Archivos Mensuales: marzo 2014

Washington aislado sobre la cuestión venezolana

Washington aislado sobre la cuestión venezolana.

¿A qué fue realmente Berta Soler a Miami?

¿A qué fue realmente Berta Soler a Miami?.

La verdadera cara de Reporteros sin Fronteras

La verdadera cara de Reporteros sin Fronteras.

COMO SIEMPRE LA GARRA IMPERIAL Y SU INJERENCIA EN PAISES SOBERANOS!!!

La agenda secreta de Catherine Ashton y Victoria Nuland.

Ya se ha convertido en un ritual que siempre funciona. Cada vez que Washington quiere cambiar un régimen, aparecen misteriosos francotiradores que disparan a la vez contra fuerzas gubernamentales y contra manifestantes de la oposición. Y después desaparecen sin dejar rastro. Así sucedió en Siria, en Ucrania y en Venezuela. En Siria, el resultado de los acontecimientos de Deraa fue que una parte de la población pasó un año sublevada contra el gobierno. En Venezuela, los forenses demostraron que los asesinos abatieron personas de ambos bandos y las protestas han ido extinguiéndose. En Ucrania, las conversaciones telefónicas interceptadas y las reacciones que su publicación ha suscitado ya no dejan espacio para las dudas, estima Wayne Madsen.

A raíz de la revelación al gran público de las conversaciones telefónicas [sobre Ucrania] recientemente interceptadas, se ha levantado una esquina del velo sobre los designios secretos para Ucrania de dos de las figuras femeninas que hacen de mascarones de proa de la política exterior de Occidente: Victoria Nuland, secretaria de Estado estadounidense a cargo de asuntos europeos y euroasiáticos, y Catherine Ashton, representante oficial de la Unión Europea y en otros tiempos propagandista de primera línea de la campaña por el desarme nuclear impulsada por Gran Bretaña.

Catherine Ashton, cuya conversación telefónica con el ministro de Relaciones Exteriores de Estonia Urmas Paet fue la segunda que se divulgó desde el inicio del año, ostenta desde el 1º de diciembre de 2009 el rimbombante título de Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad. Ya tenía anteriormente, desde 1999, año de su ascenso a la Cámara de los Lores, el risible y muy feudal título de baronesa Ashton de Upholland.

Los admiradores de Lady Ashton sobredimensionan sus méritos. Un video grabado en la sede la Unión Europea en Bruselas la muestra, en el ejercicio de sus funciones de ministra de Relaciones Exteriores de la UE, completamente fuera de sí porque ni ella, ni Robert Cooper –su enviado británico en los Balcanes– tenían la menor idea de qué cara podía tener Tomislav Nikolic –el presidente de Serbia–, cuando sólo les faltaban unos pocos minutos para tener que recibirlo en la ceremonia de bienvenida organizada expresamente para él.

Catherine Ashton está casada con Peter Kellner, ex periodista británico miembro de la dirección del instituto de sondeos YouGov. Esta empresa vive no sólo de la realización de sondeos políticos y electorales sino que también alimenta el suspense en la prensa de la farándula con sondeos de opinión de pronósticos sobre quién será el nuevo ídolo en cada etapa de los concursos que proponen programas de televisión tan estúpidos como Pop Idol y X-Factor.

En su conversación del 26 de febrero con la baronea Ashton, el ministro de Relaciones Exteriores de Estonia, Urmas Paet, le comunica que, según una fuente creíble, manifestantes y policías ucranianos fueron abatidos por los mismos francotiradores . Paet había estado en Kiev el 25 de febrero, durante los violentos enfrentamientos entre manifestantes y policías en la plaza Maidan. Ahora resulta evidente que francotiradores y otros provocadores, incluyendo bandas neonazis y mercenarios extranjeros a las órdenes de la oposición política ucraniana, exacerbaron los hechos de violencia.

En la conversación grabada, Paet revela a Ashton que una médico ucraniana, la doctora Olga Bogomolets, importante figura de la sociedad civil, le hizo saber, durante su estancia en Kiev, que las balas que abatieron manifestantes y policías provenían de las mismas armas y que la oposición estaba encubriendo a los asesinos. La Dra. Bogomolets no es miembro de la corte de Viktor Yanukovich, el presidente ahora en exilio, sino que fue médico personal de Viktor Yuchenko, el presidente instalado por la «revolución naranja»; fue subsidiada por Radio Liberty, financiada por George Soros y la CIA y llamó a sus estudiantes de medicina a participar en las manifestaciones de la plaza Maidan. Esta es la Dra. Bogomolets que le dijo a Paet que las balas que mataron indistintamente manifestantes y policías salieron de las mismas armas y que la mano de la oposición estaba detrás de los ataques. Es importante señalar también que la Dra. Bogomolets rechazó la proposición –de la oposición– de participar en el nuevo gobierno como ministra delegada a cargo de asuntos humanitarios.

Según lo que puede oírse en la llamada telefónica interceptada –al parecer– por agentes de los servicios de seguridad ucranianos (SB) aún fieles a Yanukovich, la señora Ashton dice haberse quedado atónita cuando Paet le anuncia que todo parece indicar que la oposición ucraniana orquestó la masacre de más de 70 de sus propios partidarios, cifra a la que habría que agregar los policías abatidos. La lluvia de balas desatada por los misteriosos francotiradores no es otra cosa que una operación false flag [bajo bandera falsa] montada por la oposición y por sus padrinos de Occidente para suscitar simpatía y respaldo de parte de la opinión pública.

Veamos el diálogo entre el ministro de Relaciones Exteriores de Estonia y la jefa de la diplomacia de la Unión Europea:

Al responder a Paet, Ashton se esfuerza seguidamente por levantar dudas sobre la información que han recogido la Dra. Bogomolets y él mismo, información que muestra que la oposición estaba detrás de los disparos contra manifestantes y policías. Ashton defiende a los diputados de la oposición implicados en las protestas, se expresa contra los médicos y declara, refiriéndose a los dirigentes de las protestas:

Fundamentalmente, lo que Ashton le dice a Paet es que, como militante y médico, la Dra. Bogomolets no debe andar criticando las decisiones políticas maquiavélicas de la oposición parlamentaria ucraniana dirigida por el trío Klichko–Yatseniuk–Tiagnibok (o sea el boxeador, el veterano del Banco Mundial y el jefe de los neonazis del partido Svoboda).

En otras palabras, la señora Ashton estima que un boxeador, un tecnócrata del Banco Mundial y un matón nazi están más calificados para decidir el destino de Ucrania que una mujer científica preocupada por aclarar el papel de la oposición en la masacre perpetrada contra los manifestantes de su propio bando, utilizados como carne de cañón, y el asesinato de los policías que trataban de restablecer el orden público.

En cuanto se reveló esta conversación entre la señora Ashton y el señor Paet, los grandes medios de prensa que controlan la información en Occidente pusieron en duda su autencidad. Para ello recurrieron a todos sus sarcasmos y lemas anticonspiracionistas habituales.

Pero los servicios del ministro de Relaciones Exteriores de Estonia confirmaron la autenticidad de la grabación en una nota de prensa que indica:

Es evidente, desde el primer momento, que los hechos registrados en Ucrania fueron planificados por provocadores, agitadores, expertos en «revoluciones de colores» sacados de las gavetas del Departamento de Estado estadounidense, de la CIA, del MI6 británico y de la Unión Europea.

La hoja de ruta de Catherine Ashton viene a completar la de Victoria Nuland, también inoportunamente revelada por otra intercepción telefónica en enero de 2013 . El intercambio telefónico entre Victoria Nuland y el embajador de Estados Unidos en Ucrania Geoffrey Pyatt reveló que la administración Obama ya estaba decidiendo quiénes iban a recibir las carteras en el futuro gobierno ucraniano mientras que la señora Catherine Ashton y Jeffrey Feltman, su doble ideológico y subsecretario general adjunto de la ONU, todavía aparentaban interesarse por la búsqueda de una solución negociada de la crisis con Yanukovich, el presidente ucraniano electo democráticamente.

La señora Nuland, que en la conversación telefónica se expresaba a favor de poner a Yatseniuk a la cabeza del futuro gobierno, manifestó la importancia que para ella tiene la cooperación con sus homólogos europeos con un sonoro «¡Que le den por el culo a la Unión Europea!».

Antes de esa frase, Nuland acababa de decirle a Pyatt que Estados Unidos alcanzaría sus objetivos con el respaldo previamente negociado y planificado de la delegación de la ONU. Feltman , quien dirigía esa delegación, arrastraba en su estela al secretario general de la ONU Ban Ki-moon, a quien los periodistas de su país designan como «la inatrapable anguila», sobrenombre que se ganó en su época de ministro de Relaciones Exteriores de Corea del Sur, y al diplomático Robert Serry, enviado especial de la ONU en Ucrania.

Durante esa misma conversación interceptada, la señora Victoria Nuland expresaba además su gran confianza en Robert Serry, ex embajador de Dinamarca en Ucrania, nacido en Calcuta y con un nombre más bien inhabitual para un danés. Cuando actuaba como coordinador especial de la ONU para el proceso de paz en el Medio Oriente, Robert Serry acostumbraba a deplorar lo que llamaba «actitudes parciales y discriminatorias» hacia Israel en el recinto de las Naciones Unidas. Por supuesto, ese lenguaje no podía dejar de atraerle los favores de Nuland y de Feltman, bien conocidos ambos por su doble adhesión a los intereses de Israel y de Estados Unidos.

Está claro que ni la conversación de Catherine Ashton ni la de Victoria Nuland debían haber llegado nunca a oídos de la opinión pública. Sin embargo, gracias a agentes leales y eficaces de los servicios de seguridad ucranianos, el mundo conoce ahora la perfidia de estas dos señoras que recorren alegremente un camino que puede acabar para Europa –e incluso para el mundo entero– en un espantoso incendio.|voltairenet.org/La República.es

MARIA CORINA MACHADO TRAIDORA Y CIPAYA!!

Cipayos venezolanos piden a EE.UU. aplicar sanciones contra su país.

La Venezuela real, reverso de la de CNN

Angel Guerra Cabreras

Cuando digo CNN no me refiero solo  a la cadena incondicional a la agenda del capital financiero y del Pentágono contra los gobiernos que no son del agrado de Washington o cuyas riquezas le interesa saquear. Tomo la sigla CNN como sinónimo de la mentira, la calumnia y la deshonestidad periodísticas, practicadas también contra los pueblos y los estados que defienden su independencia por la inmensa mayoría de los medios de prensa corporativos, principalmente de Estados Unidos, Europa y América Latina; por no hablar del nauseabundo trío de principales diarios madrileños.

Por consiguiente, aquí esbozo la realidad venezolana que ocultan, manipulan y deforman  hasta extremos insólitos estos conglomerados, fenómeno que no ha de asombrar en la era de la crisis de valores, la banalidad y el individualismo feroz instaurada por las tóxicas políticas neoliberales.

Hace unos días, después de recorrer Caracas, Mark Weisbrost reportaba en The Guardian una ciudad tranquila donde no aparece por ninguna parte el caos y la violencia propagados mediáticamente(http://www.cepr.net/index.php/other-languages/spanish-op-eds/la-verdad-sobre-venezuela-una-revuelta-de-la-gente-acomodada-nada-de-campana-de-terror). De hecho, el gobierno impulsa con éxito un plan de paz con sectores empresariales, de la oposición y de las iglesias acompañado por Unasur.

En Venezuela no hay un movimiento estudiantil nacional de oposición. Lo que ha existido es una protesta de un sector privilegiado de estudiantes de clase media y ricos de las zonas pudientes de Caracas.  Su única consigna era “Maduro vete ya” haciendo caso omiso de que el presidente representa un bloque de fuerzas que ha ganado 18 de 19 contiendas electorales en los últimos quince años. El  número y fuerza movilizadora de ese grupo de hijos de papá es muy inferior a la del que en rigor puede calificarse como movimiento estudiantil nacional. Veamos.

Venezuela es el segundo país de América Latina y quinto en el mundo por el número de estudiantes universitarios respecto a su población(dos millones 600 mil en 2013).  De este número, la gran mayoría ha accedido a la educación superior en virtud de los programas sociales de la Revolución Bolivariana, es de origen humilde y se caracteriza por su sólido vínculo con el chavismo. El músculo de este grupo se ha podido apreciar cada vez que inunda las calles de Caracas en apoyo al gobierno, hecho escamoteado por la prensa mercenaria.

Han existido guarimbas en 18 de los 335 municipios venezolanos muchas de las cuales han sido la causa de las  35 muertes reconocidos por las autoridades en este ciclo de disturbios. La mayoría no son estudiantes ni han caído bajo el fuego de las fuerzas de seguridad sino como resultado de accidentes provocados por los obstáculos, entre ellos mortíferos cables que han llegado a degollar personas inocentes; u otros obstáculos, colocados en las guarimbas (http://albaciudad.org/wp/index.php/2014/03/conozca-los-26-fallecidos-a-un-mes-del-inicio-de-las-protestas-opositoras-la-gran-mayoria-son-victimas-de-las-barricadas/).

El modus operandi de los opositores obedece a un esquema uniforme, lo que demuestra un plan subversivo único y centralizado. Entre los muertos, hay casi una decena de oficiales de la Guardia Nacional Bolivariana, chavistas y simples vecinos a consecuencia de tiros en la cabeza mientras levantaban guarimbas, lo que evidencia la acción de sicarios desplegados como parte del plan fascista.

La oposición se negó a reconocer los resultados de la elección presidencial de abril de 2013 cantando como siempre fraude y su candidato Henrique Capriles llamó criminalmente a la insubordinación civil y a una ola de furiosa violencia que provocó la muerte de 13 personas, en su mayoría chavistas. De no haber sido por la firme y serena actitud del presidente Nicolás Maduro y de las fuerza revolucionarias, las acciones ordenadas por Capriles pudieron haber incendiado el país.

Cuando el sector más violento de la oposición, representado por Lepoldo López y María Corina Machado, vio que el chavismo ascendió considerablemente en las elecciones municipales de diciembre pasado creyó llegado una vez más el momento de intentar el golpe de Estado. Pero al no tener base social apenas ni apoyo en la fuerza armada, recurren desesperados a la violencia irracional que ya ha causado pérdidas por 10 mil millones de dólares, como ha ocurrido en las últimas horas con el incendio en el Waraira Repano que provocó un gran apagón en Caracas, mientras continúan las acciones violentas en otros puntos.

Marco Rubio: ¿Existe un real “exilio” cubano?

por  Nicanor León Cotayo

Durante una entrevista con Diario Las Américas el senador republicano Marco Rubio implícitamente cuestionó la  real existencia de un “exilio” cubano en Miami.

Además reconoció en la práctica que la otrora famosa Ley de Ajuste Cubano, de 1966, está padeciendo una enfermedad de carácter incurable.

Esa legislación, hija de la extrema derecha de Miami y el Congreso de Washington, pretendió estimular salidas del territorio nacional bajo el sello:  “huyendo del comunismo”.

Según la idea más vendida al respecto, gracias a esa ley serían recibidos y amparados en Estados Unidos muchos de los perseguidos políticos de la dictadura castrista.

A unos 50 años del suceso, los periodistas Jangel Gonzalo y Sergio Otalora, autores de la entrevista con el senador Rubio, le preguntaron: ¿Ha llegado el momento de reformar esta ley?

El también posible candidato presidencial del Partido Republicano para 2016 afirmó lacónicamente: “Sí”.

Luego explicó indirectamente su punto de vista al decir que, “muchos cubanos” con doble nacionalidad, entran a Estados Unidos y se acogen a la Ley de Ajuste Cubano, pero un año y medio después viajan a la isla.

Ha criticado, añadió, a quienes de los supuestos perseguidos políticos visitan más tarde a La Habana “16 veces al año”.

Porque, recordó el senador,  cuando alguien se ha trasladado en tantas ocasiones a su lugar de origen, “ya no tiene tanto miedo”.

En ese contexto advirtió a Gonzalo y Otalora que, si no cambia esta situación de viajes a Cuba, se pone en peligro la existencia de dicha ley.

Rubio aboga, señaló Diario Las Américas, entre otros castigos, por disminuir los viajes a esa nación caribeña, así como por mantener el “embargo” contra esta.

Sus entrevistadores le preguntaron si conoce la investigación donde más del 60 por ciento de los consultados en Miami-Dade rechazan esa política.

Marco Rubio le contestó a sus  entrevistadores: “Yo no respondo a encuestas porque se pueden escribir para llegar a cualquier tipo de conclusión.

Y además les manifestó:

“Ningún legislador que haya aspirado en Miami ha apoyado levantar el embargo”, incluido Joe García, aunque esté a favor de diferentes posiciones.

“Yo también estoy a favor de que haya un cambio entre Cuba y Estados Unidos, pero el cambio tiene que venir de Cuba, no de Estados Unidos.

“Cuba es un país que participa abiertamente en el apoyo al terrorismo…”.

En lo que atañe al “embargo”, como le llama él, parece que Marco Rubio no se ha enterado aún de las resoluciones anuales que contra esa política ha emitido la Asamblea General de la ONU.

Vale informarle que la más reciente sucedió el 29 de octubre último con un saldo de 188 votos a favor, dos en contra (Estados Unidos e Israel) y tres abstenciones.

Respecto a Cuba y el terrorismo baste citar la Declaración emitida este 29 de enero por la Segunda Cumbre de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

Veintinueve mandatarios de la región, en presencia del   secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, volvieron a rechazar la inclusión de Cuba en la lista de países terroristas que fabrica el Departamento de Estado.

La pregunta más incómoda de Gonzalo y Otalora para el senador Rubio fue la siguiente:

“¿Por qué Estados Unidos negocia y tiene relaciones con China, y con Cuba tenemos esta piedra en el zapato?”

Su respuesta entrañó un atroz y cínico desprecio a los más elementales principios de las  relaciones internacionales civilizadas.

“Porque en China –dijo- hay más de 1.000 millones de personas, tiene armas nucleares y es un poder mundial. Cuba no lo es”

Fue en ese contexto que algunos recordaron la mantenida larga mentira de Marco Rubio sobre la persecución de sus padres en la Cuba de Fidel Castro, aún cuando la habían abandonado desde antes de 1959.

¿Quién destruyó su interesada patraña de claro tinte electoral?

The Washington Post, mediante un reportaje que publicó  el  21 de octubre de 2011, donde hizo polvo la invención familiar del senador Rubio.

Este último, con las declaraciones que formuló a Diario Las Américas, reafirma una duda histórica, la validez de llamar “exilio cubano” a la mayoría de quienes deambulan en la ciénaga política de Miami.

La agencia AFP miente acerca de María Corina Machado

María Corina Machado es la nueva heroína de la oposición venezolana. Estando preso Leopoldo López y reducido el protagonismo de Henrique Capriles, la ahora ex diputada opositora tiene todo el escenario para ella sola. Después del papelazo internacional que hizo en el Consejo Permanente de la OEA, le ha tocado ser la más reciente víctima publicitada por ese poder mediático que le ha declarado la guerra a la Revolución Bolivariana.

La reciente destitución de Corina Machado de su condición de diputada, ha sido elevado a la categoría de escándalo internacional, con la dosis de la manipulación necesaria. En primera línea, la agencia de noticia francesa AFP, que le tiene un especial afecto a la derecha venezolana, realizó un seguimiento puntual de la noticia de la salida de la ex parlamentaria de la Asamblea Nacional venezolana.

Pero en las siete informaciones cablegráfica publicadas por esa agencia durante la tarde del 24 de marzo, se omite el argumento constitucional que respalda la destitución de la ex diputada. El artículo 149 de la carta magna bolivariana dicta que: “Los funcionarios públicos y funcionarias públicas no podrán aceptar cargos, honores o recompensas de gobiernos extranjeros sin la autorización de la Asamblea Nacional.”

Otro artículo de esa misma Ley de Leyes, el 191, específica que “los diputados o diputadas a la Asamblea Nacional no podrán aceptar o ejercer cargos públicos sin perder su investidura, salvo en actividades docentes, académicas, accidentales o asistenciales, siempre que no supongan dedicación exclusiva.”

Pero las campañas de demonización no funcionan si uno anda por ahí citando constituciones. La fórmula es omitir y solo mencionar las opiniones que convengan. Citando al presidente del Parlamento venezolano Diosdado Cabello, la AFP se limitó a indicar que la opositora María Corina Machado “dejó de ser diputada” al perder su investidura tras intervenir como “funcionaria alterna” del gobierno de Panamá en la OEA el viernes.

Ni una palabra más. En ninguna parte se menciona la explicación legal ofrecida por Cabello y la Junta Directiva de la Asamblea Nacional acerca de la violación constitucional cometida por María Corina Machado.

Informaciones titulados como “Chavismo destituye a destacada diputada opositora en Venezuela”(http://www.google.com/hostednews/afp/article/ALeqM5jyVX9ol3tzPLVFPHAmHUfJkVwJGA?docId=897e4b0a-931f-402f-b706-11ad75fb68b2) o “Presidente de Legislativo venezolano: opositora Machado perdió condición de diputada” (http://noticias.terra.com/america-latina/venezuela/presidente-de-legislativo-venezolano-opositora-machado-perdio-condicion-de-diputada-tras-participar-en-oea,e56168d5cdfe4410VgnCLD2000000ec6eb0aRCRD.html) son los más recientes ejemplos de la manipulación descarada con que se cuenta lo que transcurre en Venezuela, y que es calcada sin muchas alteraciones por otros medios de comunicaciones del resto del mundo.

El presidente venezolano Nicolás Maduro había advertido que la agencia AFP estaba “a la cabeza de la manipulación” contra su gobierno, una denuncia hecha en una fecha tan temprana como el 13 de febrero de este año.

La actitud de AFP no es muy diferente a la de otros medios, como El País de España, que participan en la guerra mediática contra Venezuela con una devoción enfermiza, desinformando al mundo con técnicas con sutiles como recortar las declaraciones del Presidente de un Parlamento.

Cuando se hable de la señora Corina Machado, no se debe olvidar la respuesta que le dio el presidente Hugo Chávez, cuando en enero de 2011, la entonces flamante diputada lo interrumpió durante un discurso que el líder bolivariano ofrecía ante la Asamblea Nacional venezolana.

“Águila no caza mosca, diputada” le respondió el Comandante.

 

Washington aislado sobre la cuestión venezolana

Por Salim Lamrani

Estados Unidos se encuentra aislado en el continente americano sobre la cuestión venezolana debido al apoyo que brinda al sector golpista de la oposición, cuyas violencias causaron la muerte de cerca de 30 personas.

Desde el inicio del mes de febrero de 2014, los sectores de la extrema derecha multiplican los actos criminales en Venezuela con el objetivo de romper el orden constitucional y derrocar al presidente democráticamente electo Nicolás Maduro. Las violencias causaron la muerte de al menos 28 personas, entre ellas varios miembros de las fuerzas del orden. Tres líderes de la oposición elaboraron el plan de acción en enero de 2014: Leopoldo López, presidente del partido de extrema derecha Voluntad Popular; María Corina Machado, diputada de la Asamblea Nacional y Antonio Ledezma, alcalde de Caracas. Los tres llamaron públicamente a un golpe de fuerza contra el Gobierno legítimo de la República Bolivariana de Venezuela.[1]

Estados Unidos se ha opuesto desde el inicio a Hugo Chávez y a la Revolución Bolivariana a pesar de su carácter democrático y pacífico. Desde 1999, Washington brinda apoyo político, diplomático, financiero y mediático a la oposición venezolana. En 2002, George W. Bush había orquestado un golpe de Estado contra el Presidente Chávez con la complicidad de la oligarquía venezolana, de una parte del ejército y de los medios informativos privados del país. Hoy, la administración Obama apoya abiertamente los intentos de desestabilización de la democracia venezolana respaldando las actividades de la extrema derecha.

El Departamento de Estado defendió las manifestaciones violentas en nombre de “la libertad de expresión”. Exigió a las autoridades venezolanas que liberaran a los responsables de esos actos, “injustamente detenidos”, a pesar de que varios fueron arrestados con armas en las manos. John Kerry, secretario de Estado, incluso amenazó a Venezuela con sanciones.[2]

No obstante, Washington se encuentra aislado en el continente americano. La inmensa mayoría de los países de la región condenaron las violencias que orquestó la oposición y brindaron su apoyo al Gobierno legítimo de Nicolás Maduro. El 7 de marzo de 2014, la Organización de Estados Americanos, tradicionalmente conservadora y alineada con Washington, que agrupa todas las naciones del continente menos Cuba, infligió una derrota a la administración Obama. Una resolución, que adoptaron todos los países con la excepción de Estados Unidos, Canadá y Panamá, expresó la “solidaridad” y el “apoyo [de la OEA] a las instituciones democráticas, al diálogo y a la paz en la República Bolivariana de Venezuela”. En una alusión a la posición de Washington, la OEA llamó al “respeto al principio de no intervención en los asuntos internos de los Estados” y expresó su “su compromiso con la defensa de la institucionalidad democrática y del Estado de Derecho”. También condenó la actitud de la oposición expresando su “su más enérgico rechazo a toda forma de violencia e intolerancia”. Finalmente la Organización declaró su “pleno respaldo y aliento a las iniciativas y los esfuerzos del Gobierno democráticamente electo de Venezuela y de todos los sectores políticos, económicos y sociales para que continúen avanzando en el proceso de diálogo nacional”.[3]

Por su parte, la Unión de Naciones Suramericanas, que agrupa los 12 países de la región, condenó “los recientes actos de violencia”. “Cualquier demanda debe ser canalizada de forma pacífica, por la vía democrática, y respetando el Estado de Derecho y sus instituciones”, enfatizó. También expresó su “solidaridad” con “el pueblo y el Gobierno democráticamente electo de esa nación” y decidió “respaldar los esfuerzos del Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela para propiciar un diálogo” con todos los sectores de la sociedad. En una clara alusión a Estados Unidos, la UNASUR expresó su “preocupación ante cualquier amenaza a la independencia y soberanía de la República Bolivariana de Venezuela”.[4]

Michelle Bachelet, Presidenta de Chile, quien acogió en Santiago la reunión de la UNASUR, brindó su apoyo total a Nicolás Maduro y condenó los intentos de la oposición de romper el orden constitucional. “No aceptaremos jamás que nadie, ni persona ni país, incite a través de mecanismos violentos, a derrocar a un Presidente legítimamente electo” afirmó, en una nueva alusión a Estados Unidos. Según ella, los conflictos deben resolverse mediante “una vía de diálogo y de paz”, rechazando así las manifestaciones violentas de la oposición.[5]

Cristina Fernández, la Presidenta de Argentina, también expresó su rechazo a los intentos golpistas y ofreció su apoyo a “la democracia venezolana”, recordando que el actual poder sacaba su legitimidad de los 18 procesos electorales sobre 19 que ganó durante los últimos 15 años. Llamó a la oposición a no abandonar la vía democrática enfatizando la posibilidad de organizar un referéndum revocatorio en 2016, de medio-mandato, que permitiría convocar elecciones presidenciales anticipadas en caso de triunfo. “Venezuela es el único país del mundo que tiene revocatorio, o por lo menos de la región, donde al presidente le ponen el derecho de revocatorio”, subrayó. Del mismo modo, no dejó de denunciar los intentos de desestabilización que orquesta Estados Unidos y advirtió contra las “intervenciones foráneas y extranjeras, por lo que sería lamentable permitir que vientos ajenos derrumben a un país hermano como Venezuela”.[6] Cristina Fernández también denunció el “intento de golpe suave que se quiere dar contra la República Bolivariana de Venezuela”.[7]

Como durante la presidencia de Hugo Chávez entre 1999 y 2013, Estados Unidos no ha renunciado a acabar con la Revolución Bolivariana democrática, pacífica y social. Se opone al Presidente Maduro y apoya a la oposición golpista. Por su parte, los medios informativos occidentales, principales apoyos de este intento de desestabilización, han tomado partido a favor de los partidos de la ruptura del orden constitucional y contra la democracia venezolana.

[1] Salim Lamrani, « 25 verdades sobre las manifestaciones en Venezuela », Opera Mundi, 23 de febrero de 2014.

[2] EFE, « EEUU no responde a oferta de diálogo de Maduro e insiste en pedir mediación », 17 de marzo de 2014.

[3] Organisation des Etats américains, « Consejo permanente aprobó declaración sobre la situación en Venezuela », 7 de marzo de 2014.

http://www.oas.org/es/centro_noticias/comunicado_prensa.asp?sCodigo=C-084/14 (sitio consultado el 18 de marzo de 2014).

[4] Union des nations sud-américaines, « Resolución », 12 mars 2014.

http://cancilleria.gob.ec/wp-content/uploads/2014/03/RESOLUCI%C3%93N-UNASUR-MARZO-2014.pdf (sitio consultado el 18 de marzo de 2014).

[5] The Associated Press, « Bachelet reitera apoyo a Maduro », 16 mars 2014.

[6] Agencia Venezolana de Noticias, « Presidenta Fernández : Defendemos la democracia de Venezuela », 1de marzo de 2014.

[7] Telesur, « Fernández : Derrocamiento del Gobierno de Venezuela sería fatal para Latinoamérica », 1 de marzo de 2014.

Un mes después

Transcurrido un mes -y unos días -desde que se iniciaran en Venezuela los acontecimientos que provocaron preocupación y molestia a la colectividad, conviene hacer ciertas precisiones.

A partir del 12 de febrero, fecha cuando una manifestación convocada por sectores de oposición se apartó de la ruta pautada y atacó la sede de la Fiscalía General  -ubicada frente a Parque Carabobo-, causando graves daños materiales a las instalaciones de la institución, así como al parque, la violencia irrumpió con características especiales. Razón por la cual juzgo importante abordar aspectos del fenómeno. Voy por parte:

Ante todo, ¿qué origina la protesta? El discurso opositor lo atribuye a problemas económicos. A una reacción ante fallas del gobierno (desabastecimiento, alto costo de vida,  dólar, etc.). Sin embargo, la motivación de la protesta no es esa. Su origen es político. Tiene que ver con la percepción de la oposición de que podía acceder al gobierno con motivo del deceso del presidente Chávez y la realización de elecciones para escoger sucesor. Este acto comicial lo vio la oposición como la oportunidad de lograr la conquista del poder. Como el instante en que se jugaba el todo por el todo, y no como una oportunidad más para transitar el cauce democrático y legal que consagra la Constitución. Capriles y sus partidarios magnificaron su fuerza electoral y se prepararon para una victoria, nunca para una derrota. Por eso que el resultado favorable a Maduro en las urnas, 300 mil votos -ventaja suficiente en la práctica democrática de cualquier país-, los desestabilizó y disparó el resorte de la violencia que en el sector salta cada vez que surgen situaciones críticas. A partir de ese momento, la oposición lanzó la consigna ¡Maduro vete ya!, con claro propósito subversivo y movilizador de su gente. Los sucesos que comenzaron el 12 de febrero y se incrementaron a partir del 18,  con motivo de la marcha convocada por los radicales de la oposición, López, Machado, Ledezma, no fueron espontáneos. Su prolongación lo confirma, y lleva a la siguiente conclusión: detrás de esos hechos hay un aparato con autonomía, suficientes recursos y entrenamiento que garantiza la agitación promovida a través de la modalidad de la guarimba guerrillera.

Hay, sin duda, un plan elaborado en detalle y una estructura insurreccional encargada de ejecutarlo. Objetivo: derrocar al presidente Maduro e instaurar un gobierno de emergencia. Esa estructura cuenta con abundantes recursos económicos, logística y conexiones internacionales que permiten montar una campaña contra Venezuela como nunca antes se había visto; sólo comparable a la que funcionó contra la Guatemala de Arbenz, el Chile de Allende, Iraq, Libia, Siria y otros casos. Esta situación introduce un cambio insólito en la política del país. La ofensiva contra el actual gobierno venezolano excede la práctica democrática. Constituye una forma de lucha derivada del empleo de un modelo que hoy se aplica a nivel mundial con resultados bien conocidos. Equiparable, por sus efectos letales, a los que se dieron en la región latinoamericana en las décadas de los 60 y 70, cuando el imperio y la derecha que lo sirve,  reaccionaron contra los movimientos de liberación nacional. La continentalización del conflicto fue la respuesta. Ahora, el formato cuenta con sofisticados recursos y ensaya prácticas inéditas en nuestro medio, cuyo precedente está en los fracasados intentos subversivos de la derecha en los años 2002-2003: 11-A, paro petrolero, guarimba, terrorismo. Seguramente que el revés del sector, dirigido por los mismos que ahora actúan, fueron analizados en profundidad y corregidos con la finalidad de ajustarlos a la presente realidad nacional.

Por tanto, no hay que subestimar lo que ocurre. Considerar, por ejemplo, en el agotamiento de los focos guarimberos significa que el peligro pasó, es un error. Ya que si bien ésta despierta reacciones adversas en los vecinos, cuenta con recursos suficientes para persistir en su actividad terrorista. El propósito es mantener la presión de calle, provocar al gobierno, desgastarlo, estimular el clima internacional hostil para aislar al país. Para que la ciudadanía, neurotizada, reaccione. Provocar fisuras en la Fanb y que el país entre en una etapa en que las presiones internas y externas rebasen a la fuerza pública y hagan saltar a las instituciones. Esta reflexión no es producto del pesimismo. Es realismo puro, basado en el convencimiento de que los factores regresivos están dispuestos a todo. A no perder la oportunidad de alcanzar sus objetivos. Las derrotas no los disuaden. Esperan pegarla algún día. La sangre nunca los ha conmovido. Como se puede ver, el desafío es colosal para el orden constitucional y democrático vigente.