoani no domina aún el idioma Español (tal vez se le ha olvidado con tantos viajes a Europa y EE.UU.) pues en ocasiones, como es el caso, utiliza palabras sin saber su significado. Pero bueno para eso estamos escribiendo este artículo para que usted lector no sea víctima de estos errores.

No creo que sea precisamente “informar” lo que ha venido haciendo su reducido grupo de trabajo señora Yoani, informar no implica distorsionar la realidad manipulando hechos, ni tampoco implica negar los logros que hacen más orgullosos y alegres a nuestra sociedad.

En cuanto a la “voz propia sin compromisos con terceros”¿Será casual la similitud de contenidos con los publicados en los sitios más reaccionarios contra Cuba como Café Fuerte y Diario de Cuba, los cuáles son públicamente conocidos sus vínculos con la CIA? ¿Podrá usted escribir libremente y con objetividad sobre la ayuda médica que brindó Cuba para combatir el Ébola en los países más necesitados de África o la ayuda que brinda actualmente en Nepal a los damnificados del terremoto? Por poner algunos ejemplos.

Más adelante planteas que “haber sorteado la censura tecnológica que sufre nuestro sitio digital desde su nacimiento, también nos llena de regocijo. 14ymedio está bloqueado en la Isla desde el primer día y sigue bloqueado en los servidores que dan acceso a Internet a la población, tanto en los locales de Nauta como en los hoteles…”.

Esto es totalmente real, ahora ¿Cómo explicas que, a pesar de esta situación, 14ymedio aparece en el puesto número 229 en Cuba, según el ranking de Alexa? Tal vez sea una incongruencia pues, por más que me rompo la cabeza, no logro explicarme cómo puedes recibir tantas visitas desde Cuba. O tú mientes o Alexa miente.

La única explicación posible es una evidente manipulación en los datos proporcionados en la red, lo cual dudo mucho que tú puedas hacer. Esto no sería nada nuevo ya tus patrocinadores lo han hecho otras veces en Twuitter y Facebook que más da que lo hagan para realzar un medio que a todas luces ha sido un fracaso, pues fue hecho para incidir negativamente en la conciencia social de los cubanos y ni a ti ni a 14ymedio lo conocen en Cuba. Si no me crees mira este video:

Resulta llamativo, además, que aparezca 14ymedio como cliente de la reconocida empresa de productos y servicios online, Bitban, para la cual se han hecho clientes importantes medios de prensa en el mundo como son ABC, Clarín, Estrella Digital, La Razón (Argentina), La Voz de Asturia, RTVV y TeleCinco.

Hay que destacar que sus fundadores provienen de Grupo Prisa Digital, de reconocido vínculo con Club de Bildeberg y muy relacionado con los intereses del imperialismo norteamericano y la mafia terrorista de Miami para llevar a cabo la subversión contra Cuba.

Ahora ¿quién paga estos servicios? Ya sé que me vas a decir que los misteriosos “15 pequeños inversionistas privados residentes en Europa”. ¿Por qué no revelas quienes son esas personas que amablemente apoyan tu causa? ¿Dónde está tu transparencia?

Entre lo “pequeños inversionistas privados” de los que usted habla ha trascendido que están reaccionarios militantes del PP español y de otros partidos de ultraderecha de la UE que desean ver a Cuba y su gente enterrada, y también se habla del viejo lobo de la CIA, Carlos Alberto Montaner, experto en crear empresas editoras fachadas.

Tú eres solo la mano que mece la cuna, o más gráficamente, la marioneta que mueven los hilos del imperialismo.

Pero mejor, atendiendo a la “libertad de expresión” a la que tanto aludes, a la transparencia que supuestamente caracteriza a la Sociedad Interamericana de Prensa a la que perteneces, y a que tu financiamiento debe ser muy claro, no sea que como le ocurrió a la empresa española de sms Lleyda.Net, alguien esté financiando tu medio sin saber los reales intereses a los que sirves; revela quiénes son tus inversionistas y resuelve las contradicciones que evidencian las cifras de tu favorecido blog.

#LasDamasDeBlanco

Antonio Rodiles, el instructor de las Damas de Blanco.

Antonio Rodiles

Yohandry Fontana/Blog de Yohandry

Antonio Rodiles quiere calentar el asfalto en La Habana y se ha metido de lleno en un plan de la ultraderecha de Miami para entorpecer el restablecimiento de las relaciones Cuba-Estados Unidos, y empañar también la próxima visita del papa a la Isla.

En un reciente adiestramiento, el instructor precisó detalles de cómo las Damas de Blanco deben conducirse durante las manifestaciones públicas y la importancia del uso de las nuevas tecnologías para la coordinación y distribución de información desde el lugar de los hechos.

Hizo hincapié en la repartición de material propagandístico durante las caminatas, las cuales, dijo, tienen que ser más enérgicas, más largas, en diversos lugares de la capital cubana, para hacerse sentir y llamar la atención de la opinión pública y sobre todo de la prensa, muy ocupada ahora en el restablecimiento de las relaciones diplomáticas de La Habana y Washington.

Participaron en la reunión cabecillas de organizaciones financiadas, entre ellas Berta Soler, con un desfalco de más de 80 mil dólares entregados en premios y que fueron a parar al negocio inmobiliario.

Recordemos que el  instructor que dirige en Cuba el proyecto CIA Estado de SATS, se reunió recientemente con el ex candidato presidencial, John McCain, uno de los artífices de la llamada Revolución de Colores en las repúblicas ex socialistas de la Europa de Este, y entre los principales oponentes al restablecimiento de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba.

Hugo Damián, un tracatán de Berta Soler, indicó en otro entrenamiento con sus lacayos que no existe ninguna justificación para dejar de asistir a los eventos que convocarán las Damas de Blanco en los próximos meses (el que no asista no cobra), y puntualizó que si son detenidos y conducidos, deben proceder a romper todos los medios que tengan a su alcance: sillas, computadoras, radios, mesas, teléfonos, para dejar a las unidades del Ministerio del Interior con abundantes bajas de medios básicos.

El plan de la ultraderecha de Miami no incluye ningún medio de protección, por lo que si alguno de los detenidos se parte una pata en la rompedera de sillas, se jode; y la familia debe correr con los gastos, porque lo que llega de Miami es para fiestas, paladares, casas, carros, y no se puede gastar en sillas de ruedas y muletas.

#LaMercenaria Tania Bruguera

TANIA BRUGUERA: El Performance de las sombras.

TANIA BRUGUERA

#MarcoRubio otro mercenario que quiere ser Presidente de USA

Marco Rubio: Sus fabulosos gastos personales

Marco Rubio 2

Por: Nicanor León Cotayo

Durante años, comentó este domingo el sitio DiarioContraste,  sus oponentes lo han arañado en ese frente. Solo en 2010 le descubrieron que como candidato a senador federal hizo frente a sus gastos personales con una tarjeta de crédito del Partido Republicano. Ahora que aspira a ser candidato presidencial por esa organización, el Nuevo Herald divulgó en Miami algunos de sus ingresos.

El año pasado Rubio ganó 174 mil dólares como senador federal, 52 mil por derechos de autor y un puesto de enseñanza en una universidad, al tiempo de recibir  5 000 de propiedades alquiladas.

Además, subrayó el Herald, ejecutó “una maniobra financiera desesperada”: sacó casi 70 000 dólares de sus fondos de jubilación.

Pero el problema, escribió ese periódico, no radica tanto en los ingresos como en sus desembolsos.

Durante años, hizo notar, los hábitos de gastos de Rubio han facilitado a sus oponentes colocarlo en situaciones incómodas.

El compró la participación en una casa que sería alquilada y después afrontó su posible hipoteca.

Al valorar su proceder, analistas dijeron que demuestra su necesidad “apremiante” de llegar al dinero.

Uno de ellos, el economista de la universidad de Boston, Laurence Kotlikoff, afirmó:

“Eso significa que, de algún modo, él está viviendo por encima de sus medios, ya que está pidiendo prestado a costa de su futuro”.

Durante una entrevista con la Fox News Sunday, Rubio trató de justificarlo diciendo:

Que necesitaba “acceso a efectivo para gastos personales” y los de su campaña presidencial.

También confesó que tenía, por lo menos, otras dos cuentas activas de jubilación.

Luego se auto crucificó aún más al plantear, “mi refrigerador se rompió”, y eso fueron 3 000 dólares.

Pero no se detuvo y añadió la necesidad de reemplazar el aire acondicionado de su casa.

Todos mis hijos –aseguró- van a centros escolares y están acercándose a la universidad, “y la escuela se está poniendo más cara”.

Rubio y su esposa Jeannette tienen cuatro hijos en colegios privados y solo por concepto de matriculas en total pagan anualmente 40 000 dólares.

Una portavoz demócrata de la Florida, Christian Ulvert, afirmó que la explicación del senador  podría tener repercusiones en su contra.

“La mayoría de los estadounidenses promedio no se compran un refrigerador de tres mil dólares”, aseguró Ulvert.

Y sentenció, “La mayoría de las familias no pueden darse el lujo de enviar a sus hijos a escuelas privadas”.

En sus discursos de campaña, Rubio hace énfasis en su origen señalando que es el retoño de inmigrantes cubanos, un barman y una camarera de hotel.

Pero oculta una investigación del Washington Post donde se probó su falsedad cuando los ha exhibido como “perseguidos del  castrismo” que huyeron de la isla.

También martilló hasta hace poco que estaba abrumado por la deuda de sus años estudiantiles.

No obstante, y de acuerdo a fuentes confiables, su familia en 2014 estaba muy lejos de la pobreza.

Pero hay algo que ni las mentiras inherentes a la carne y el espíritu de Marco Rubio pueden borrar, su nivel de vida muy por encima de sus ingresos.